Hide this Looking for English Content? Click here

Mujeres que pisan fuerte: Oportunidades para todos

Otro de los retos a los que se enfrenta la mujer emprendedora, sobre todo en América Latina, es el tema cultural y familiar. ¿Cómo combatirlo?
Mujeres que pisan fuerte: Oportunidades para todos
Crédito: Graciela Rojas de Profesor Chiflado, Ana Karen y Daniela Ramírez de Epic Queen, Carolina Lozano y Michelle Ronay de Ginger App y María Eugenia Rangel Vera de Tabiques y Acabados de Cerámica // Diego Fierce - Entrepreneur en Español
  • ---Shares

Ejemplos de mujeres que han sabido compaginar su vida personal con la profesional y empresarial no faltan. Tampoco de aquellas que han recibido el apoyo de su pareja para emprender. Blanca Estela Pérez es una de ellas. Hace 31 años junto con su esposo creó la compañía de reclutamiento de talento C&E en la sala de su casa. Se enfocaba en cubrir vacantes eventuales de empresas, hacer estudios socioeconómicos y piscométricos.

Después de cinco años, abrieron una oficina en la Colonia del Valle, Ciudad de México, para dar servicios de head hunters, maquila de nómina, payrolling (cálculo de sueldos e impuestos) y outsorcing, modalidad de subcontratación incluida en la reforma laboral de 2012.

Hoy, C&E tiene 150 empleados de confianza, 15,000 empleados eventuales a nivel nacional y oficinas en 21 estados. Cubre plazas en Costa Rica, Colombia y Panamá, donde sus clientes son marcas como Adidas, Daewoo, Home Depot, Swarovski, Chedraui, Tecno Price, entre otras. Con el tiempo se ha convertido en la competencia de Manpower y Adecco.

En tres décadas, Blanca Estela, quien se define a sí misma como una “mujer aventada”, no solo ha expandido su empresa,?sino que ha impulsado a otras mujeres a través de su participación en cámaras y asociaciones empresariales con convenios y alianzas con el sector público.

Abrir ventanas

Blanca Estela sabe bien qué le “duele” a la relación gobierno-empresarios. En 2004, ingresó a la Asociación Mexicana de Mujeres Jefas de Empresas (AMMJE) –unión de mujeres accionistas, socias mayoritarias o representantes legales de una empresa– y hace dos años se convirtió en su presidenta. Con su liderazgo, la Asociación formó parte del Global Summit of Woman, la cumbre para expandir las oportunidades económicas de las mujeres en el mundo.

En marzo pasado, representó al sector empresarial de México ante la Organización de las Naciones Unidas en el 61o Período de Sesiones de la Comisión de la Condición Jurídica de la Mujer (CSW) y fue testigo del reconocimiento que se le hizo al país por su reforma político-electoral 2014 que elevó a rango constitucional la garantía de la paridad entre mujeres y hombres en las candidaturas a Congresos y por la creación del Sistema Anticorrupción 2015.

La CEO de C&E dice que el Sistema Anticorrupción beneficia a las emprende- doras, pero “falta bajar los recursos y que lleguen a quienes les corresponde”. Y es que el Doing Business 2017: Igualdad de Oportunidades para Todos reveló que en 23 economías a las mujeres se les impone más requisitos que a los hombres para abrir un negocio.

“Nuestra exigencia es: ni más, ni menos, simplemente lo justo”, dice Blanca Estela, recordando que las empresarias necesitan herramientas para elevar la calidad de sus productos y oportunidades para exportar- los. “Donad Trump nos vino a dar una sacudida que nos mostró lo maravilloso que tiene México”, explica la re- presentante de 6,000 empresarias en 20 estados del país, quien recientemente puso en marcha un programa para emplear a las mexicanas deportadas de

Estados Unidos.?Blanca Estela asegura que su trabajo es “abrir las ventanas para que las mujeres vean que pueden hacer mucho más y que el techo de cristal es una ilusión óptica”. Está convencida de que los avances se dan con el trabajo en equipo, “las empresarias generan empleo, la Asociación las encamina y crea sinergia con el gobierno”.

Marcar la pauta

Y cuando el camino no está trazado, alguien debe dar el primer paso para quienes vienen detrás. Esa ha sido la labor de Guadalupe Castañeda, quien en 2002 fue nombrada socia de EY México, firma global líder en servicios de aseguramiento, asesoría, impuestos y transacciones.

Ella se convirtió en 2002 en la primera mujer con este nombramiento en la firma, desde su fundación en 1934. “En las reuniones de Consejo, siempre era la única mujer en la sala”, recuerda. “Y más que intimidarme, lo tomaba como una oportunidad para que realmente pusieran atención en lo que tenía que decir”, comenta.

Gracias a esta visión y a que se cuestionó el statu quo para impulsar un cambio en la organización, hoy el 15% de los socios en EY son mujeres. Guadalupe también promovió políticas incluyentes como la Certificación MEG –que propicia la igualdad de oportunidades– y el distintivo Empresa Familiarmente Responsable –que destaca las buenas prácticas laborales que concilian la vida laboral y familiar, y la equidad de género–.

Afortunadamente, EY no es la única organización donde el talento femenino despunta, y la estampa se repite. La encuesta anual Grant Thornton Women in?Business 2017 reveló que México es el país con el mayor porcentaje de mujeres en puestos directivos en medianas y grandes empresas en América, con el 24%, seguido de Estados Unidos y Canadá, en segundo lugar, y Brasil en el tercer puesto.

La labor de Guadalupe ha permeado desde hace seis años al ecosistema emprendedor mexicano. De hecho, además de ser socia líder de Mercados en Crecimiento de EY México y Centroamérica, también forma parte del Consejo de Innovación y Emprendimiento Mexico-U.S.,y ha participado en las filas de WEConnect México, IMEF e Ipade, entre otros.

Además, esta contadora de profesión es mentora de Endeavor, New Ventures México, MassChallenge México y Wayra. Y es para ella, la mentoría puede marcar la diferencia entre el éxito y el estancamiento del emprendimiento femenino. Así lo descubrió a partir del programa EY Entrepreneurial Winning Women, que reveló que en Estados Unidos, un emprendedor tenía un 70% más probabilidades que una emprendedora de lograr US$1 millón en ventas.

La razón: tienden a meterse tanto en la operación diaria y de- más ocupaciones personales que dejan poco espacio para hacer networking y crear vínculos para crecer. “Eso se puede resolver por medio de mentorías, trabajando de cerca con ellas, creando redes de contactos y aumentando su confianza”, asegura.

Otro de los retos a los que se enfrenta la mujer emprendedora, sobre todo en América Latina, es el tema cultural y familiar. ¿Cómo combatirlo? “Debes analizar tus prioridades y saber si estás dispuesta a jugar el juego y a pagar el precio de tus decisiones”. Como parte de su análisis al convertirse en socia, Guadalupe detectó que la falta de socias en EY no se debía a la maternidad, sino que no había modelos a seguir que hicieran ver viable esta opción dentro de la firma.

La ejecutiva sostiene que esto no es una lucha entre géneros. “Hay que trabajar en la confianza en una misma teniendo una actitud de colaboración con los hombres para crecer junto con ellos. Y si tienes pareja, alinear los objetivos y buscar que haya apoyo incondicional para facilitar el éxito”, finaliza. 

¡No te pierdas cada caso de éxito de estas emprendedoras a partir de la próxima semana!

OK

This website uses cookies to allow us to see how our website and related online services are being used. By continuing to use this website, you consent to our cookie collection. More information about how we collect cookies is found here.