Juguetes conectados a internet servirían para espiar a niños: FBI

La agencia estadounidense dice que sensores, micrófonos, cámaras y otros componentes "pueden poner en riesgo la privacidad de los pequeños".
This story originally appeared on PCMag

¿El juguete de tus hijos está conectado a internet? Podría estar mandando la información personal del pequeño a desconocidos sin tu consentimiento. Al menos esa es la advertencia que esta semana lanzó el FBI.

La agencia estadounidense publicó un comunicado pidiendo a los consumidores “considerar la ciberseguridad de sus hijos antes de comprar juguetes inteligentes e interactivos”. El FBI no señaló marcas particulares, pero remarcó que aparatos con sensores, micrófonos, cámaras, memorias y otros componentes multimedia “podrían revelar información sin el consentimiento de los padres”.

Según el buró “los juguetes con micrófonos pueden grabar y guardar conversaciones con datos como el nombre del niño, su escuela, gustos y disgustos, actividades favoritas y otras cosas”.

Estos juguetes generalmente requieren la creación de una cuenta por parte de los adultos. Tal vez incluso tengan una aplicación conectada, pero si esos datos caen en las manos equivocadas, ya sea por negligencia de la compañía o por una violación de la privacidad, “pueden ayudar al robo de identidad infantil”.

“Adicionalmente, el posible mal uso de información como la localización GPS, los filtros de fotografías  y videos pueden exponer al niño en riesgo de ser explotado”.

El FBI pidió a los padres a leer con  cuidado los términos de servicio de los juguetes e investigar si los datos que recolecte se compartirán con alguna otra empresa en la nube. Los juguetes solo deben poder conectarse a una red segura como el WiFi doméstico.

La agencia no está siendo paranóico. Han ocurrido situaciones en las que los juguetes conectados a internet han sido hackeados. Por ejemplo, Hello Barbie fue criticada por sus medidas de seguridad, mientras que al principio de este año una dependencia germana pidió a los padres deshacerse de sus muñecas My Friend Cayla y los iQue robots luego de que una conexión Bluetooth vulnerable permitía que el juguete fuera monitoreado por hackers.

En 2015 una violación a la base de datos de VTech Learning Lodge expuso los nombres, correos, direcciones, passwords, ubicaciones e historiales de navegación de 4.8 millones de adultos que compraron productos online. Y junto con esos datos también se vulneraron los nombres, géneros y cumpleaños de más de 200 mil niños.

My Queue

Your Queue is empty

Click on the next to articles to add them to your Queue