Hide this Looking for English Content? Click here

Mandela, un liderazgo ejemplar

Sus imperfecciones no afectaban la figura de líder que tenía, cuyo bastión era su capacidad de sacrificio personal.
Mandela, un liderazgo ejemplar
Crédito: Depositphotos.com
  • ---Shares

Nelson Mandela, es uno de los grandes ejemplos modernos de cómo es el liderazgo real. Aunque podamos tener diferentes puntos de vista sobre quién en el mundo es un buen líder, Mandela es universalmente considerado como uno. Como muchos tiene detractores, pero sus críticas demuestran que era innegablemente humano. Sus imperfecciones no le quitaban su esencia de líder, cuyo bastión era su capacidad de sacrificio personal.

Aquí te contamos algunas características que este gran líder tenía.

El liderazgo es un servicio

Y el servicio viene con sacrificio. Los sacrificios que una persona está dispuesta a hacer para el bien de los demás pueden tomar muchas formas.

Dar el tiempo y la energía de uno es ciertamente un sacrificio. A diferencia del dinero, el tiempo y la energía son irreemplazables. Una vez que lo gastamos, no lo recuperamos.

Otro ejemplo es la disposición a sacrificar los propios intereses para que otros puedan avanzar o ser protegidos. Como un padre que alimenta a su hijo antes de sí mismo, la voluntad de poner los intereses de los demás primero es un signo de liderazgo real. Pero quizás el sacrificio más poderoso para todos los grandes líderes es la disposición a sacrificar su autoridad.

La física del liderazgo

En física, el poder se define como la transferencia de energía. En una bombilla, por ejemplo, la electricidad se transfiere a la luz y al calor. Una bombilla de 100 vatios es más potente que una bombilla de 60 vatios porque hay más energía transferida. Lo mismo ocurre en el liderazgo. Es la capacidad de un líder para transferir su autoridad a otros para que también tengan poder.

En una estructura de mando y control, la autoridad se acumula en la parte superior. Esto puede ser bueno para el corto plazo y puede ser bueno para las pocas personas en puestos claves, pero en última instancia la organización va a sufrir con el tiempo.

Cuando la autoridad se mantiene en la cima, es probable que las facciones surjan y compitan por la posición, en lugar de trabajar juntos por el bien del todo. En contraste, un líder debe distribuir su autoridad y darle el poder a su gente para asumir la responsabilidad de promover los intereses del grupo.

Cuando nuestros líderes nos dan la autoridad para tomar decisiones, nos sentimos inspirados a hacer nuestros propios sacrificios para ver que su visión avance.

El Presidente de Sudáfrica

Cuando fue elegido presidente de Sudáfrica, eligió servir solamente un periodo (1994-1999). En lugar de intentar mantenerse en el poder durante el mayor tiempo posible, decidió que para que en Sudáfrica el post-apartheid tuviera éxito, sería mejor que transfiriera su autoridad más pronto de lo establecido.

Por desgracia, muchos de nuestros líderes hoy se parecen más a acaparadores de autoridad.

Nuestros políticos luchan por ganar, para mantenerse a sí mismos y a sus respectivos partidos en el poder. Parecen dedicar más tiempo a consolidar el poder en lugar de compartirlo para hacer las cosas. A pesar de lo que dicen, estas no son las acciones de los que están en servicio, aquellos dispuestos a sacrificar sus ambiciones personales para el bien mayor.

Sin sacrificio y sin servicio… No hay líderes.

Mandela, Martin Luther King, Gandhi y muchos otros, fueron a la cárcel en lugar de abandonar sus creencias. Nuestros políticos parecen más dispuestos a abandonar sus creencias para mantenerse en el cargo.

Ninguno de estas grandes personalidades les toco liderar en situaciones y momentos felices, todo lo contrario, fue en los momentos mas complejos que hayan podido vivir en sus países.

Recuerda, la gente no sigue títulos, sigue las ganas de querer ayudar… Si tú los lideras con coraje y servicio, van a luchar contigo y van a luchar por ti. Lidéralos.

“Los verdaderos líderes deben estar dispuestos a sacrificarlo todo por la libertad de su pueblo”: Nelson Mandela.

OK

This website uses cookies to allow us to see how our website and related online services are being used. By continuing to use this website, you consent to our cookie collection. More information about how we collect cookies is found here.