Hide this Looking for English Content? Click here

Los cuatro amigos que hicieron de la independencia un buen negocio

Dada Room es una plataforma para encontrar compañeros de vivienda que no sólo se conformó con ser líder en México. Ahora está en proceso de expansión en Latinoamérica gracias a su equipo que no deja de apostar por la innovación.
Los cuatro amigos que hicieron de la independencia un buen negocio
Crédito: Antoine Pe?rouze, Pamela Olvera y Jua?n A?valos de Dada Room / Foto: Nancy Trejo / Entrepreneur en Español
  • ---Shares

Cuatro jóvenes encontraron en la búsqueda de rommies en México una gran oportunidad de negocio. En 2012 crearon Dada Room, una plataforma que enlaza a quienes buscan compartir habitación o departamento. En los últimos dos años se expandieron a Chile, Colombia, Perú, Brasil y Argentina con una base de más de 500,000 usuarios, y están por lanzar su aplicación móvil en marzo.

Su rápido crecimiento está alineado a factores clave: la innovación constante, inyección de capital, una visión de negocio a largo plazo y talento multidisciplinario de sus fundadores –cuatro millennial que definitivamente le dieron al clavo–.

¿Quiénes son? Pamela Olvera, comunicóloga; Juan Ávalos, diseñador que está al frente de UX (experiencia del usuario); Óscar Castillo, desarrollador que hace que la plataforma funcione a la perfección; y Antoine Pérouze, maestro en administración pública, quien desde su posición de CEO crece el negocio y lidera al equipo. Juntos comenzaron como toda startup: con una idea en la cabeza o, en este caso, plasmada en un Power Point.

“Vivíamos en el extranjero y cuando regresamos a México nos dimos cuenta de lo difícil que era encontrar departamento para compartir. Después de analizarlo, concluimos que era una problemática recurrente entre nuestros amigos. Y empezamos a hacer algo al respecto”, dice Pamela.

Tras largas horas de plática y lluvias de ideas, decidieron capitalizar su talento para enlazar a ofertantes y usuarios de habitaciones y departamentos compartidos, siendo los millennials su mercado meta. En primer lugar, identificaron que su generación apuesta más por el alquiler que por la propiedad. También vieron que si bien tiene la necesidad de independencia, no siempre puede pagar en solitario una renta completa.

De esta manera, con una idea de negocio en mano para satisfacer un dolor o pain del mercado, se subieron a Wayra México, la aceleradora de Telefónica. ¿El resultado? Dada Room, un concepto que en poco tiempo creció como la espuma y que hoy se posiciona como la plataforma on line número uno para encontrar roomies en Latinoamérica.

Factores del crecimiento

Paul Graham, uno de los pensadores modernos más reputados en materia de emprendimiento y fundador de Y Combinator, la reconocida aceleradora de startups de Silicon Valley, explica que una startup es una empresa creada para crecer rápidamente.

“Ser recién fundada no hace a una startup. Tampoco es necesario que ésta trabaje en tecnología o que acepte capital de riesgo. Lo único esencial es el crecimiento. Si lo consigues todo lo demás tiende a caer en su lugar”, explica. Justo eso sucedió con Dada Room, que en sólo cuatro años logró una expansión y crecimiento exponencial en seis países.

“Arrancamos en México a finales de 2012; en 2014 siguió Chile y en el transcurso de 2015 se concretó Perú, Argentina, Colombia y Brasil. Vamos a cerrar el año con 500,000 usuarios registrados; 60% son de México y el resto de Latinoamérica. Del total de usuarios registrados, tenemos un promedio de 75,000 activos cada mes”, detalla Pamela.

Este desarrollo no hubiera sido posible sin una idea de negocio que responde a una necesidad real que existe en todas las regiones (encontrar/compartir vivienda) y que con el uso de la tecnología es replicable en diversas latitudes de forma óptima. “Para crecer rápidamente, tienes que hacer algo que puedas vender a un mercado grande. Esa es la diferencia entre Google y una peluquería. Una peluquería no escala. Para que una empresa crezca muy grande, debe hacer algo que mucha gente quiere, y llegar y servir a toda esa gente”, sentencia Graham en un ensayo.

En este sentido, Dada Room siempre estuvo en el camino correcto. “Íbamos muy lento, pero Antoine descubrió Wayra y todo cambió. Fue muy curio- so, porque mientras todas las demás empresas llegaron con un prototipo, nosotros llegamos con nuestra presentación en Power Point. Después, supimos que nos eligieron por el perfil de equipo multidisciplinario y, claro, por nuestra idea”, comparte Pamela.

A partir de ese momento, los fundadores de Dada Room dejaron sus respectivos empleos para dedicarse de tiempo completo a su emprendimiento y preparar lo que en diciembre de 2012 sería su primer prototipo.

“Empezamos en la Ciudad de México, cubriendo las colonias más céntricas como Roma, Condesa, Escandón, Nápoles, etcétera. Poco a poco fuimos creciendo hasta abarcar el interior de la República. Luego, en 2014 nos fuimos a Chile durante siete meses a participar en Startup Chile y ahí empezamos a escalar internacional- mente. Nos dieron US$30,000 a fondo perdido y eso nos permitió detonar el crecimiento internacional. Lo demás es historia”, añade la emprendedora.

Actualmente, Dada Room opera bajo un concepto freemium, pero ofrece la opción de acceder a un nivel Premium, con más y mejores servicios, mediante el pago de $299 por mes.

