Hide this Looking for English Content? Click here

Cómo evitar que tu jefe te juzgue por tus amigos de oficina

Nadie puede decirte con quien puedes llevarte, pero todos pueden tener opiniones al respecto.
Cómo evitar que tu jefe te juzgue por tus amigos de oficina
Crédito: Robert Daly | Getty Images
  • ---Shares

Los empleados pasan tanto tiempo de su vida en el trabajo que es inevitable que eventualmente los colaboradores se vuelvan amigos de verdad. Puede que los compañeros de oficina se vayan a comer juntos o que compartan la “hora feliz” los jueves. Con el tiempo, las relaciones laborales se vuelven tan importantes como las amistades fuera de la oficina. 

Pocos empleadores se molestan por las interacciones amistosas entre sus equipos, sin embargo, un empleado puede llegar a ser juzgado por la compañía que mantiene. Aunque parezca injusto, puede que seas “culpable por asociación” si parece que estás pasando demasiado tiempo con las personas equivocadas. Por el contrario, si evitas relacionarte con tus compañeros, entonces parece que eres un mal jugador en equipo.  

Aquí van algunos consejos para tener amistades saludables en el trabajo sin poner en peligro tu carrera. 

Pon atención

La mayoría de las veces no es problema que hagas amigos en el trabajo. La situación suele depender de con quien hagas migas. Pon atención sobre cómo los altos mandos de tu empresa ven a tus compañeros. Si tu compañero de lunch es el más chismoso de la oficina, puedes llegar a sufrir daño colateral, especialmente si repite las cosas que le cuentas en confidencia. Tus preocupaciones no deben limitarse a tus compañeros. Si tienes amigos en una empresa competidora, tus empleadores pueden llegar a pensar que eres un riesgo por la información que puedes dar a conocer. 

Deja el trabajo en el trabajo

Si sales después del horario de oficina con tus compañeros, traten de dejar el trabajo en su lugar. Es importante porque te dará la oportunidad de verdad descansar del estrés de la oficina. Más importante, evitará que saques todas tus frustraciones. Puede que se sienta bien de momento, pero quejarte no solo es contagioso, también es dañino para la salud. Lo mejor es hacer un pacto de solo hablar de temas que no tengan que ver con el trabajo diario. 

Evita el alcohol 

Esto puede ser complicado durante la “hora feliz”, pero lo mejor es dejar la bebida al mínimo. Uno o dos tragos pueden ayudar a romper el hielo, pero más allá de eso, puedes meterte en problemas. Puede que hables de más acerca de tus frustraciones, dándole a tus compañeros información que más te convendría reservarte. Hoy en día todos estamos armados con un Smartphone, así que siempre puede existir evidencia fotográfica o en video de tu salida dando un mensaje equivocado. 

Sé profesional en el trabajo 

Uno de los grandes problemas de tener amigos en el trabajo es que a veces es difícil evitar la tentación de pasar un rato en las mañanas platicando. Cuando estás trabajando es importante que tu jefe te vea como alguien que se esfuerza desde el principio hasta el final de la jornada. Cultivar buenos hábitos de trabajo debe dejarte poco tiempo para ponerte a platicar de más. 

Si tus compañeros tienen el hábito de acercarse a tu lugar para platicar, puedes realizar algunas acciones para demostrarles que estás ocupado. Usa audífonos con volumen bajo, pretende tomar una llamada cuando alguien se acerca o busca un lugar tranquilo donde trabajar. 

Los amigos de oficina son una gran manera de darle diversión a las semanas ordinarias. Mientras aprendas a separa los negocios de las interacciones personales, podrás disfrutar de las comidas, las “horas felices” y las cenas con tus compañeros sin dañar tu carrera.