Hide this Looking for English Content? Click here

4 consejos para que no ignoren tus correos

Si mandas correos electrónicos y (casi) nadie te contesta, aquí te damos unos tips para que logres que tu destinatario te responda.
4 consejos para que no ignoren tus correos
Crédito: Depositphotos.com
  • ---Shares

El propósito original del correo electrónico era el de construir relaciones académicas, los profesores utilizaban el mail para establecer contacto con colegas, compartir información y colaborar de manera más eficaz. Hemos recorrido un largo camino desde aquellos días felices.

Si has pasado una tarde sumergido en las pantanosas profundidades de una bandeja de entrada de correo corporativo, sabrás de qué te hablo.

Un empleado de oficina promedio con un trabajo administrativo recibe 121 correos electrónicos diarios. Esto se traduce en unos 116.400 millones de mensajes electrónicos enviados por día a nivel mundial.

Y, puesto que muchas personas sólo revisan el correo electrónico después de regresar de una serie de reuniones, dando prioridad a aquellos que tienen nombres conocidos, la probabilidad de vender una empresa o producto a través del correo electrónico, resulta remota en el mejor de los casos. Pero no imposible.

El truco es tener una estrategia para abordar nuevos contactos. Aquí hay algunas cosas en las que puedes pensar mientras redactas tus mensajes.

1. Investiga a tu destinatario

"Antes de hablar con cualquier cliente o socio potencial, debes investigar y leer todo acerca de él para conocer sus aspiraciones y personalidad", dijo en un post reciente Sam Parr, fundador de HustleCon. Eso significa adentrarte en  LinkedIn, Google, YouTube y más.

Puede sonar obvio, sin embargo, muchas personas no lo hacen, simplemente porque les toma mucho tiempo. Más allá de ayudarte a personalizar tu estrategia de venta, esto te permite crear una sensación más personal dentro del mensaje: "¡También soy un fanático de los Cardenales!".

Mejor investiga de nuevo, sin prisa y con un poco de humor. De esta manera, causas empatía y demuestras a tu contacto que no es uno más de tu lista.

2. Consigue un asesor

Cada empresa tiene ex ejecutivos que se marcharon en busca de más dinero o que se retiraron. Llamamos a estos "emisarios", pero en términos populares del mundo de los negocios se conocen como "representantes" o "negociadores". Encuentra a estas personas. Ellos te enseñarán el contexto que existe alrededor de los puntos y líneas de un organigrama estándar, así como el tono adecuado para incluir la información al inicio de un mensaje.

Lo que es más importante, los clientes sabrán que Matt en cuestión de  compras prefiere hablar de golf antes de discutir el acuerdo, o que Ben prefiere hablar de marketing y no de su nuevo SVP. Este tipo de conocimiento da forma a tus mensajes y le transmitirá al lector que tu interés no está sólo en concluir una venta, sino también en iniciar una relación.

3. Respeta la dicotomía del correo

Los correos largos tienden a recibir respuestas cortas, en gran parte porque es probable que el destinatario no lo haya leído por completo. Los correos cortos a menudo obtienen respuestas más largas, debido a que el lector necesita más información.

Un correo electrónico que tiene como objetivo crear una relación interpersonal debe ser corto, directo y contextual. El punto es dejar claro lo que quieres construir con esa relación. Por ejemplo: Hola, soy ____, me gustaría hablar más acerca de _____, y de ______ que son las cosas que sé sobre ti y que al parecer te interesan. 

4. No olvides pedir una cita

Con frecuencia los correos electrónicos divagan y piden al destinatario que haga hasta 15 cosas diferentes. Estos correos son los que se ignoran o se eliminan. Mantén el contexto de tus correos, directo y obvio. "Me encantaría reunirme con usted por lo menos 30 minutos" o "Me encantaría tomar un café/cerveza al final de esta semana", son mensajes directos para la acción. El receptor ahora conoce desde el final el resultado que esperas y puede darte una respuesta definitiva respecto a la construcción de la relación. 

OK

This website uses cookies to allow us to see how our website and related online services are being used. By continuing to use this website, you consent to our cookie collection. More information about how we collect cookies is found here.