My Queue

Your Queue is empty

Click on the next to articles to add them to your Queue

Las peores cosas que nunca debes hacer con tu primer sueldo

Si recién vas a iniciar tu trayectoria profesional y recibirás un sueldo por primera vez, o bien, si tienes menos de dos años trabajando, pon atención a las siguientes recomendaciones.
Las peores cosas que nunca debes hacer con tu primer sueldo
Crédito: Depositphotos.com

A una persona le pasan cosas muy importantes en sus primeros dos o tres años de vida: aprende palabras, algunos hábitos muy sencillos pero fundamentales, necesita vacunas y fortalecer sus defensas, comienza a tomar conciencia de su lugar en la familia y el mundo. Imagina que pasa algo similar en tu vida laboral, pero con la ventaja de que eres tú (y no tus padres ni nadie más), quien decide cómo administrarás los resultados de esos primeros y decisivos años de trabajo.

Si recién vas a iniciar tu trayectoria profesional y recibirás un sueldo por primera vez, o bien, si tienes menos de dos años trabajando, pon atención no sólo en tus labores diarias, sino en la forma en cómo gastas cada peso que recibes. Recuerda que es durante este periodo que se está forjando tu salud financiera a mediano y largo plazo.

¿En qué se gasta más en 2017?

Las personas que está trabajando por primera vez o tienen relativamente poco tiempo de haberse sumado a las filas laborales, pertenecen a la generación millennial, que además de ser una de las más numerosas en la historia, ya vive su época de oro en cuanto a poder de compra. Tan sólo en 2015, Estados Unidos tenía 92 millones de jóvenes entre las edades de 15 y 35 años de edad, según un reporte de Goldman Sachs.

Esta generación ya está comenzando a rendir frutos de sus primeros esfuerzos laborales, y a diferencia de sus padres, reparten sus principales (y primeros) gastos en:

#1 Vivienda. Aunque según la Condusef, al menos el 60% del sueldo de un millennial se destina a renta, hay una gran tendencia a economizar este desembolso. De 2005 al 2010, el porcentaje de jóvenes entre 18 y 34 años que optaron por quedarse en casa de sus papás, aunque ya sean parte de la fuerza laboral, pasó de 26.9% a 29.9%. Por otro lado, aquellas personas que viven solas y que nacieron entre 1981 y 1995, destinan el 65%  por ciento de su presupuesto mensual a una hipoteca o renta, según la consultora Principal Financial Group. 

#2 Experiencias. Es un gasto importante al que van a parar los primeros sueldos de cualquier persona. En el estudio de Goldman Sachs se preguntó “¿Qué tan importante es para ti ser dueño de un carro, una casa y una bolsa de lujo?”. Las respuestas confirman que los jóvenes no buscan ser dueños de cosas materiales pero sí de vivir experiencias: el 25% de los encuestados declaró tener planeado comprar un auto sólo si lo necesitara, otro 30% dijo que no está en sus planes a corto plazo; un 30% comentó que comprar una casa es una actividad importante pero no una prioridad; y el 25% dijo que no tiene planeado adquirir una bolsa o un bien de lujo en un futuro cercano, mientras que el 30% dijo que es importante pero que no es una prioridad en sus finanzas.

Estos conceptos son importantes y necesarios para cualquier persona, especialmente para aquellas que por primera vez se sienten independientes económicamente. No obstante, hay una serie de trampas en esta emoción de dinero por tu esfuerzo laboral. Mantente alerta, pues si no sabes administrarte, las deudas impagables de tu vida pueden tener su origen en tus primeros dos o tres años de vida laboral.

5 peores errores con los primeros sueldos

Gasto hormiga la oficina. En ComparaGuru.com hemos hecho el experimento varias veces de medir cuánto dinero se va en esos “pequeños” desembolsos diarios en la oficina: el café, los dulces, el cigarro, la compañera que vende por catálogo… Por lo menos $1,800 al mes. ¿Por 12 meses? ¿Y aún te parece que ganas poco dinero?

Prestar dinero o volverte aval solidario. Al fin recibes un ingreso por tus esfuerzos, cada quincena pasas algunos días difíciles, pero vas por buen camino hasta que algún familiar y/o amigo sabe que “ya trabajas” y te pide un préstamo o ayuda para pagar un crédito. Error. Tu madurez financiera aún no llega, y asumir la deuda de un tercero es un camino rápido para las crisis  económicas del futuro.

Deudas mayores a 12 meses. ¿Estás 100% seguro de que estás en el trabajo indicado? ¿Aún estás en el periodo de tres meses de prueba? No asumas créditos hasta afianzar una estabilidad con la que te sientas cómodo. Disfruta cada etapa de tu crecimiento económico.

No iniciar un historial crediticio bueno. Tan malo es endeudarse, como no hacer nada de provecho con tu dinero. Estás en el periodo ideal para sacar una tarjeta de crédito de bajos requisitos y comenzar una impecable trayectoria financera.

Desperdiciar los bonos, aguinado. Una de las principales ventajas de ser asalariado o empleado, es disfrutar de esos beneficios del mundo laboral, como son los bonos, aguinaldos y prestaciones. No informarte de lo que mereces equivale a perder tu dinero. ¿Una decisión inteligente? Averigua qué prestaciones ofrece la empresa donde laboras y planéalos a largo plazo, pues es dinero que tarda al menos un año en reflejarse en tu cuenta. Piensa en las prestaciones como el mejor incentivo para comenzar tu propio ahorro.