My Queue

Your Queue is empty

Click on the next to articles to add them to your Queue

Se acabó "papá" gobierno: Inadem

Es la misión que tiene Alejandro Delgado Ayala, presidente del Inadem, quien ha hecho ajustes a los programas de la institución para poner en el centro la innovación e incrementar la productividad del país.
Se acabó "papá" gobierno: Inadem
Crédito: Eduardo Islas

Apasionado del servicio público y de la actividad emprendedora, el presidente del Instituto Nacional Emprendedor, Alejandro Delgado Ayala, asegura que la única manera en que México será un país plenamente desarrollado es fortaleciendo la innovación, la ciencia y la tecnología. “Lo único que genera valor para mi es la innovación”, dice enfático al considerar que es a través de ella como las Pymes pueden hacerse más productivas y competitivas.

Delgado Ayala asumió el cargo en mayo pasado en un momento en que el organismo sufre el peor recorte de recursos en su historia. Este año le fueron asignados 3, 760 millones de pesos, un 52% menos que en 2016, cuando se le destinaron 7, 222 millones en presupuesto.

Pero esta circunstancia no desanima al también candidato a doctor en Derecho por la Universidad de Stanford. “Estoy encantado de estar en este reto viendo cómo –sin llegar a menos–, somos más eficientes con menos recursos”, dice. Y ya tomó las primeras acciones: redujo el número de convocatorias del Fondo Nacional Emprendedor 30 a 14 para enfocarse en las que han demostrado ser aquellas de mayor impacto y más demandadas.

“Este año estamos privilegiando sectores estratégicos, cadenas productivas y regionalización, porque te da la oportunidad de llegar a más”, comenta. Permanecen también los programas de desarrollo de negocios; financiamiento y capital, donde se brinda atención al emprendimiento de alto impacto; y el destinado a MiPymes, que considera fundamental.

Este segmento constituye el 98.8% de las unidades económicas y que crea el 73% del empleo nacional, “pero que es al mismo tiempo el menos productivo”, dice el también maestro en Ciencias Jurídicas por la Universidad de Georgetown. “Tenemos el gran reto de la productividad de las empresas y lo estamos resolviendo poco a poco porque son políticas que dan resultados cuando las mantienes a largo plazo”, comenta.

Así, confía que el año que entra el Inadem no sufra un recorte adicional, “en virtud de que se trata de una política que impacta a la gente que quiere trabajar para producir, que quiere generar una economía autosustentable y que es un sector masivo”, añade.

En entrevista con Entrepreneur explica que con asesorías, consultoría, financiamiento, recursos y subsidios esta administración ha apoyado a 3.1 millón de Pymes y emprendedores. Sin emabargo, reconoce que se deben seguir haciendo ajustes.

¿Qué reformas le urgen al Inadem para tener mayor impacto?

Tenemos que seguir privilegiando los programas que nos multiplican y nos permiten llegar a más. Como con el Programa de Incubación en línea en el que las empresas pasan un proceso de alta disciplina, que las certifica y que automáticamente les da un ingreso a una convocatoria especial. Es el tipo de modelos en donde agregamos valor multiplicando los recursos, como sucede con las vitrinas de productos públicos y privados que ofrece la Red de Apoyo al Emprendedor; los fondos de capital y el Sistema Nacional de Garantías, maneras en que el recurso del Inadem se puede multiplicar para la masa.

El proceso de evaluación de los proyectos a través de métodos externos, objetivos e imparciales está bien, aunque hay cosas que mejorar. Tenemos que entender mejor al emprendedor en nuestros procesos de evaluación por medio de consejos especializados o paneles de expertos especializados en emprendimiento, por citar un caso. Me gustaría mucho mejorar eso sin perder la objetividad y seguir multiplicando el recurso y reducir lo que damos en subsidio. De hecho, estamos en un proceso de evaluación con el Banco Mundial para ver cuál es el impacto y ver si hicimos más productivas a las empresas, las hicimos más grandes o dependientes de un recurso gratuito. Ese es un elemento muy importante para que podamos realinear.

