3 lecciones sobre éxito que aprendí de Carles Puyol

Él no empezó siendo capitán ni líder de todo el equipo. Después de debutar, se sentía como niño jugando con muchos de sus ídolos a los que admiraba y respetaba.

Hace algunas semanas me invitaron a escuchar una plática de Carles Puyol y, como buen villamelón, fui más por tomarme la foto que por escuchar lo que tenía que decir. Al final de cuentas qué tanto podía saber Puyol de negocios, yo pensaba. A parte soy "madridista", pero siempre hay que reconocer a un grande y seamos sinceros, quién no quiere una foto con un personaje así.

La plática superó todas mis expectativas, definitivamente me quedó claro por qué Carles Puyol es un triunfador. Aquí las 3 lecciones de liderazgo que aprendí de él:

1. Cuando llegas a la cima hay que buscar una nueva cima

Como muchos ya saben, Puyol estuvo en uno de los Barcelonas más ganadores de la historia y refiriéndose a esto alguien le preguntó: "¿Qué haces después de que ya lo ganaste todo?"  

Su respuesta me pareció fuera de serie: “Siempre que llegas a la cima, hay que buscar una nueva cima si no te mueres”.

Esto habla de lo importante que es mantenernos motivados y de lo malo que es conformarnos. No importa a qué te dediques, siempre hay que buscar una cima a la quieras llegar. El no tenerlo claro provoca conformismo y eso puede ser muy peligroso. Estar en una zona de confort nunca es una buena idea.

2. Es imposible ganar sin confiar ciegamnte en que el resto de tu equipo va a hacer lo correcto 

Durante toda la plática siempre habló del equipo y nunca dejó de hablar de sus compañeros como parte fundamental de sus éxitos. Cuando le preguntaron sobre su rol como capitán y sobre la influencia que él ejercía sobre el resto del equipo, contestó, que su principal estrategia fue siempre confiar ciegamente en cada uno de sus compañeros sabiendo que todos buscaban el mismo objetivo.

Eso nos habla de lo importante que es que todo el equipo debe tener el mismo objetivo en mente antes que cualquier otra cosa. Una vez que lo tengan necesitamos confiar en que cada uno de ellos va a hacer lo posible para lograrlo. Una vez logrado, los resultados son de todos.

3. Hay que saber esperar el momento correcto con humildad

Puyol no empezó siendo capitán ni líder de todo el equipo. Cuenta que durante su primer año, después de debutar, él se sentía como niño jugando con muchos de sus ídolos a los que admiraba y respetaba. Sin embargo, también se dio cuenta que todos tenían una voz y que todos eran escuchados dentro del equipo, lo que le dio la confianza para empezar a mostrar su liderazgo. Al poco tiempo ya era uno de los principales líderes y muy pronto se convertiría en capitán del equipo.

Esto nos enseña que nadie empieza siendo líder, que hay que trabajar, siempre tener humildad para aprender de la gente con la que trabajamos y tarde o temprano llegaran los resultados y el reconocimiento. ¡Hay que saber esperar con inteligencia y humildad!

Como pueden ver, la realidad es que no habló mucho de negocios pero me queda claro que tanto para los negocios como para la vida en general, la motivación y las ganas de superarte son los factores más importantes para poder avanzar.

Al final de cuentas fue una experiencia sumamente interesante sobre negocios, motivación y liderazgo pero, ¿qué creen?, nunca me pude sacar mi foto. Espero que haya una próxima oportunidad.

My Queue

Your Queue is empty

Click on the next to articles to add them to your Queue