Hide this Looking for English Content? Click here

El emprendedor de 80 años que fundó un banco

A sus casi 80 años, Víctor Manuel Requejo no tuvo miedo de vender su mejor negocio y volver a fundar una nueva empresa.
El emprendedor de 80 años que fundó un banco
Crédito: Arturo Luna / Entrepreneur en Español
  • ---Shares

Foto: Arturo Luna.

Víctor Manuel Requejo Hernández no se mantiene quieto. Su esposa le ha insistido en que permanezca en casa durante más tiempo, pero él se niega a tomar ese camino. Después de vender el negocio más importante que había fundado, el mexicano de casi 80 años de edad no dudó en volver a lanzar una nueva empresa.

Sus orígenes justifican su pasión por emprender. El empresario mexicano conoció el suelo de México con las plantas desnudas de sus pies. Este hombre caminó durante su niñez sin zapatos, ya que la suela del calzado que le podía comprar su familia le pinchaba con sus clavos las extremidades inferiores.

“Éramos una familia de muy pocos recursos… Vivíamos en un cuarto redondo: no teníamos ni agua ni drenaje ni energía eléctrica”, dice Víctor Manuel Requejo, presidente de Banco Inmobiliario Mexicano (BIM), en entrevista.

El fundador de Hipotecaria Nacional vendió pan en su pueblo, comercializó refrescos en los estadios, tocó las puertas de los hogares para vender ropa y fue abonero.

Hoy, el banquero tiene la misión de otorgar créditos para que los mexicanos tengan su propia casa.

Una oportunidad de negocio para el BIM. Durante 2017, la Sociedad Hipotecaria Federal (SHF) estima que un millón 88,815 hogares demanden algún tipo de crédito para vivienda, lo cual representará un impacto de 4.2 millones de personas.

El año pasado, el banco financió la construcción de 17,250 viviendas y un año previo habían financiado 20,000 viviendas, una disminución que se explica por un incremento de 20% en el valor de la vivienda, aunque se financia sin disminuir los recursos.

Durante 2016, el crédito puente otorgado para financiar a los desarrolladores de vivienda que construyen fraccionamientos de 50 a 300 unidades fue de 6,622 millones de pesos (mdp), mientras que para 2017 el banco planea otorgar 9,175 mdp.

“El sector en donde nos encontramos nosotros es sumamente productivo y muy necesitado de dinero que le damos a la gente”, explica Requejo Hernández.

Sin embargo, la economía mexicana puede jugar una mala pasada a las expectativas del banco especializado en el otorgamiento de vivienda, ya que se espera que la demanda de hogares tenga una caída de 6.7% si se le compara con las cifras de 2016, lo que se traduce en 78,000 créditos menos a los otorgados el año pasado, de acuerdo con cifras de la SHF.

El banquero que no tenía zapatos ha conocido desde niño las necesidades de la población y cree que las oportunidades para crecer del banco se encuentran en la experiencia. Manuel Requejo quiere festejar sus 80 años con un nuevo triunfo en su carrera.

Su primer empleo

Guadalupe Victoria, en Durango, fue la localidad que vio nacer a Víctor Manuel Requejo en 1937. Su madre era costurera y su padre luchaba por encontrar empleo para apoyar los ingresos familiares.

La primera vez que Requejo Hernández tuvo que trabajar fue a los 7 años. La panadería que se encontraba frente a su casa lo contrataba para salir a repartir pan antes de las 7 de la mañana y después de las 5 de la tarde, junto al hijo del dueño del negocio. La fortaleza del niño era una que no tenían aquellos mercaderes: saber sumar muy bien.

La paga que obtenía el pequeño era una bolsa de pan que alegraba el día a la familia. “Siempre me gustó trabajar por el hecho de recibir una retribución. Por eso trabajé desde joven”, confiesa.

Cerca de 7 años de su vida transcurrieron entre los llanos duranguenses hasta que la familia decide trasladarse a Torreón, Coahuila, en donde vivió hasta sus 17 años de edad.

Requejo estudió la licenciatura de Derecho en la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM). Después de laborar en un despacho de abogados, trabajó en el Banco del Ejército (Banjército), luego trabajó en Bancomer como gerente de oficina y colaboró de forma posterior en el Banco del Atlántico, ahí vivió la nacionalización de la banca el 1 de septiembre de 1982, en la administración de José López Portillo.

Después de su jubilación, decidió fundar varias empresas, entre las que se encuentran Hipotecaria Nacional, empresa que dirigió durante 11 años, y que fue vendida a Bancomer por 375 millones de dólares.

