Hide this Looking for English Content? Click here

Cómo hacer la declaración anual 2017

Te dejamos una guía rápida para saber si estás obligado a presentar este trámite, qué hacer en caso de recibir otros ingresos, hasta cuánto puedes meter de deducciones y qué hacer si tuviste ganancias por inversiones.
Cómo hacer la declaración anual 2017
Crédito: Depositphotos.com
  • ---Shares

Escrito originalmente para Alto Nivel

El 30 de abril es la fecha límite para que las personas físicas presenten su declaración anual de sus ingresos de 2016. En este año, el Servicio de Administración Tributaria (SAT) introdujo algunas novedades para los contribuyentes, sobre todo para los que ganen más de 400,000 pesos anuales, ya que ahora no estarán obligados a presentar declaración.

Pero hay varias cosas que debes saber sobre este y otros asuntos, como el límite de deducciones, los ingresos que pagan impuestos y los que no. Por eso, elaboramos esta guía rápida para hacer tu declaración anual con preguntas y respuestas más comunes. Si tienes alguna duda adicional, puedes ponerla en la zona de comentarios y la responderemos a la brevedad posible en la misma nota.

¿Estoy obligado a presentar mi declaración anual?

Antes, todas las personas que percibieron salarios por más de 400,000 pesos en un año, estaban obligadas a hacer su declaración anual. Ahora, aquellos que hayan rebasado este tope podrán olvidarse de hacer este trámite, que puede resultar un gran dolor de cabeza para muchos.

Es importante aclarar que esta exención sólo aplica para los asalariados que hayan recibido su sueldo de un solo patrón.

¿Y si quiero hacer deducciones?

Esto es lo más importante que tienes que saber sobre la ‘facilidad’ que ahora da el SAT. Si percibiste ingresos de más de 400,000 pesos y decides no presentar tu declaración anual, automáticamente perderás la posibilidad de hacer deducciones. Si hiciste gastos que pueden entrar en las deducciones, piensa bien si te conviene hacer tu declaración o no.

¿Cuál es el tope para hacer deducciones?

Las deducciones personales pueden ser los honorarios médicos, dentales, gastos hospitalarios, gastos funerarios, primas por seguro de gastos médicos, entre otros. En la página del SAT puedes ver la lista completa de gastos que se consideran deducciones personales.

Antes no había tope para meter estos gastos como deducciones, pero desde hace algunos años la autoridad puso el límite de 133,298 pesos en tu declaración anual.

“A veces, con sólo meter la prima del seguro de gastos médicos mayores casi se llega al tope de deducciones”, comenta Oscar Ortíz, socio de Impuestos para el sector financiero de EY.

Algunos gastos más pueden meterse por separado a las deducciones personales, como el pago de colegiaturas o donativos.

¿Y si recibí ingresos adicionales a mi salario?

Si tuviste un ingreso extra en el año, como una renta, la venta de una casa-habitación, o ganancias en inversiones o en Bolsa, automáticamente estás obligado a presentar tu declaración anual, aclara Oscar Ortíz.

¿Hay ingresos que no pagan impuestos?

Esto es tan importante de saber como los impuestos que se tienen que pagar. Por ejemplo, en la mayor parte del mundo, las personas pagan impuesto por recibir una herencia, en algunos casos el gravamen es de hasta el 40 por ciento. En México, la herencia está exenta de ese impuesto, aunque este privilegio cuenta sólo si vives en el país.

Aparte de la herencia, estos ingresos también están exentos de impuesto:

  • Donaciones
  • Enajenación de casa habitación
  • Viáticos

Pero, aunque no pagan impuestos, es obligación del contribuyente hacer saber a la autoridad de estos ingresos en tu declaración anual. Es importante saber que si no declaras estos ingresos y el SAT se entera de ellos, puede (y lo hará) cobrarte impuestos por ellos.

¿Qué pasa si recibo ingresos por intereses?

Si tienes inversiones en activos financieros y recibes intereses de los mismos, pagarás el impuesto correspondiente. Aunque la forma de presentarlos y pagarlos varía el caso.

Los bancos y casas de Bolsa te envían constancias de intereses o de ganancias de capital, y también envían reportes al SAT sobre estos ingresos, que quedan registrados en la información precargada que te ofrece la autoridad para hacer tu declaración anual.

¿Y si los ingresos que recibo son por inversiones en el extranjero?

Pese a los reportes que salen en los medios sobre los paraísos fiscales, y especialmente por el caso de los Panamá Papers, invertir en el extranjero no está prohibido, comenta Oscar Ortíz, de EY. Sólo hay que pagar los impuestos en México porque su sistema impositivo, como el de muchos países, está basado en rentas mundiales.

Calcular y pagar impuestos por los ingresos recibidos del extranjero puede resultar más complicado debido a que el SAT no tiene información previa sobre estas rentas. En estos casos, es mejor recurrir con especialistas para recibir ayuda con la declaración.

¿Me conviene repatriar mis capitales del extranjero?

Desde 2016, Hacienda emitió un decreto de repatriación de capitales para invitar a los inversionistas a traer su dinero en México. En 2017, añadieron otros beneficios a esta “amnistía”, como una tasa de ISR de 8 por ciento en vez de 35 por ciento. Además, no habrá recargos o actualizaciones. Este decreto tendrá vigencia hasta julio de 2017. Con esta medida, la Secretaría de Hacienda espera retornos de capitales por hasta 10,000 millones de dólares

El experto de EY señala que esta iniciativa es para tener una mayor fiscalización de los ingresos que tengan los mexicanos en el extranjero. Justo después de que termine la amnistía de repatriación de capitales, el SAT comenzará a hacer auditorías en agosto y septiembre. Si piensas traer tu dinero de vuelta o mantenerlo en el extranjero, tendrás que pagar los impuestos correspondientes en ambos casos.

¿Y si sólo quiero hacer mi declaración con la información precargada?

Cuando se va a presentar la declaración anual en la plataforma electrónica del SAT, puedes aceptar la información precargada y enviarla para cumplir con el trámite, si es que no vas a hacer deducciones.

Pero esto no garantiza que siempre la información con la que cuente el organismo recaudador será la que tú tengas, y esto puede deberse a diversas razones.

“Hay que revisar si (la información) corresponde con las constancias que nos dio el patrón, en caso de ser salarios. Si corresponde a ganancias de capital, debe ser con la casa de Bolsa o el banco. ¿Por qué pueden ser distintos? Porque el banco pudo haber actualizado el cálculo, pero no mandó otro reporte. Hay que checar que sean consistentes con la información que recibimos y la precargada”, aconseja el socio de EY.

Escrito originalmente para Alto Nivel 

OK

This website uses cookies to allow us to see how our website and related online services are being used. By continuing to use this website, you consent to our cookie collection. More information about how we collect cookies is found here.