Hide this Looking for English Content? Click here

La emprendedora que se alío con caballos para formar líderes

Esta emprendedora descubrió que los caballos pueden ser los mejores acompañantes del hombre para descubrir su liderazgo.
  • ---Shares

En pleno corazón del bosque de Huixquilucan, en el Estado de México, se esconde un lugar en donde los caballos ayudan a las personas a transformarse en líderes. Rodeado de árboles y un cielo que mantiene la constante amenaza de que una tormenta se acerca, sobresale el Rancho San Antonio, un espacio que se ha convertido en la sede del Instituto de Coaching Profesional Asistido con Caballos México (ICPAC).  

La anfitriona de este lugar, que se ubica a 40 minutos de la Ciudad de México, se llama Paola Arreola, una psicóloga con más de 10 años de experiencia en equinoterapia y psicoterapia asistida con caballos.

“Creo que una sociedad consciente de su entorno puede dar más a este país, me apasiona ayudar y es lo que trato de hacer a través de la psicología”, comparte Paola Arreola, directora general de Coaching Asistido por Caballos México, mientras que uno de los cuadrúpedos que asisten a sus pacientes nos recuerda su presencia con un suave relincho.

En 2013, la joven fundó el ICPAC, con la intención de ayudar a las personas a tomar conciencia sobre su vida, los retos a los que se enfrentan, así como sus miedos.

A diferencia de los demás psicólogos, el ‘consultorio’ de Paola es un espacio al aire libre en donde los caballos se convierten en los espejos que reflejan lo que está en el interior de los participantes.

El objetivo central de las sesiones del coaching asistido con caballos es reunir a equipos de trabajo y ponerlos en situaciones complejas, mismas que deben resolver de manera organizada con ayuda de los equinos. Este es el camino que cabalga el hombre para descubrir su liderazgo.

El caballo y el hombre

Años de dedicación llevaron a Paola a descubrir que sus pacientes son cinco veces más eficientes en una sesión de psicoterapia al aire libre, que en las cuatro paredes de su consultorio. Esta conclusión cobra sentido cuando el pasto humedece los zapatos y, lejos del ruido de la ciudad, se mira diferente a las personas con las que se convive a diario en un ambiente laboral.

“Los caballos tienen un 98.9 por ciento de similitud con el ser humano”, explica la psicóloga momentos antes de entrar al picadero y continúa: “son animales de presa, viven en manadas, tienen instintos y roles jerárquicos igual que en la familia”.

Paola invita al equipo, que esa mañana se da cita en el lugar, a entrar y habitar el espacio que pertenece a ‘Juno’ y ‘Petunia’, nombres que los participantes decidieron utilizar para la sesión.

Para algunos, el primer encuentro con estas dos criaturas resulta intimidante, para otros, emocionante. Pero, hay un sentimiento colectivo: nadie sabe qué esperar.


Con los pies enlodados y el sol en su pleno apogeo, Paola pide a los 10 integrantes del grupo ir en busca de objetos que los unan en una cadena. La mayoría corre a tomar cuerdas y flotadores de churro.

El coaching asistido con caballos surgió en Europa, pero, a diferencia de otros países, México se encuentra retrasado en esta práctica.

En 2006, Paola comenzó a dar sesiones de equinoterapia y de inmediato notó los beneficios que el trato con caballos daba a sus pacientes. Sin embargo, la psicóloga sentía que los equinos podían ayudar de otras formas.

Fue entonces cuando la también fundadora del Centro Mexicano de Psicología Integral empezó a investigar sobre el coaching asistido con caballos.

Con una sonrisa debajo del sombrero, la psicóloga pide a sus pacientes caminar “sin soltarse”. Los presentes se miran entre sí y, de manera casi instintiva, toman los extremos de los objetos que eligieron. Hasta ahí la tarea parece ser sencilla.

Sin embargo, Paola pone el primer reto en el ruedo: hacer que los participantes hagan que el par de equinos galopen por todo el picadero. Tras varios minutos sin obtener un resultado favorable, la fundadora de ICPAC se acerca al grupo y explica: “cuando estamos en la oficina todo está programado, pero al sacarlos de su zona de confort, el primer problema que tienen es la falta de comunicación”. Varios de los integrantes asienten con la cabeza.

En la segunda actividad, es la comunicación quien juega un papel protagónico. Las mujeres y hombres del grupo comienzan a intercambiar ideas entre ellos: “caminemos juntos”, “digamos en voz alta con qué pie empezaremos”, “hay que elegir un líder”.

En México existen tan solo dos empresas sólidas en las terapias con equinos, mientras que en España se enseña hasta como una maestría.

Es un gran logro que en México tengamos esta clase de disciplinas”, explica la emprendedora.

Un trote que no cansa

A lo lejos, Paola observa en silencio y una ligera sonrisa comienza a dibujarse en su rostro.

Los gritos, que al inicio inundaban el picadero, comienzan a disiparse. El equipo da el primer paso, después el segundo y el tercero. Cual tren que inicia su marcha, los miembros avanzan sobre el circuito y, acto seguido, ‘Petunia’ comienza a trotar. ‘Juno’, por su parte, ignora al grupo.

Hasta aquí la misión no está completa. El equipo debe hacer que ambos den dos vueltas. “Hay que correr”, grita una de las participantes. Tras varios minutos, los colaboradores logran resolver el problema en equipo y así logran que ambos caballos avancen por todo el circuito.

El uso de aros, cuerdas, pelotas, son básicos para las actividades que se desarrollarán durante esa mañana.

Ella ha descubierto con la práctica que los caballos son los mejores amigos del hombre.

La trayectoria de Paola también ha sido el descubrimiento de una disciplina poco convencional en el país. Por principio, aprendió que, a diferencia de la equinoterapia, en el coaching, los caballos toman el papel preponderante para enseñar a las personas a desarrollar su liderazgo, a través de actividades que van desde guiar al cuadrúpedo alrededor del picadero hasta hacer que esquive obstáculos. Todo esto se hace abajo del caballo.

Mientras que, en la equinoterapia, el movimiento del caballo provoca estímulos a los pacientes que lo montan, ayudando a su rehabilitación.

La idea de convertir a los caballos en guías llevó a Paola a viajar a Estados Unidos para certificarse en la organización internacional EAGALA (Equine Assisted Growth and Learning Association) y, al regresar a México, fundó el ICPAC.

Por ahora, los pasos de Paola se encaminan a introducir el programa de coaching asistido con caballos en la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), lo cual permitiría preparar a nuevos profesionales en esta disciplina.

El grupo que acompaña a Arreola se encuentra asombrado por lo que un caballo les ha enseñado. Algunos se miran y permanecen callados, pero todos saben que parte de su liderazgo ha sido encontrado a lado del trote con un animal que veían lejano.

Paola Arreola no pierde el asombro frente al descubrimiento ajeno. En pleno corazón del bosque de Huixquilucan, los caballos que ayudan a las personas a transformarse en líderes le han enseñan a vencer el miedo de emprender. "Los caballos son seres muy nobles que ayudan a evolucionar a los humanos y están en el mundo para eso".

OK

This website uses cookies to allow us to see how our website and related online services are being used. By continuing to use this website, you consent to our cookie collection. More information about how we collect cookies is found here.