Qué puedes aprender de la verdadera lucha de la Mujer Maravilla

La película número 1 del momento tuvo que superar grandes obstáculos que son familiares para las emprendedoras.

Mujer Maravilla vapuleó las taquillas este fin de semana y con suerte, destruyó algunos mitos existentes en la industria fílmica en el proceso. 

Algunas de las ideas que hemos escuchado hasta la saciedad son: "las audiencias no quieren ver una película de una superheroína (especialmente después de decepciones como Elektra y Gatúbela)"; "No se le puede dar mucho presupuesto a una directora mujer"; "La historia de la Mujer Maravilla (también conocida como Diana de Temiscira) está demasiado revuelta para ser interesante", etcétera. 

Seguro. Veamos lo que sí es real, es decir, las cifras: el filme de la heroína de DC rompió récords de taquilla doméstica en EE.UU. al recaudar 100.5 millones de dólares, la mejor première para una directora en la historia. A nivel mundial reunió 223 millones de dólares.  Comparándola con otros superhéroes, la Mujer Maravilla venció a películas como Iron Man, Guardianes de la Galaxia, las primeras de Thor y el Capitán América, Doctor Strange, así como varias de las secuelas de X Men y Spiderman (según reportes de BoxOffice Mojo). 

De acuerdo con The Hollywood Reporter, la mayoría de las películas de superhéroes dependen de una audiencia “60% masculina”. Para Mujer Maravilla, la mayoría de los espectadores eran mujeres. 

Es muy fácil ser escépticos sobre el clima cinematográfico del momento. Parece que la industria está sobresaturada de películas que solo parecen querer sacar dinero al extender historias que ya todos conocemos. 

Hay franquicias que parecen ser a prueba de balas que se reinventan una y otra vez. Si fracasan en un primer intento, simplemente buscan otro elenco y vuelven a la carga. 

Preguntarse por qué Mujer Maravilla triunfó donde Elektra y Gatúbela fracasaron (ambas películas que fueron dirigidas por hombres) no funciona porque no son ofertas similares. Lo que el éxito de Mujer Maravilla nos muestra es que debes crear una visión y formar un gran equipo. 

Pero también demuestra la necesidad de tener accesibilidad a las oportunidades. 

“¿Quieres saber cuándo se sentirá que las mujeres son iguales en la taquilla?”, preguntaba Michelle Wolf de The Daily Show en un segmento reciente. “Cuando hagan una mala película con una protagonista mujer e inmediatamente hagan otra. Los hombres tienen muchas oportunidades de hacer malas películas de superhéroes. Vaya, nadie salió de ver Batman v Superman diciendo ‘Bueno, creo que ya no harán películas con protagonistas hombres’”. 

Vayamos en contra de la falsa idea de que Warner Bros. se la jugó al contratar a la directora Patty Jenkins para dirigir Mujer Maravilla

En 2003 Jenkins hizo Monster con Charlize Theron sobre la historia de la asesina en serie Aileen Wuornos con un presupuesto de 8 millones de dólares en el transcurso de 28 días. La película recaudó 34.4 millones en taquilla doméstica y significó un Oscar para Theron. Aunque Jenkins ha trabajado más para televisión, e iba a dirigir la segunda película de Thor antes de separarse de Marvel, Mujer Maravilla fue su primera gran película en 14 años. 

En 2015 se dieron dos rescates a franquicias amadas: Jurassic Park y Los 4 Fantásticos

Colin Trevorrow fue elegido para dirigir Jurassic World luego de realizar una comedia de ciencia ficción independiente en 2012 llamada Safety Not Guaranteed con un presupuesto de 750 mil dólares. Recuperó 4 millones en taquilla. Por su parte Jurassic World costó 150 millones de dólares, pero recaudó 652 millones. Tanto fue el éxito que Trevorrow será quien cierre la nueva trilogía de Star Wars. 

En 2012, Josh Trank también hizo un filme de ciencia ficción independiente. El presupuesto de Chronicle fue de 12 millones de dólares con una recaudación en taquilla doméstica de 64.5 millones. Su siguiente trabajo fue el reboot de Los 4 Fantásticos, una película que costó 120 millones pero apenas si juntó 56 millones en entradas. 

Eso es lo que se conoce como fracaso taquillero. Pero el siguiente trabajo de Trank es una película sobre los últimos días de Al Capone que protagonizará Tom Hardy.

Si observas las trayectorias de Jenkins, Trevorrow y Trank, verás la representación de un problema más grande. 

En enero de 2017, un estudio conducido por el fondo USC Annenberg Media, Diversity, & Social Change Initiative encontró que de las 100 películas más taquilleras de los últimos 100 años, 44 habían sido dirigidas por mujeres. Pero hay 23.8 directores hombres por cada realizadora. 

Solo unas semanas después, la Comisión por la Equidad de Oportunidades Laborales (EEOC, por sus siglas en inglés) liberó una investigación de un año y medio en la que se reveló que los estudios de Hollywood sistemáticamente frenan a las directoras. 

Por supuesto, Hollywood no es la única industria donde esto sucede. Según la EEOC, esto es sumamente claro en la industria tecnológica

Un análisis suizo mostró que cuando un hombre y una mujer ofrecen su pitch a fondos de capital privado para financiar sus compañías experimentan suertes muy distintas. Al describir a los emprendedores a puerta cerrada, los inversionistas dijeron que los hombres eran “sensibles, cautelosos y cuidadosos”, mientras que las mujeres eran calificadas como “demasiado cuidadosas y poco arriesgadas”.  Donde los hombres eran vistos como “llenos de experiencia y con conocimiento real del mercado”, las mujeres eran vistas como “con experiencia, pero demasiado preocupadas por la situación del mercado”. 

Y esas impresiones se reflejaron en las inversiones que se realizaron. El 53% de los pitchs de mujeres fueron rechazados y cuando eran aceptadas, solo obtenían el 25% de lo que pedían en financiamiento. Mientras tanto, solo el 38% de los hombres fueron rechazados, pero cuando eran aceptados conseguían el 52% del capital que requerían. 

En Estados Unidos en 2016 el 60.5% de los emprendedores fueron hombres y el 39.49% fueron mujeres. Solo el 4.2% de los CEOs de las 500 empresas más ricas de Fortune son mujeres. Pero esta es la cosa, parafraseando a Michelle Wolf, ellas no van a dejar de emprender. 

El éxito de Mujer Maravilla nos recuerda otra película de superhéroes que salió recientemente. La nominada al Oscar Hidden Figures cuenta la historia de las matemáticas de la NASA Katherine Johnson, Dorothy Vaughan y Mary Jackson, sin cuyo trabajo el hombre nunca hubiera llegado a la luna. 

Johnson, quien recibió la Medalla de Honor de manos de Barack Obama, tuvo una carrera fenomenal, pero era una heroína que pocos conocían antes del filme. 

Tono dos lecciones de Hidden Figures. ¿Te imaginas de qué innovaciones nos estamos perdiendo por las ideas limitadas que tenemos sobre quién merece ser escuchado y quién no?, ¿Cuáles problemas seguirán sin solución porque creemos que solo un tipo de persona puede hacer cálculos, dirigir una película o tener una empresa? 

La respuesta es bastante clara. Al menospreciar a alguien (y no darle la oportunidad de siquiera buscar el éxito) porque no se ve o es como otros lo son es dispararnos en el pie. 

Mientras tanto, ¿qué hacen los consumidores que se apasionan con un problema del sistema? Votan con sus carteras.  Por eso Mujer Maravilla es la película número 1 del momento. 

My Queue

Your Queue is empty

Click on the next to articles to add them to your Queue