Hide this Looking for English Content? Click here

Los secretos de la comida para equilibrar tus emociones

Nuestros malos hábitos alimenticios son la respuesta de nuestro estado de ánimo. Conoce de qué se trata la alimentación emocional y cómo lograr un equilibrio nutricional.
Los secretos de la comida para equilibrar tus emociones
Crédito: Depositphotos.com
  • ---Shares

¿Sabías que comer ciertos alimentos te puede hacer más feliz? La alimentación es una pieza clave para gozar de buena salud y alcanzar un bienestar tanto físico como emocional.

Por fortuna, los actuales avances científicos en el campo nutricional, nos han permitido conocer hábitos alimenticios adecuados a nuestro sexo, edad y estilo de vida, así como numerosas enfermedades y trastornos derivados de los desequilibrios en nuestra alimentación.

En homenaje a estos conocimientos tan valiosos, vamos a dedicar este post a una alteración en la manera de alimentarnos muy frecuente en la sociedad a la que, sin duda, debemos prestar más atención: la alimentación emocional.

La alimentación emocional es un tipo de ingestión que consiste en comer según un estado de ánimo, en lugar de hacerlo por necesidad. Esta alimentación gira en torno a dos principios básicos:

- Los estados de humor afectan a los hábitos alimentarios.

- Los hábitos alimentarios influyen en los estados de humor.

Hábitos alimentarios y estados de ánimo: la comida como sustituta del equilibrio emocional

El hambre que nos da es una respuesta de escape emocional, se presenta como una necesidad repentina y suele aparecer ligado a algunos estados de ánimo muy concretos y, en estos casos, la necesidad biológica queda relegada a un segundo plano. Se ha comprobado mediante numerosas investigaciones que ciertos estados anímicos como la tristeza, el estrés, la depresión o la ansiedad, tienen en común algunos síntomas: comer en exceso, picar a todas horas o ingerir grandes cantidades de comida basura y dulces.

De esta forma, comer como una solución para sentirse mejor, es una respuesta inadecuada. Esto con el tiempo ocasionará graves trastornos alimenticios como la obesidad o la bulimia, además de baja autoestima y abandono de hábitos saludables. Comer de manera compulsiva alimentos con un alto contenido en grasas y azúcares refleja una afección emocional.

La comida con un alto contenido calórico aporta bienestar durante un periodo a corto plazo, pero, a la larga, el malestar se agravará pues no sólo afectará en el plano emocional sino también en el cognitivo y el físico.

De la misma manera, comer atendiendo solamente al placer sin tener en cuenta las necesidades nutricionales, también es un acto muy perjudicial para la salud, sobre todo si tenemos en cuenta que, en esta ingesta descontrolada predominen alimentos muy procesados, nocivos para la salud y con un bajo valor nutricional.

Esta dieta de gozo y sin control hará que te sientas cansado y de mal humor, además de ocasionarte el desarrollo de enfermedades como la obesidad, la hipertensión, la diabetes, un gran número de afecciones cardiovasculares, depresión, insomnio, baja autoestima u otras enfermedades.

Alimentos que te devuelven el equilibrio y te harán sentir mejor y más feliz

La buena noticia es que existen muchos alimentos que te ayudarán a encontrarte mejor, tanto física como anímicamente, nos referimos a aquellos con un alto contenido en triptófano, un aminoácido que provoca la liberación de serotonina. De esta manera, los alimentos ricos en este aminoácido, son antidepresivos naturales que harán que te sientas más feliz y tranquilo, además de ser beneficiosos para una nutrición correcta y equilibrada.

La serotonina está vinculada con la sensación de bienestar, la felicidad, un descanso correcto, una mayor autoestima y un estado de ánimo positivo. Además, esta hormona, también cumple otra función significativa en el cerebro puesto que equilibra neurotransmisores y estos son importantes por su relación directa con la ansiedad, los trastornos alimenticios y con los comportamientos obsesivos.

Algunos de los alimentos ricos en triptófano son por ejemplo el pollo y el pavo, el queso, la soja, el pescado, las nueces, las semillas, los huevos, las legumbres, los cereales, los pescados azules, los frutos secos, frutas como los plátanos o las ciruelas, además de las espinacas, el brócoli, las zanahorias o los dátiles. Por tanto, si quieres sentirte bien y feliz te recomendamos incorporar la mayoría de ellos a tu dieta.

Se dice que la felicidad tan sólo está presente de forma puntual y que siempre es pasajera, pero, en realidad, se trata más bien de un estado que podemos aprender, y, como con cualquier aprendizaje, debes comenzar por su base: el equilibrio nutricional.

OK

This website uses cookies to allow us to see how our website and related online services are being used. By continuing to use this website, you consent to our cookie collection. More information about how we collect cookies is found here.