Hide this Looking for English Content? Click here

Ollas solares

Ollas solares
Crédito: Depositphotos.com
  • ---Shares
 

¿Por qué?
En México, la leña constituye el principal combustible utilizado en el mundo rural y uno de los más requeridos en las áreas periféricas de las principales ciudades del país. Se calcula que son alrededor de 21 millones de pobladores rurales y por lo menos 4.5 millones de habitantes urbanos los que cocinan, calientan su agua y dan calor a sus hogares con este elemento.

Esta insólita realidad representa un enorme problema ambiental y de salud pública, ya que el humo que genera el uso de leña es nocivo y contamina el aire, tanto fuera como dentro de los hogares. La salud de niños y mujeres, que son los más afectados, además del efecto invernadero y la acumulación de CO2, se convierten en un tema de preocupación que demanda una alternativa.

En esa búsqueda de soluciones, el uso de la energía solar aparece como la respuesta más efectiva. Sobre todo porque las cifras indican que existen al menos 67 países que reciben una cantidad suficiente de luz solar para permitir su uso en la cocción de alimentos y México es uno de los países más aventajados en esta condición, debido a su geografía.

Uno de los más novedosos instrumentos que el mercado ecológico ha originado con el objetivo de aprovechar este elemento son las denominadas ollas solares, que permiten cocinar y hervir agua, sin más que el sol como aliado.

El uso de este aparato constituye una nueva tendencia de uso eficiente de la energía solar, cuyo alcance se extiende por Estados Unidos, México, América Central, África y Europa. En México, incluso hay instituciones y ONGs que se encargan de distribuir en diferentes tiendas y comunidades las ollas solares, dando asesoría y capacitación mediante talleres en todo el país.

Este instrumento solar no sólo tiene beneficios ecológicos y económicos, sino que también es un aporte para la salud de quien consume los alimentos que ahí se preparan. Puesto que, tienen la capacidad de conservar las propiedades de los alimentos, ya que generan cocción por vapor y no necesitan aceites para evitar que los alimentos se peguen.

¿Cómo?
La idea de este tipo de negocio es comercializar las ollas solares. Puedes apostar por invertir en un negocio de fabricación y distribución, o sólo dedicarte a su comercialización.

Cualquiera sea el giro que elijas entorno a este producto, es fundamental que sepas que las ollas solares siempre deben constar de tres piezas: un reflector plegable, la olla de vidrio refractario y un cazo negro.

El reflector o panel puede ser de dos tipos: uno de cartón plateado, que es el más económico pues su precio oscila entre los $600 y $700; el otro es de aluminio, cuyo valor en el mercado se acerca a los $1,300. La única diferencia entre ambos tipos de material radica en el tiempo de vida útil, ya que las funciones que pueden realizar son las mismas y las consiguen en la misma cantidad de tiempo.

Las otras dos piezas constituyen el núcleo de la olla. Aquí es esencial incluir una olla de acero esmaltada de negro, para absorber la luz, suspendida por su borde dentro de un tazón de vidrio templado transparente. Debe haber aproximadamente media pulgada de espacio entre la olla y el tazón. Este espacio es clave para el funcionamiento de la olla porque aquí queda retenido el calor por el tazón de vidrio, generando un efecto "invernadero" en miniatura que provoca y mantiene las temperaturas de cocción.

Conseguirás incorporar un valor agregado a tu producto si vendes tus ollas solares junto con un recetario y un manual de uso.

Ejemplo de éxito:

En México:
Solar HouseHold Energy
http://www.she-inc.org/hotpot_s.php

 
OK

This website uses cookies to allow us to see how our website and related online services are being used. By continuing to use this website, you consent to our cookie collection. More information about how we collect cookies is found here.