Hide this Looking for English Content? Click here

Fabricación de abono

Fabricación de abono
Crédito: Depositphotos.com
  • ---Shares
 

¿Por qué?
Un estudio realizado por el Programa de Acción contra Desperdicios de Recursos (WRAP por sus siglas en inglés) de Inglaterra, afirma que cerca de cuatro millones de toneladas de alimentos son desechados cada año en ese país. De hecho, una tercera parte de los alimentos que se compran en territorio británico termina en la basura. Y eso que el 60% de toda la comida desechada está intacta.

Esta situación de desperdicio indiscriminado de alimentos provoca un gasto municipal de US$2,000 millones en dicho país. Una cifra alta destinada a recoger esa basura de alimentos y enviarlos a los vertederos.

Por otra parte, el desperdicio no sólo afecta los bolsillos fiscales; también está teniendo un costo para el medio ambiente. Según el WRAP, los alimentos que tiramos innecesariamente son responsables del equivalente a 18 millones de toneladas de emisiones de dióxido de carbono cada año. No sólo por los gases que se liberan cuando los alimentos se descomponen, sino por la energía que se gasta en su producción, empaquetado, almacenado y transporte.

Pero la preocupación es mayor, puesto que éste no es un fenómeno aislado, la contaminación por desperdicio de alimentos afecta en todo el mundo y la basura de este tipo se acumula de manera ostensible en muchos países. En México, 17,000 toneladas de alimentos son desechadas diariamente, mientras que en Japón se generan más de 22 millones de toneladas.

Es un escenario problemático que origina la necesidad de encontrar un mejor lugar y uso a esos desperdicios. Atender aquella demanda se convierte en un nuevo nicho para el emergente mercado verde y en Japón encontraron una respuesta sustentable: convertirlo en abono y energía.

¿Cómo?
Japón ha llevado el reciclaje un paso más allá, gracias a la apertura de una fábrica que convierte en abono las toneladas de restos de comida medio consumida o caducada procedente de más de mil establecimientos.

El proceso se realiza en una innovadora planta de reciclaje con sede en la ciudad de Sakura, al este de la nación nipona. Su objetivo no es sólo el de dar un nuevo uso a los restos biológicos, cosa que ya se hace para generar energía o combustible a partir de lo que se denomina biomasa.

Esta planta recibe los restos de comida de todos los centros de una conocida cadena comercial de Tokio, los recicla y los hace abono para cultivar alimentos frescos que distribuye en los mismos establecimientos donde recogió la basura.

En este tipo de planta, el ciclo comienza cada día con la visita de camiones que recogen sus residuos y la comida caducada que no se ha vendido en los distintos almacenes de la ciudad. Luego, los trasladan a la planta de reciclaje. Una vez allí, los trabajadores comienzan un proceso de separación manual tanto de los alimentos y los envases que los contienen, como de los alimentos entre sí.

Una vez finalizada la clasificación, se utilizan las proteínas de algunos de los alimentos residuales para la fabricación de forraje para animales, especialmente de cerdos y gallinas, y con lo que sobra, se fabrica fertilizante para campos de cultivo.

Así que ya lo sabes, una nueva forma de hacer negocio aprovechando los residuos o sobrantes de comida comienza a formalizarse. ¿Estás listo para ganar dinero?

Ejemplos de éxito
En Japón:
Agri Gaia System
OK

This website uses cookies to allow us to see how our website and related online services are being used. By continuing to use this website, you consent to our cookie collection. More information about how we collect cookies is found here.