Semillas de innovación

Las startups como Dada Room observan un ciclo de crecimiento definido: en su nacimiento caminan lento, lo que provoca que muchos emprendedores desesperen; después, pasan a una etapa de aceleración, alcanzando un desarrollo por encima de las empresas promedio; finalmente alcanzan la madurez, donde si bien el desarrollo es moderado, se obtienen logros de calidad.

¿Qué elementos juegan a su favor? José Luis Delgado, director general de Monere Business, consultora especializada en estrategias de negocio y Tecnologías de la Información, señala varios, pero la innovación es uno de los más importantes. Este concepto implica llevar a cabo una idea o invento y tiene como objetivo generar valor agregado, reducir costos u ofrecer un producto o servicio adicional. Y Dada Room lo entendió a la perfección.

Su plataforma está en constante evolución, pues no sólo ayuda a jóvenes a encontrar o compartir departamento (el tiempo promedio es en un lapso de 15 días), sino que los conecta con gente nueva de todo el mundo. Tiene una interfaz amigable, aplica ciertos candados (es requisito ser usuario de Facebook para darse de alta y cuenta con un sistema para reportar anuncios fraudulentos). “Nos retamos continuamente; no estamos en una zona de confort. La plataforma cambia cada semana y mientras tanto seguimos experimentando en mejo- ras. Esto es algo costoso; sin embargo, en el medio digital siempre puede llegar alguien que ofrezca una mejor plataforma, así que tenemos que seguir trabajando para evolucionar y no darnos por satisfechos”, advierte el CEO de la startup.

¿Qué otros factores impulsan el crecimiento? Al margen de la innovación, José Luis Delgado, de Monere Business, alude a un adecuado manejo del trinomio compras, inventario y ventas para empresas que comercializan productos; y entrega, ventas y cobranza para firmas de servicios.

“También hay que invertir en tecnología de vanguardia. Lo ideal es hacerlo cada vez que un proceso se quede lento o no sean atendidos de la mejor manera. Asimismo, es imperativo la inversión en la capacitación de la gente; es indispensable desarrollar las habilidades para hacer que las cosas pasen”, agrega el experto.

En esto coinciden los emprendedores de Dada Room, quienes se dieron cuenta que su experiencia y conocimientos necesitaban renovarse para enfrentar los retos de la startup. “Todos teníamos experiencia en sus respectivos rubros, habíamos trabajado para marcas grandes en agencias de publicidad, habíamos desarrollado proyectos; aunque era la primera vez que emprendíamos. Fue una curva de aprendizaje muy rápida, porque casi de un día para otro pasamos de ser especialistas en algo, a tener que cubrir todo lo que se necesita en una empresa”, señala Antoine.

Actualmente, el equipo de Dada Room está compuesto por 13 personas, incluyendo a los cuatro socios fundadores.

Dinero a la vista

¿Sabías que México es de los países de la región que más apoya a las startups? Esto lo confirma el estudio Startup América Latina 2016: Construyen- do un futuro innovador, elaborado por la Organización para la Cooperación y Desarrollo Económico (OCDE). El país cerró la brecha de financiamiento en etapas tempranas a través de capital semilla y su industria de capital de riesgo es la segunda más activa de América Latina, después de Brasil.

Por ello, empresas como Dada Room pueden acceder a más apoyos encaminados a fortalecer su crecimiento.

“Empezamos con el modelo de aceleración de Wayra al que le in- vierten US$50,000. Además, recibimos otros US$50,000 en servicios, como herramientas tecnológicas, asesoría legal, capacitaciones y un espacio para trabajar en sus oficinas”, explica Antoine.

“Y en 2015 cerramos una pequeña ronda con emprendedores mexicanos; con eso estamos cubiertos para 2017”, sentencia.

Para adquirir esos nuevos usuarios y visualizar un futuro hacia nuevos horizontes financieros, Dada Room sigue otra máxima del crecimiento recomendada por el experto: invertir en mercadotecnia y publicidad. “Este año vamos a meter video y campañas off line; además, hemos visto la posibilidad de publicitarnos en el metro de la Ciudad de México. Es decir, salir de nuestras fórmulas y retar un poco al equipo de tecnología para tener un producto que hasta tu tía o tu abuelita se animen a rentar”, dice Antoine.

Lecciones de negocios

Dada Room no es el único proyecto de este equipo. En el pasado quisieron diversificar su oferta y apostaron por dos productos adicionales: Dada Pet en 2013, enfocado a mascotas; y Dada Love en 2014, orientado al dating. Sin embargo, ambos no prosperaron: “nos dimos cuenta que más vale hacer una cosa bien que tres o cuatro cosas a medias”, comparte el líder de este grupo de emprendedores.

“Con Dada Love lanzamos un prototipo y la plataforma no aguantó tantos usuarios; registramos más de 30,000 el primer mes. Después nos fuimos a Chile y no tuvimos tiempo de relanzamiento”, aclara Pamela, quien agrega que con Dada Pet las cosas se complicaron. “Llegamos a la conclusión de que el giro de las mascotas era muy cerrado y nos costó trabajo transmitir la utilidad del modelo”.

Tras estas experiencias, Antoine, Pamela, Óscar y Juan decidieron enfocarse en Dada Room y apuntar hacia un siguiente nivel de maduración en cada uno de sus mercados. ¡Y acertaron con éxito! 

OK

This website uses cookies to allow us to see how our website and related online services are being used. By continuing to use this website, you consent to our cookie collection. More information about how we collect cookies is found here.