Hide this Looking for English Content? Click here

¿Sabes qué es buyer persona?

Ubicar al buyer persona te ayudará a mejorar las estrategias para tu negocio. Aquí te decimos las ventajas de conocerlo y cómo puedes definirlos.
¿Sabes qué es buyer persona?
Crédito: Depositphotos.com
  • ---Shares

¿Conoces a tu cliente ideal? Perfecto, entonces ya tienes claro cómo es tu buyer persona. Este concepto tan utilizado en marketing representa todos los rasgos y características que definen al consumidor idóneo para el negocio. El buyer persona no existe en la realidad, aunque su definición podría encajar perfectamente con varios clientes de tu base de datos.

El buyer persona

Facilita una mejor comprensión del negocio. Una parte esencial para cualquier empresa es conocer quiénes son sus clientes. Definir a la buyer persona, requiere un gran esfuerzo, lo cierto es que no se suelen conocer bien sus necesidades, sus expectativas o sus preferencias.

No tiene por qué ser solo uno. Aunque es recomendable comenzar definiendo un número bajo de ellos, a medida que se va madurando la estrategia de marketing puede irse incrementando la dotación de buyer personas, para ampliar el alcance a nuevos segmentos.

Es uno de los principales impulsores de la calidad y la eficacia de tu estrategia de contenidos. Tener definidos los rasgos de cada buyer persona, hará más sencillo crear contenidos específicos, enviar emails más personalizados, sugerir ofertas más atractivas e incluso innovar en el diseño de nuevos productos y servicios que contribuyan a garantizar la experiencia de cliente.

Cómo definir al buyer persona

La definición del buyer persona ha de permitir que tu negocio tenga clara una considerable cantidad de información sobre ese cliente ideal. Para poder alcanzar una visión completa sobre este personaje ficticio es preciso conocer desde los datos demográficos hasta las  aficiones, de los detalles de su vida profesional a las peculiaridades de su entorno familiar.

Sólo este nivel de información te permite usar al buyer persona como punto de partida para una estrategia que irá destinada a personas reales. Pero, ¿dónde puede obtenerse toda esa información? Si tienes una web, un blog o en tus redes sociales ya cuentas con varios medios para conseguirlo. Estás a un paso de poder empezar a desarrollar tu buyer persona.

Los datos que necesitas son:

Base de datos: descubre tendencias entre tus clientes actuales. Este análisis te facilitará la tarea de averiguar cómo determinados consumidores y clientes potenciales encuentran y consumen contenido.

Ventas: la retroalimentación es esencial en este proceso. Pide a tus agentes comerciales que aporten el feedback necesario sobre cada interacción. Con estos datos no será complicado identificar nuevas pistas que te permitirán continuar segmentando.

Formularios: diséñalos de manera que, para poder acceder a un contenido descargable, los usuarios deban antes compartir contigo algunos de los datos que no puedas conseguir por otros medios. El cargo en la empresa, el tipo de industria en la que se encuadra o su tamaño suele ser la información más habitualmente requerida.

Redes sociales: la investigación social también se pone de tu parte. LinkedIn, Facebook, Instagram o Twitter, entre otros, facilitan la obtención de gran información acerca de aficiones, intereses, contactos, situación laboral, situación familiar y otros datos importantes.

Servicio al cliente: en una llamada de teléfono tendrás la ocasión de entrevistar a esos usuarios que están terminando de decidir si contratar tu servicio o comprar tu producto. Aprovecha su disponibilidad para recabar datos que te ayuden a conocer lo que más les gusta de tu marca, de tu oferta o sobre lo que los hace diferentes.

Ten en cuenta que, los consumidores tienen más poder que nunca y se han sofisticado enormemente. No olvides que entre tus clientes hay perfiles muy diferentes a los que puedes desear llegar. Para conocer a unos y otros puedes hacerte preguntas como:

-          Cuál es su edad y género

-          Qué nivel de formación tiene

-          Cuál es su ocupación y posición en su empresa

-          Cuáles son sus retos laborales y objetivos profesionales

-          Cuál es su nivel de ingresos

-          Qué redes sociales prefiere y qué canales de comunicación emplea más a menudo

-          Cómo entiende el éxito

-          Cuáles son sus aficiones y cuáles sus rutinas

-          Qué tipo de vivienda tiene y si es propiedad o alquiler, y en dónde se ubica

-          Cuántos miembros de la familia viven en su mismo domicilio

-          Cuáles son sus objeciones más comunes

-          Cómo sería posible ayudarle a resolver sus desafíos

Una vez que se tiene claro el objetivo a alcanzar con la definición del buyer persona, los modos para hacerlo y las cuestiones que es necesario plantearse, sólo queda entrar en acción. Para poner en marcha este primer paso para una estrategia de marketing digital de éxito, puedes descargarte la plantilla gratuita que ofrece HubSpot.