“Parece que la vida me preparó para dirigir Hipotecaria Nacional”, dice Víctor Manuel al recordar sus travesías del pasado y ver las necesidades de la población mexicana.

En la actualidad, Bancomer es el banco número uno en el mercado hipotecario, seguido por Santander y Banorte. El negocio que creó Víctor Manuel fue decisivo en el mercado.

“La hicimos crecer y fue una empresa muy grande. Aprovechamos las coyunturas del mercado”, dice con una sonrisa en su despacho, quien cree que fundar Hipotecaria Nacional fue su gran negocio, mientras que el segundo fue venderlo.

Emprender de nuevo

Todos los días, su madre confeccionaba un vestido que vendía en 50 centavos y después los subió de precio a un peso. “Un peso apenas nos alcanzaba para comer”, recuerda Requejo.

A los 73 años, su madre tomó un curso para hacer muñecos de peluche, ya que era costurera. “Es un ejemplo que siempre ha sido muy revelador y por eso siempre he trabajado”, rememora la imagen de su madre en medio de mujeres jóvenes que habían creado juguetes de tela.

Fue así que, a finales de 2009, Víctor Manuel Requejo volvió a trabajar en la iniciativa para crear la Sofom (Sociedad Financiera de Objeto Múltiple) Hipotecaria Apoyo Integral Inmobiliario, la cual, a su vez, adquirió en 2011 a Hipotecaria Casa Mexicana.

Requejo fue más allá en su aspiración de crear una empresa robustecida. El 1 de octubre de 2013, la firma creada años atrás fue certificada como banco por la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV) y dio paso a la primera institución de banca múltiple enfocada al sector inmobiliario mexicano. 

El objetivo del BIM es influir en el sector de la vivienda y dar algo de qué hablar al mercado a través de su especialización.

De lo que se construye en el país, la institución financiera que preside Víctor Manuel Requejo financia casi 10%, aunque el deseo es incrementar ese porcentaje.

“Queremos crecer con rendimientos y con calidad… el negocio bancario es ya de mediano y largo plazo, y no es un negocio que ofrezca ganancias al final del año”, explica.

Un 90% del mercado todavía no alcanzado por el banco es la oportunidad que ve enfrente el banquero.

Ahora se construye más vivienda media y de tipo residencial, es decir, propiedades de mayor valor.

Pero el reto es competir con alto precios de las casas en algunas regiones de la República Mexicana. “Las viviendas han subido mucho de precio porque no se construyen las que demanda el país, y un producto escaso hace que crezca su precio”, comenta Requejo Hernández, quien no duda en dar ejemplos de este problema.

Un metro en la Ciudad de México cuesta entre 70,000 y 100,000 pesos, algo no visto en el pasado.

Por ahora, el BIM cuenta con activos totales por 5,787 millones de pesos (mdp), y tiene una cartera de crédito a la vivienda por 894 mdp, de acuerdo con datos de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP). El banquero nacido en Durango cree que pueden crecer más.

“Yo no tengo dudas del mercado”, dice.

Víctor Manuel Requejo tiene presente el recuerdo de su niñez. Aún disfruta caminar descalzo cuando tiene oportunidad de hacerlo para mantener los pies bien puestos sobre la tierra, y es de los empresarios que acepta el éxito con humildad.

Nadie le ha regalado nada a este banquero y sabe que Banco Inmobiliario Mexicano es como un hijo listo para mantener la pelea. “Los hijos se crían mejor con un poco de hambre, un poco de frío y algo de escasez en todos los sentidos, porque hay que luchar por esas cosas. La vida es lucha y siempre gana el que está mejor preparado.”

Lecciones para emprender

1. Estudia siempre. Víctor Manuel Requejo te aconseja estudiar siempre y prepararte para enfrentar los retos. El empresario mexicano estudia cursos de redacción, ortografía e historia.

“Asimismo, hay que estudiar de forma constante y aprender de contabilidad, leyes y administración, pero también de las personas”, explica.

2. Trabaja mucho. El empresario confiesa que para hacer crecer tu propia empresa debes destinarle más tiempo que un empleado normal. 15 horas diarias de trabajo son necesarias y, sobre todo, cuando uno es dueño de la empresa.

“Hay que orientar a la gente y enfrentar los problemas”, explica.

3. Enfócate. Víctor Manuel te aconseja no ser disperso y que te enfoques en hacer una tarea con toda la atención.

“El consejo para los emprendedores es que hagan empresa, que se aprieten el cinturón para no caer en desánimo y hacer una sola cosa, pero bien”, dice.

OK

This website uses cookies to allow us to see how our website and related online services are being used. By continuing to use this website, you consent to our cookie collection. More information about how we collect cookies is found here.