My Queue

Your Queue is empty

Click on the next to articles to add them to your Queue

¿Por qué aprender el difícil arte de la atención al cliente?

Sobre todo si eres emprendedor, debes tener la atención al cliente como estandarte. ¿Sabías que la etiqueta empresarial es clave en el desarrollo de las Pymes?
¿Por qué aprender el difícil arte de la atención al cliente?
Crédito: Depositphotos.com

¿Sabías que la etiqueta empresarial es clave en el desarrollo de las Pymes? Sobre todo si eres emprendedor, debes tener la atención al cliente como estandarte. Toda empresa que desee destacar y obtener un nicho en el difícil mercado competitivo, debe tener en cuenta que no basta que su producto sea de calidad, porque también quien lo ofrece, quien atiende y quien vende debe tener calidad humana y para esto se requiere, en gran medida, de la etiqueta empresarial. Si bien, hay poca literatura acerca de esto porque se subestima y se piensa que carece de importancia, tiene mucho que ver con la diplomacia, que es toda una ciencia.

Una de las cosas más complicadas es el trato con el cliente. Conocer los diversos tipos en los que podríamos clasificar a un cliente, nos llevaría páginas, mucha tinta y difícilmente lo lograríamos. Lo que deberíamos hacer en lugar de clasificar, es ¡capacitar! Cuando emprendes un negocio, generalmente eres asistente, recepcionista, administrador, dueño y demás. Aparte de todos los papeles que desempeñas, es importante que no olvides la sonrisa y el servicio de calidad hacia tus clientes, eso es un punto primordial.

Las empresas innovadoras están, más que nunca, apostándole al entrenamiento de su equipo de trabajo. ¿Sabías que empresas como Google o Coca-Cola otorgan becas para estudios en renombradas universidades?

Piénsalo, ¡es lógico! Si yo fuera la dueña de una empresa muy redituable y mi headhunter me dijera que hay dos empleados con buenas habilidades y gran futuro, sin pensarlo, invertiría en su educación y preparación, ya que con ello, no solo estaría beneficiando a mi propio negocio, sino que además, lo estaría volviendo más competitivo en el mercado empresarial. Aunado a eso, observaría su actitud, ya que sin ella no se logra nada.

En realidad, hasta un 80% de empresas “ahorra” en capacitación, sin pensar que, como dice Henry Ford, “dejar de hacer publicidad para ahorrar dinero, es como parar tu reloj para ahorrar tiempo”, solo que en este caso yo cambiaría la palabra publicidad y escribiría dejar de capacitar.

Una empresa cuyo personal está preparado para atender y afrontar los problemas que pueden surgir con el trato al cliente, es una empresa que no sólo es capaz de dominar las dificultades, sino que retendrá a sus clientes porque su personal está entrenado para asumir los conflictos. Si mantienes a tu equipo de trabajo feliz, te aseguro que ellos mantendrán a tus clientes felices. Pero, ¿cómo mantenerlos felices? Es simple: dándoles las herramientas adecuadas con un entrenamiento personalizado para tu negocio con los que puedan enfrentar diversas dificultades.

¡Recapacita! ¿Cuántas veces has deseado que quien te atiende en la ventanilla o en el mostrador haya sido entrenado para cumplir sus labores de modo decoroso, por su falta de habilidades? Bastantes, ¿verdad?

La cortesía, la amabilidad, la gentileza, la urbanidad y la educación, están completamente entrelazados y son básicas e indispensables para poder brindar un buen trato al cliente y una atención con la cual tus clientes no sólo se sientan identificados con tu negocio, sino que deseen regresar por la buena atención recibida, así lograrás fidelizar tu marca y consolidar el emprendimiento que has realizado. Si deseas asesoría para sistematizar la atención al cliente, ante todo, invierte siempre en capacitación, ya sea técnica, informática o de cualquier índole, regálale a tu personal los instrumentos para un trato de excelencia hacia tus clientes.