My Queue

There are no Videos in your queue.

Click on the Add to next to any video to save to your queue.

There are no Articles in your queue.

Click on the Add to next to any article to save to your queue.

There are no Podcasts in your queue.

Click on the Add to next to any podcast episode to save to your queue.

You're not following any authors.

Click the Follow button on any author page to keep up with the latest content from your favorite authors.

Noticias / Ecosistema emprendedor

Conoce el primer auto eléctrico 100% mexicano

El Zacua es un coupé de dos plazas totalmente armado en Puebla.
Conoce el primer auto eléctrico 100% mexicano
Crédito: Cortesía Motores Limpios
- Entrepreneur Staff
2 min read

México ya es una potencia en la producción de automóviles, pero ¿te imaginas que se convierta en uno de los mayores fabricantes de vehículos no contaminantes? 

Una empresa quiere empezar a competir en la industria que está dominada por Tesla Motors de Elon Musk. Motores Limpios presentó hace unos días Zacua, un coupé de dos plazas eléctrico totalmente armado en Puebla. 

Según dijo Jorge Martínez, presidente ejecutivo de la compañía, la línea de ensamble cuenta con 30 empleados que construyen 100 unidades que entrarán al mercado a finales de 2017. 

El Zacua tiene un motor eléctrico desarrollado por Dynamic Technological Alliance, batería china y un diseño de la empresa francesa Chatene.  Puede recorrer 160 kilómetros con una sola carga de ocho horas de batería, alcanzar una velocidad máxima de 95 km por hora y tendrá un costo de 460 mil pesos. 

En un primer momento se comercializará un número limitado de los modelos M2 y M3, pero se espera aumentar la demanda en 2018. 

De acuerdo con Martínez, el usuario podrá instalar un sistema de carga con un medidor de la Comisión Federal de Electricidad (CFE) y tendrá puertos compatibles para vehículos eléctricos de otras marcas. 

¿Qué opinas de estos esfuerzos para poner a México en el mapa de industrias verdes? ¿Comprarías un auto eléctrico? 

¿Ups? Científicos producen accidentalmente una enzima que devora el plástico