My Queue

Your Queue is empty

Click on the next to articles to add them to your Queue

3 puntos para hacer innovación disruptiva

Si quieres hacer disrupción, debes estar dispuesto a destruir tu propio producto constantemente y atender los cambios en las necesidades de tu cliente. Porque sino lo haces tú, lo hará alguien más.
3 puntos para hacer innovación disruptiva
Crédito: Depositphotos.com

La prueba de que todo negocio tradicional puede hacer innovación disruptiva es Netflix. En 1997, Reed Hastings recibió una multa de US$40 por no devolver a tiempo la película Apolo 13 en un local de Blockbuster. Así que decidió crear una empresa de alquiler de filmes con una plataforma de video on line y entregas por correo postal, con una tarifa mensual por un número ilimitado de rentas.

Después eliminó el costo de las tiendas físicas aprovechando la tecnología streaming, adquirió series reconocidas para distribuirlas en su canal. Y en 2011 inició con su primera producción House of Cards. Actualmente, Netflix tiene 83.2 millones de suscriptores de paga en el mundo, quienes cada día consumen 125 millones de horas de contenido. Su valor de capitalización es de US$54,291 millones.

Cambia las reglas

La disrupción es la “alteración irreversible de las reglas bajo las que se compite en un mercado o industria”, explica Salvador Aragón, director general de Innovación de IE Business School. Este cambio se puede dar a través de crear un nuevo mercado, categoría o producto que remplace al existente.

Algunos atribuyen el término innovación disruptiva a Clayton Christensen, de la Universidad de Harvard en 1995. Sin embargo, Luis Arnal, de la consultora de innovación Insitum, asegura que su origen proviene del concepto de destrucción creativa de Joseph Schumpeter en 1942.

La destrucción creativa es el reemplazo de un producto actual por uno más conveniente, práctico, valioso y rápido, usando una tecnología que no existía antes. Tal como lo hizo Netflix, que constantemente destruyó su propio producto no sólo usando tecnología, sino enfocándose “en el cambio de las necesidades y preferencias de los clientes”, explica Arnal.

Startups al rescate

“Las startups se caracterizan por encontrar y aprovechar las anomalías del mercado. Una vez que las detectan ofrecen soluciones, con un mejor servicio a bajo costo y después le quitan mercado a las grandes empresas”, dice Luis Arturo Márquez, de EGADE Business School.

El mercado de la disrupción es pequeño en América Latina y México. Por eso, las grandes empresas buscan aliarse con las startups que están más cerca de los clientes y atienden mejor sus necesidades. Es ahí donde hay una gran oportunidad para quienes emprenden. 

Cómo hacer disrupción

Para lograr que los negocios tradicionales hagan disrupción, como lo hacen ahora algunas startups, los expertos aconsejan:

1. Enfócate en los cambios de las necesidades de tu cliente.

2. Piensa cómo puedes ahorrarle tiempo y trabajo. 

3. Sigue las tendencias en tecnología.