My Queue

Your Queue is empty

Click on the next to articles to add them to your Queue

Cómo evitar errores al hacer presentaciones

Los mexicanos hacen una presentación una vez al mes, entre exposiciones escolares, pitchs y juntas de trabajo.
Cómo evitar errores al hacer presentaciones
Crédito: Depositphotos.com

Un mexicano realiza presentaciones por lo menos una vez al mes. Ya seas estudiante o profesional, ponerte frente a un público es algo que forma parte de la vida diaria. Por tanto, es muy importante mantener la calma para evitar que los nervios se apoderen de tu persona.  Pero ¿qué más necesitas saber para dar la mejor presentación del mes?

Voy a compartir contigo algunos consejos para que desarrolles la ponencia que convencerá a quien tengas enfrente, ya sea tu jefe, tus colegas, un inversionista e incluso tu profesor de la universidad.

Límite de tiempo

Lo primero que necesitas considerar es que una presentación inicia desde el momento en que comienzas a prepararte. El punto clave es la práctica, por lo que tener preparado tu discurso, te ayudará a sentirte cómodo y sobretodo confiado respecto a lo que estás hablando, en vez de confiar por completo en la presentación para conseguir mediante ella una gran ponencia.

Tu material visual de apoyo es únicamente eso: un apoyo. Si tu presentación tiene muchas diapositivas llenas de texto, no significa que va a hacer el trabajo por ti, solamente llevará a tu audiencia al aburrimiento y perderán interés sobre lo que estás hablando.

El cerebro humano pondrá la mayor parte de su concentración sobre el texto y dejará de escuchar a la persona que tiene en frente. Toma en cuenta que tienes 20 segundos o menos para captar la atención de tu audiencia y ganar su confianza, después de estos dos pasos necesitas convencerlos de lo que intentas exponer.

Recuerda que lo más sencillo y breve es lo que mejor funciona, intenta resumir tu pitch en 2 palabras, por muy complicado que suene, ordena tus pensamientos y podrás lograrlo. Al igual que cualquier otra cosa en la vida, pitchear requiere práctica, tomar medidas y ser constante para desarrollar y mejorar tu mensaje.

Cuéntame una historia

Las presentaciones conversacionales son las que permanecen mayor tiempo en la memoria. ¿De qué estoy hablando? Como mencioné párrafos arriba, en el momento en que comienzas a dar una ponencia necesitas captar la atención de tu público. La forma más efectiva de hacerlo es contando una historia, esto se debe a que las personas suelen poner más atención si ven cómo se desarrolla una narrativa.

Dentro de esta técnica se suele hacer una presentación inclusiva, es decir, provocar que el público interactúe durante la ponencia. Para ello necesitas incorporar y entrelazar componentes interactivos y elementos visuales en tu discurso con el fin de captar la atención de todos los presentes.

Ya que estás incluyendo a tu público en la presentación debes hacer tu tarea y asegurarte de aprender lo más que puedas de la persona u organización que quieres impresionar. Siempre mantente un paso por delante de tu audiencia.

Por otro lado, el tono que utilices también va a afectar tu presentación, si el ambiente es amigable y relajado, o formal y profesional, necesitas adaptarte. Los procesos de tono más exitosos se basan en conexiones empáticas, ese es uno de los puntos que debes considerar al momento de hablar frente a tu público. Además, conocer las necesidades de tu audiencia te ayudará a  posicionarte como un recurso valioso, debido a lo que ofreces y entregas.

Ponte en mis zapatos

Como recomendación final: ponte en los zapatos de quien te está escuchando. ¿Te agrada mirar a la pared con un texto gigante que apenas puedes leer? A nadie le gusta eso, entonces elimina todo lo que no necesites, confía en tus conocimientos, en la práctica que vertiste en la presentación y mírate desde la perspectiva del público.

Quita todo lo que no sea contenido de valor, cerciórate de que estás entregando información interesante y que sea de importancia para la gente que te está escuchando. Tu objetivo es hacer una propuesta de valor con un discurso que se centre en dos puntos: demostrar la importancia de lo que estás diciendo y el valor que aporta objetivamente sobre su entorno.

Un guión ensayado y sin flexibilidad va a provocar que tus oyentes batallen y realicen esfuerzos extremos para permanecer atentos. Lo cual es cada vez más difícil si tomas en cuenta que cada persona carga un teléfono móvil en la mano y se puede distraer con facilidad, es decir, el período de atención disminuye a cada momento y necesitas hacer algo al respecto.

Realizar una presentación llamativa e interactiva, acompañada de un discurso incluyente y conversacional, son elementos clave para que tu público reciba el mensaje que quieres comunicar de forma rápida y con un alto impacto en la memoria.