Hide this Looking for English Content? Click here

El 'biker' que convirtió un accidente en un negocio

Sí, el capital te ayuda a emprender. Pero Iván Martínez encontró en las incubadoras y fondos de inversión aliados para su modelo de negocio, Ride Safe App, en sólo unos meses.
El 'biker' que convirtió un accidente en un negocio
Crédito: Nancy López / Entrepreneur en Español
  • ---Shares

Desde hace 10 años, Iván Martínez es un biker aficionado. Su pasión por las motocicletas y un accidente que sufrió hace tres años le hizo ver la necesidad de crear una solución para mejorar la seguridad de los tres millones de motociclistas que circulan en México y de los cuales, desafortunadamente, tres pierden la vida a diario, según datos del Inegi.

En febrero de 2016 comenzó a pulir su idea y a desarrollar un modelo de negocio. Para ello, hizo una búsqueda de incubadoras y opciones de financiamiento para startups; así dio con el colectivo Startblueup, que ofrece servicios de incubación, aceleración y capital semilla. Ahí siguió puliendo el concepto, diseñó una app y, lo más importante, consiguió el dinero para materializar su proyecto.

En un par de meses, su aplicación Ride Safe App logró levantar $2.5 millones de seis inversionistas, capital que le permitirá lanzar la plataforma en marzo de este año en cuatro países de forma simultánea: México, Colombia, Chile y Estados Unidos.

El camino se ve sencillo a primera vista. “Sin embargo, no tenía experiencia en negocios”, confiesa Iván. Por lo que el proceso de incubación fue clave, así como la validación de la idea por medio de una plataforma digital de crowdfunding o fondeo colectivo. Además, tuvo que aprender a elaborar un pitch ganador para presentarse ante inversionistas de un fondo de inversión, calcular el valor de su startup, conseguir un socio, hacer alianzas y crear una estrategia de marketing.

Acércate a los expertos

En 2015, Iván decidió dejar su empleo en el área de Recursos Humanos de un corporativo. Esto para dedicarse de lleno a su primer emprendimiento: Classic Ride Safe, una empresa de ventas de chamarras de piel, reforzadas con recubrimientos y alta tecnología en regulación de temperaturas, para cuidar la seguridad de los motociclistas en una caída. Este fue un proyecto de ecommerce que inició con dinero propio y que mantiene hasta la fecha. A pesar de la buena aceptación de las chamarras en el gremio, el emprendedor se empeñó en hacer algo más para bajar el número de muertes en motociclistas. Esta cifra pasó de 1,218 a 2,317 en cuatro años, un crecimiento de 90.2%, según el último informe sobre la Situación de la Seguridad Vial del Consejo Nacional de Prevención de Accidentes (Conapra).?

Iván se acercó a otros bikers para conocer sus experiencias y descubrió que cuando se planea una ruta de viaje, se reduce el riesgo de tener un accidente. ¡Ahí estaba la clave! Pero, ¿cómo integrar su negocio de chamarras con una app para planear rutas? Para continuar, no podía hacerlo solo. Así que se inscribió al Blue Camp All In –un campamento intensivo de tres días para emprendedores que ofrece Startblueup– donde convivió con mentores y asesores.

“Lo primero que aprendí fue que nunca debes aferrarte a tu idea inicial; cuando los profesionales te dan retroalimentación sobre tu negocio, escúchalos y muéstrate dispuesto a hacer todos los cambios necesarios”, comparte. De esta manera, la idea se consolidó en una aplicación móvil llamada Ride Safe App, que detecta los sensores de gravedad y de movimiento del teléfono y, al estar éste anclado a la motocicleta, puede alertar por medio de redes sociales a familiares y amigos del conductor sobre alguna caída o accidente. Además, ayuda a detectar caminos peligrosos, la velocidad adecuada para tomar curvas y a rastrear el smartphone en caso de robo del vehículo.

La aplicación incluye plugins para planear rutas de inicio a fin, información de condiciones climáticas y lugares de interés a lo largo del camino, como establecimientos para comer, hospedaje, llanteras, gasolineras, casetas de cobro y sitios turísticos. Todo este contenido puede ser generado y compartido por los mismos usuarios.

Elige tu ruta

Una de las tareas de Iván durante el camp fue subir su proyecto a Fondeadora + Kickstarter, una plataforma digital de levantamiento de capital basada en el crowdfunding. Esto con el objetivo de validar su modelo. El financiamiento colectivo consiste en reunir a inversionistas para que inyecten capital en pequeñas dosis en un tiempo determinado hasta conquistar el monto que se quiere alcanzar. A cambio, quienes invierten reciben una recompensa según la cantidad aportada al proyecto.

Y si bien Iván no logró la meta de fondeo proyectada, para Eduardo Suárez, director de Comunicación en Fondeadora + Kickstarter, “participar en una plataforma de crowdfunding (aunque no se llegue al objetivo), permite dar a conocer un proyecto a nivel internacional y despertar el interés de otro tipo de inversionistas, que fue lo que ocurrió en este caso”.

Durante el tiempo que corrió la campaña del fondeo, el emprendedor asistió a eventos de motociclistas para pedir su apoyo y, de paso, obtuvo retroalimentación sobre las características de la app. En este universo conoció a su primer socio, Isaac Del Bosque, un influencer del motociclismo en México que se involucró en el proyecto de inmediato. “No hay ninguna aplicación igual en el país: puede ser utilizada en todo el mundo por todo tipo de motociclistas, desde mensajeros y repartidores hasta bikers apasionados”, asegura Iván.

