Hide this Looking for English Content? Click here

El talento emprendedor (y millonario) de los migrantes que Trump desprecia

Más de la mitad de las startups estadounidenses que valen más de 1,000 mdd fueron fundadas por migrantes. Por cada visa para trabajadores foráneos que se otorga, se crean hasta 7 empleos más en EU. Por eso, las políticas de Trump pueden golpear la innovación y la economía en ese país.
  • ---Shares

Aunque la política migratoria de Donald Trump pretende devolver empleos a Estados Unidos, podría significar un balazo en el pie para la economía más poderosa del mundo.

Estas propuestas desataron el miedo y la incertidumbre en los inmigrantes ilegales, pero también en quienes tienen su situación regularizada en la Unión Americana.

Los potenciales daños se encuentran en varias acciones que ha aplicado o planea hacer, como mayores deportaciones, tratar de impedir la entrada a ciudadanos de países con mayoría musulmana y hasta recortar el número de visas H1-B, las más codiciadas por las compañías tecnológicas, y también las visas TN, que están estrechamente relacionadas con el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN).

Pero las limitantes que ponga el nuevo gobierno de EU pueden volverse en contra del país, en cuanto a innovación y generación de empleos se refiere, ya que 44 de 87 Startups fundadas en Estados Unidos y que están valuadas en más de 1,000 millones de dólares fueron iniciadas por un emprendedor inmigrante, según un estudio de la Fundación Nacional de Políticas Públicas (NFAP), una asociación no partidista que investiga asuntos de comercio, inmigración y educación en Estados Unidos.

Si la política migratoria se vuelve hostil a los emprendedores que vienen del exterior, estos pueden regresar a sus países de origen, donde hay muchas oportunidades de crecimiento, como es el caso de América Latina.

“Esta política migratoria de Trump puede ser hasta favorable para América Latina. Muchas veces las personas más talentosas y los técnicos mejor capacitados se van para Silicon Valley. Por un lado, es positivo porque ellos se enriquecen, pero cuando se quedan allá perdemos un capital súper valioso”, dice Ignacio Peña, fundador y CEO de la consultora Surfing Tsunamis.

Política hostil

Gran parte de la victoria de Donald Trump en las elecciones se debió a su postura contra la inmigración ilegal y a favor de la creación de empleos para los nacidos en Estados Unidos. En los primeros días de su mandato emitió varias órdenes ejecutivas y amenazas en varios asuntos referentes a la migración ilegal y hasta legal:

  1. La construcción de un muro en la frontera con México
  2. Incrementar las acciones de deportación
  3. Prohibir la entrada a ciudadanos de siete países de mayoría musulmana, veto que fue anulado en las Corte
  4. Requisitos más duros para otorgar las visas H-1B, las más usadas por las compañías tecnológicas para contratar talento foráneo


¿Tener miedo?

Las nuevas políticas migratorias del presidente Trump provocan incertidumbre entre los emprendedores y el talento del exterior, aunque ya se vio que no se aprobará todo lo que proponga. Un ejemplo de ello es el intento de reformar la ley conocida como Obamacare, que no obtuvo el apoyo de la mayoría de los republicanos.

“Ya empezaron las instituciones a funcionar. Eso a mí, como emprendedor mexicano, me da mucha tranquilidad entender que están funcionando”, dice Daniel Marcos, CEO de Growth Institute, que asesora a los mejores emprendedores de México y Latinoamérica, con sede en Austin, Texas.

La incertidumbre también se palpaba en los fondos que financian las startups de inmigrantes, pero, conforme pasa el tiempo, el panorama se está aclarando.

“Desde el año pasado ha habido un poco de turbulencia en el ecosistema en cuanto a las inversiones que hacemos en la región”, constata Santiago Zavala, partner en 500 Startups, encargado de los países de Latinoamérica de habla hispana.  

Sin embargo, pese al caos que se pronosticaba, las organizaciones y actores del sistema han redoblando esfuerzos para construir oportunidades para los migrantes. “Hay un optimismo difícil de bajar a números, pero para nosotros es un buen momento como fondo”, afirma Zavala.  

“Sin embargo, puede haber temas a los que nos tenemos que adaptar como temas migratorios. Pero mientras seamos capaces de encontrar los modelos que son realmente disruptivos e innovadores, encontraremos oportunidades”, agrega.

Un punto que preocupa a México y su talento es la renegociación del TLCAN, sobre todo en las visas TN.