¿Los emprendedores han dejado de lado el paternalismo?

Yo fui emprendedor y convivo con el ecosistema y tengo la idea de que son la gente más aguerrida, soñadora y apegada a su sueño de hacer las cosas. Quizá acuden a subsidios porque existe y es una manera  de mejorar en termino de valores competitivos. Pero lo que más piden ellos es un piso parejo: es decir, déjame abrir rápido, existir rápido, ayúdame a cumplir mis obligaciones por medio de tu capacidad, capacitación, expertos, pero no veo al emprendedor mexicano como uno que esté buscando un papá gobierno. Sí busca un entorno amigable y por eso la altísima relevancia de un modelo de una infraestructura de apoyo, soporte y servicios pero de un ecosistema no sólo de gobierno.

¿Seguimos siendo un país changarrero?, ¿cómo se fomenta la creación de más empresas de alto impacto?

La base de la pirámide existe aquí y en cualquier país del mundo y es muy importante que trabajemos con ella. Son micronegocios que existen en nuestros pueblos, ciudades, colonias, barrios y van a seguir existiendo. Son los abarrotes, los tallercitos, un sinúmero de empresas pequeñas que sustentan el autoempleo y que le dan vida económica a una parte muy importante de los mexicanos. Tenemos que acompañarlos, darles capacitación y tecnificarlos. Eso no va a cambiar ni aquí, ni en California, Boston, Austin o Hamburgo. Existe y es nuestra responsabilidad: estar con ellos, no sólo con los emprendedores de alto impacto. Seguimos siendo un país de micros y por lo mismo la gran relevancia de no reducir más el presupuesto sino fortalecerlo, porque en medida que hacemos que ellos sean más productivos y no más grandes seremos un país más justo.

¿Qué se necesita para convertirnos en otro Israel o Silicon Valley?

Tenemos un ecosistema tremendamente evolucionado, cualitativa y cuantitativamente superior al que teníamos hace 10 años. Por ejemplo, el Inadem ha participado y metido recursos, disciplina, metodología y alianzas internacionales para que se sigan mejorando. Hoy tenemos reconocidas 45 incubadoras de alto impacto, 36 aceleradoras y 23 fablabs y maker spaces. Es una infraestructura que cada una tiene factores de multiplicación impresionante. Por ejemplo, MassChallenge en año y medio tiene ya 29 empresas de emprendimiento de alto impacto y han  logrado invertir en ellas más de 5 millones de dólares. Para los que hemos estado en el mundo emprendedor de alto impacto es una cosa impresionante.

El Valle del silicio tiene 40 años y en 2001, cuando visité Israel, ya tenían una evolución tremenda de startups. Nos llevan algo pero hay que tomar en cuenta que somos un país joven y grande con enorme potencial. Si me preguntaras por cuál país apostaba, lo haría por México, por mucho. Solamente que el ciclo de innovación, lo tenemos que seguir fortaleciendo.

En Israel el gobierno se enfocó en establecer las condiciones adecuadas para favorecer el crecimiento natural del emprendimiento. ¿Cómo ofrecer este piso parejo en México?

Desde mi óptica, el piso parejo es que tengan acceso a capital, acceso a financiamiento, que puedan abrir y cerrar fácil. La evolución que lidero el Secretario de Economía con las Sociedades de Acciones Simplificadas (SAS) es realmente una transformación: el abrir en 24 horas en línea, registrarte en Hacienda y el IMSS, cuando antes tardabas mes y medio, y además a cero costo. Este tipo de cosas son las que nos van a dar un poco el tema, pero eso es sólo una parte. El ciclo de la innovación es algo que tenemos que seguir profundizando, es decir, el cómo seguimos como país fortaleciendo la infraestructura de innovación y desarrollo; de desarrollo tecnológico y ciencia aplicada por medio de los grandes centros de educación y su vinculación con programas concretos. Hablo de hospitales, del sector industrial, de servicios, del sector bancario, como sucede en otros países como Estados Unidos que es la unión del que está en el mercado y quien está aplicando la tecnología con el que está para desarrollarla. Hoy tenemos nuestro gran centro de ciencia y tecnología es la UNAM, pero deberíamos de tener muchos más. Es un tema en el que el Conacyt está trabajando pero que toma tiempo, como la reforma educativa. Tenemos que seguir trabajando para que el ciclo de innovación, de invención y desarrollo de patentes de este país sean más virtuoso y más profundo. Eso trasmina en el sector emprendedor. El eje central el del Valle del Silicio, de California, es Stanford y Berkeley; de Austin, la Universidad de Texas; y de Boston, Harvard y el MIT. Los tres tienen un modelo muy parecido: un gobierno que entra fuerte con programas en donde todos los hospitales, grandes centros que aplican en el mercado los avances están haciendo programas con becas y subsidios desde arriba. Y son multianuales, de seis u ocho años. La ciencia y la tecnología no se crea de un día para el otro. Ese ciclo es el que creo que debemos seguir fortaleciendo, amén de estar la red de incubación e innovación, que es más del lado de utilizar y aplicar lo que se ha hecho.

