My Queue

Your Queue is empty

Click on the next to articles to add them to your Queue

Por qué debes ver la pelea entre Mayweather y McGregor

Un negocio se trata de vender, pero a veces esto significa enfrentarte mucho al "No". Tus reacciones ante el rechazo te hacen un campeón.
Por qué debes ver la pelea entre Mayweather y McGregor
Crédito: Matthew Lewis | Getty Images

Este fin de semana, Conor McGregor peleará contra Floyd Mayweather, el mejor boxeador del mundo con un récord de 49-0. Estaré observando, eso es seguro, pero no para ver quién gana. Lo que me realmente me interesa es ver cómo maneja la conferencia de prensa posterior al encuentro la persona que pierda.

Desde el exterior, no hay nada sobre mí que te haga pensar que soy fanático de la Ultimate Fighting Championship (UFC), la mayor empresa de artes marciales mixtas en el mundo. Entonces, ¿por qué me metí en la UFC?

Fue justo después de que empecé mi compañía Chorus.ai y vivía de las ventas del día a día. Eso es lo que haces cuando arrancas un negocio. Le vendes a los inversionistas, a los nuevos empleados y a los clientes. Yo le estaba apostando mucho a idea nueva que no había sido probada: una herramienta que te ayudara a analizar las conversaciones de los equipos comerciales de una empresa para estudiar por qué cierran o fracasan una venta y por qué algunos vendedores son mejores que otros. 

Como emprendedor te expones ante tu familia, amigos y el mundo. Luego fallas, y a veces mucho. El fracaso apesta y muchas veces nuestro primer instinto es escondernos.

En la UFC, las personas más preparadas del mundo pueden perder en uno de los escenarios más televisados de una manera muy cruda. Caen a lo más bajo luego de pasar semanas diciéndole al mundo que son los mejores. Aunque suene muy raro, una parte de mi siente mucha empatía por los perdedores de las contiendas.

Aquí van algunos ejemplos.

Ronda Rousey

Ronda Rousey había sido una luchadora invicta por largo tiempo y fue una de las mega estrellas de la UFC hasta que fue noqueada por un golpe en la cabeza de parte de Holly Holm.

Conor McGregor

Conor McGregor tuvo un ascenso meteórico, luchando contra los mejores de su división de peso pluma. Luego, se enfrentó a José Aldo, un campeón que no había perdido una pelea en 10 años. Conor dejo inconsciente solo 13 segundos de arrancada su lucha en el Octagon. A continuación, el peleador subió a una nueva división de peso para luchar contra el campeón de peso ligero. Debido a una lesión, Nate Díaz fue sustituido dos semanas antes del encuentro. Conor perdió por la “sumisión”, lo que significa que se dio por vencido. Esta derrota ante el #10 de la clasificación de peso ligero rompió la racha de 15 victorias seguidas de Conor y su aparente invencibilidad.

Cody Garbrandt

Dominick Cruz es reconocido como el mejor peso gallo de todos los tiempos. Se convirtió en campeón, pero luego tuvo renunciar a su cinturón y fue marginado durante tres años debido a lesiones en la rodilla y cirugías subsecuentes. Después de tres años, regresó e inmediatamente luchó contra el entonces campeón TJ Dillashaw y le ganó. En su siguiente pelea, no sólo perdió, sino que fue superado por Cody Garbrandt.

Basándome en lo que he visto de la UFC, aquí hay tres maneras en las que puedes manejar las pérdidas catastróficas. Elije la que creas que va con tus valores:

1. Desaparece como Ronda Rousey

Después de haber sido eliminada por Holly Holm, Rousey desapareció del Octagon y del público durante un año. Hasta el día de hoy, ella no habla de su derrota con Holly. Muchos aficionados se preguntan si alguna vez volverá a pelear.

2. Vuelve y lucha otra vez como Conor McGregor

Se presentó devastado a la rueda de prensa posterior a la lucha. A pesar de que Nate Díaz fue un contrincante terrible para él, exigió y consiguió una revancha inmediata con las mismas condiciones de pelea. Ganó la revancha por Decisión Mayoritaria y luego consiguió el cinturón de peso ligero. Se convirtió en el primer luchador del UFC en sostener cinturones de dos clases diferentes de peso simultáneamente.

3. Sé tan honorable como Dominick Cruz

Perdió por primera vez en una actuación dominante con Cody Garbrandt. En vez de decirte cómo lo manejó, te invito a que veas el video posterior a la pelea. Yo lo estoy guardando para enseñárselo a mis hijos cuando crezcan y sufran la derrota.

Aquí están las lecciones que he encontrado en la UFC y que se pueden aplicar a la vida emprendedora:

Aparécete todos los días

No importa si tuviste un buen o mal día. Debes levantarte y llegar al día siguiente al trabajo. Puedes estar seguro que las personas que más se esfuerzan por ser profesionales son las que llegan al éxito.

Construye la confianza que necesitas en el campo de batalla desde afuera

La confianza puede ser el factor que determine si ganas o pierdes. Permea todas las partes de tu mente, el lenguaje de tu cuerpo y tus acciones. La confianza que generes para un aspecto de tu vida se reflejará en todos. Si tuviste malos resultados comerciales en el trimestre o no pudiste firmar un buen negocio, puedes inspirarte de los triunfos de otras partes de vida para seguir adelante.  Los peleadores se esfuerzan mucho en los entrenamientos para que estén a punto de darse por vencidos en una pelea, recuerden todas las otras veces que se sentían desvanecer y siguieron adelante.

Siempre aprende de los demás

Las artes marciales mixtas son así: mezcladas. Los peleadores entrenan con personas que son mejores que ellos en una disciplina diferente a la suya (por ejemplo, boxeo, jiu jitsu, lucha libre, etc.), para tener una preparación más completa. Rodéate de gente con súper poderes para maximizar tus puntos fuertes como un equipo. No elijas a personas solo para minimizar tus debilidades. Mejor aprovecha para aprender de otras personas.

No hay nada de malo en admitir los errores y aprender de ellos. 

Hasta las mejores personas fallan de vez en cuando. Construye una cultura en tu empresa en la que esté bien aprender de los errores que se cometan. Cuando pierdas un contrato o una venta, estudia qué fue lo que pasó para ver qué pudiste hacer de manera diferente. Hazlo con regularidad y seguro serás un campeón.