Como parte de la mentoría que recibió durante el camp, el emprendedor fue preparado para presentar su modelo ante un fondo de inversión, ya que estaba claro que el desarrollo de la aplicación y la constitución de la empresa no podía lograrse sin el apoyo de inversionistas.

Diego Armenta, asociado de investigación de la Asociación Mexicana de Capital Privado A.C. (Amexcap), explica que el fondo de inversión es una de las opciones más seguras, porque además de recibir financiamiento, te apoyan con asesoría y sesiones de consultoría para analizar tu proyecto y reconocer la viabilidad de tu empresa, “el también conocido como smart money”. Así, se puede corregir el rumbo de una mala idea de negocios con ayuda de personas clave dentro de la industria donde se desarrollará el emprendimiento.

En México operan 57 fondos de capital emprendedor o venture capital , de acuerdo con la Amexcap –organismo en el que están afiliadas más de 60 entidades financieras–. Armenta recomienda que antes de acercarte a un fondo, tomes en cuenta la etapa en la que se encuentra tu proyecto para elegir la entidad que mejor se adapte a tus necesidades.

Define tu estrategia

Con asesoría de los mentores de Startblueup, el emprendedor elaboró su proyecto final, que resultó seleccionado para presentarlo ante posibles inversionistas en un pitch en Telmex Hub, que se realizó durante la Aldea Digital 2016. Su proyecto llamó tanto la atención de los jueces, que lo hicieron acreedor a una beca de incubación durante 12 semanas en Startblueup (con valor de $100,000). Nada mal para ser su primer logro, después del camino recorrido.

Rafael Durán, director de Incubación y Aceleración de Colectivo Startblueup, afirma que el proyecto de Iván fue ganador del pitch por estar inmerso en el motociclismo. “Él mismo es parte de su mercado meta y conoce todas las necesidades que quería atacar. Ya tiene una cartera de clientes potenciales –que provienen de su empresa de chamarras–. Pero al estar en una etapa inicial, nos fijamos más en el emprendedor que en la idea, trae mucho empuje y la disposición de dar todo su tiempo y esfuerzo”.

La incubación es sólo una guía en el camino. “Para mí, 85% es trabajo del emprendedor y 15% de la incubadora”, comparte Iván. Incluso, antes de terminar el proceso de incubación de su negocio, ya había sido seleccionado por su mentor como candidato a recibir inversión por parte del fondo de capital semilla de Startblueup. Esto para la creación de la app por medio del cluster de programadores con el que cuenta la incubadora.

Para determinar el monto de in- versión que un fondo realizará en una empresa, se parte del plan de negocios, donde se establecen proyecciones financieras (estados de resultados y flujos de efectivo) para hacer una valuación interna y definir cuánto dinero se requiere para arrancar, explica Rafael Durán. Este análisis se presenta ante el grupo de inversionistas; si les interesa, dependiendo de los factores que integran la presentación del emprendedor, se hace una negociación para determinar otra valuación y se propone el monto que planean invertir.

Una vez acordado por ambas partes, se establece el equity (acciones de la empresa en porcentaje), para así co- nocer a qué porcentaje de la empresa equivale el monto de inversión de cada socio y el tiempo en que tardará en recibir utilidades. Todo ello firmado en un contrato de vesting. En éste, los inversionistas se comprometen a cumplir un tiempo mínimo de permanencia en la compañía para recibir la totalidad de las utilidades por las acciones acordadas al inicio.

La inversión de Startblueup fue la puerta para que Iván se abriera camino a otras formas de exposición para acercar a nuevos prospectos: Ride Safe App se presentó en el stand de Startblueup durante la Semana del Emprendedor 2016, así como en Switch de León, Guanajuato, en eventos de Amexcap y en INCMTY.

Afina tu modelo de negocio

Con un porcentaje de la inversión obtenida del fondo, Iván constituyó la empresa bajo el esquema S.A.P.I. de C.V. (Sociedad Anónima Promotora de Inversión de Capital Variable), ideal para negocios que involucran a dos o más inversionistas con montos de aportación diversos.

El modelo de negocio de Ride Safe App considera una sección gratuita que integra la planeación de rutas y búsqueda de establecimientos en el camino; por otra parte, una sección de paga por suscripción anual de $199, que incluye alertas sobre riesgos y avisos sobre las caídas del motociclista a través de redes sociales.

La fuente de ingresos vendrá de la publicidad –venta de espacios a negocios de pago por clic y banners de promociones dirigidos a moticiclistas–, la comercialización del big data o información estadística sobre los hábitos de los bikers a aseguradoras y marcas de equipo de motociclistas, así como la suscripción preferencial para empresas que tienen flotillas de repartidores o mensajeros.

Ride Safe App aún no tiene ventas, pero ha generado un prerregistro de 3,500 descargas. Entre sus proyecciones está la suscripción de 125,000 motociclistas durante el primer año, llegar a su punto de equilibrio a fina- les del segundo año de operación y obtener ganancias a partir del tercero, con utilidades de $5 millones para el quinto año de operación.

Después de su lanzamiento, un grupo de motociclistas liderados por Iván realizará una caravana desde Argentina hasta Alaska para promover la aplicación entre los bikers de la región. Además, la promocionará en eventos y exposiciones donde se reúnen los aficionados que ya esperan con interés la app que promete ayudarles en su camino.