¿Qué falta para lograr una mayor vinculación entre el sector público y privado?

Hemos avanzado, se tiene a la Red de apoyo al emprendedor que incorpora todos estos programas donde está el sector público y privado. El trabajo con universidades, con las que tenemos 12 incubadoras y 10 aceleradoras bajo el modelo de la cuádruple hélice y hay que seguir profundizando ese trabajo e incluso fortalecer nuestros nexos con la SEP, con quien recientemente lanzamos un programa de Hubs de innovación.

Además, voy a crear el consejo consultivo del Presidente del Inadem en materia de emprendimiento innovador, que aún no tiene nombre, y donde pienso incorporar a tres segmentos a priori: la infraestructura del emprendimiento innovador, es decir tres o cuatro líderes muy buenos, gente que tiene la experiencia y está operando y nos puede dar un valor. Luego, incorporar tres o cuatro emprendedores que están  avanzando y que ya superaron el arranque y que están en el reto del crecimiento y luego los corporativos, un generador de innovación, de empresas y oportunidades.

En nuestros consejos participa el sector privado. Está la Concamin, Concanaco, el CCE, entre otros líderes, pero quiero tener medios mucho más cotidianos. Tengo la intensión de reformar los consejos estatales que existen en ley pero no se ha creado ni uno, y si no nos da el tiempo, al menos hacer consejos regionales de diálogo.

¿Cómo ve la evolución de las empresas fintech y qué opina de la ley que se está gestando en la materia?

El tema fintech ha tenido una explosión importante a nivel global y a nivel México especialmente [en el país hay 238, según el último reporte de Finnovista].  Es un tema fundamental y está en mi agenda desde el primer día. Hay que cuidarlo y fortalecerlo, vigilar que no tome vertientes en donde ponga en riesgo su subsistencia por abusos o falta de cuidado al consumidor, al inversionista o al ahorrador. Algunos países como Estados Unidos o Inglterra ya lo legislaron. La instrucción del secretario de Economía es que el Inadem se meta a revisar a detalle la propuesta de ley que existe para que regule y no inhiba la creción de estas empresas.

¿Si tuviera que iniciar un negocio, en qué área emprendería?

Insistiría en el negocio que fundé hace algunos años. En 1998, un emprendimiento que se trataba de solucionarle la problemática de los archivos obsoletos en las empresas. Es un segmento no atendido incluso hoy.  Nosotros estuvimos tres años en el mercado y nos llegó el dotcom crash (crisis de las puntocom, un fenómeno de colapso económico generalizado de ciertas empresas de internet, consecuencia de la rápida valorización que experimentaron durante la llamada burbuja de las puntocom entre los años 1997 y 2000). Hicimos una plataforma multilado (multiside plataform) que unía en una forma dinámica a tenedores de activos obsoletos y  excedentes junto con sus clientes, empleados, compradores, cadenas hacia atrás y adelante con el afán de que compraran esos activos en la manera y forma en que ellos quisieran. Hicimos un modelo de subasta, abierta y cerrada por invitación y ese modelo me encanta. Sigo creyendo en él.