La Visa TN fue creada luego de que fuera firmado el TLCAN en 1994, para facilitar el traslado temporal de profesionistas entre Canadá, México y Estados Unidos. En 2004, se simplificó el trámite para los mexicanos, que podían solicitarla en la embajada o en los consulados.

“Se va a renegociar, sin duda. El segundo mayor grupo de programadores extranjeros en Silicon Valley, después de India, es México, por la visa TN. Las visas TN no tienen límite. Por eso, hay muchos mexicanos programando ahí”, explica Daniel Marcos, de Growth Institute.

EU nos necesita

Trump argumenta que busca dificultar la emisión de visas para trabajadores extranjeros porque las empresas no hacen un “esfuerzo” por reclutar trabajadores estadounidenses. Pero lo cierto es que el efecto de los migrantes sobre la economía es multiplicador.

De acuerdo con otro estudio de la NFAP, por cada visa H-1B que tramitaba una compañía tecnológica listada en el índice S&P 500, se generaban cinco empleos más en Estados Unidos. El efecto es mayor en empresas no tan grandes. En startups de menos de 5,000 empleados, cada visa para trabajar daba 7.5 empleos más.

“Los nuevos profesionales con visa H-1B están complementando otros empleos estadounidenses en lugar de desplazarlos, como dicen los críticos”, agrega el organismo en el reporte.

Un ejemplo de ello es la startup mexicana Yogome, una plataforma de juegos educativos móviles para niños desde kínder hasta primaria, que actualmente da empleo a tres estadounidenses en sus oficinas en San Francisco, pero que a finales de 2017 espera tener ocho empleados nativos, asegura su fundador y CEO, Manolo Díaz.

“No hay que tener miedo de empezar un negocio en Estados Unidos porque nada ha cambiado, aún puedes hacer tu empresa en una semana. Todos los trámites y sistemas para instituir una empresa siguen igual. Quizá el único cambio que haya es que el gobierno exija un determinado número de empleados estadounidenses, por la cuestión de generación de empleos”, dice Manolo.

El número de nuevos emprendedores latinos se ha duplicado del 10% al 20.8% en un periodo de diez años, de acuerdo con el Índice Kauffman sobre la Actividad de las Startups, publicado en agosto de 2016. Es el segundo grupo que más emprende después de los blancos, que representa el 60.7% e incluso es mayor al de los afroamericanos, que ocupan el 8.9%.

Según este índice, es más probable que los inmigrantes se vuelvan emprendedores, pues la tasa de nuevos emprendedores migrantes es de 0.53%, mientras que el de los nacidos en Estados Unidos es de 0.29%. Al 2015, los migrantes representan el 27.5% de los nuevos emprendedores, frente al 72.5% de nativos.

Nuevos horizontes

Más emprendedores ven a Estados Unidos no como un fin en sí mismo, sino como el trampolín para que sus startups salten hacia otras regiones del mundo, con más oportunidades de crecimiento.

Desde su experiencia en la asesoría de 120 startups de Venezuela, Argentina, Colombia y otros países, en los que han invertido 8 millones de dólares, Zavala de 500 Startups señala que el emprendimiento de la región está volteando a ver las necesidades únicas de Latinoamérica como medios de transporte, servicios financieros y médicos. “Muchas de las empresas que tenemos hacen más internacionalización hacia la región que hacia Estados Unidos”, asegura.

Ignacio Peña, de Surfing Tsunamis y líder del proyecto Tecnolatinas, que se dedicó a rastrear emprendimientos tecnológicos en la región, dice que encontraron 5,000 startups. “No puede ser que 600 millones de personas generen 5,000 startups en AL y en Israel, con sólo 8 millones de personas, generen la misma cantidad. Cuando la gente empiece a ver que esto es viable y que se empiece a desarrollar, va a crecer de forma explosiva.”

Daniel Marcos coincide: “Si lo ves desde un punto de vista ‘selfish’, me daría gusto ver que muchos programadores mexicanos se regresen al país. Y ya está pasando.”

La retórica antiinmigrante de Trump puede provocar que algunos migrantes, en especial mexicanos, puedan salir de Estados Unidos. Pero eso no necesariamente sería malo, pues México tendría gente capacitada y con el talento necesario para explotar el potencial emprendedor en el país.

OK

This website uses cookies to allow us to see how our website and related online services are being used. By continuing to use this website, you consent to our cookie collection. More information about how we collect cookies is found here.