My Queue

Your Queue is empty

Click on the next to articles to add them to your Queue

5 maneras en las que saboteas tu propia felicidad

El miedo y la felicidad no pueden existir juntos dentro del mismo cerebro.
5 maneras en las que saboteas tu propia felicidad
Crédito: Depositphotos.com

La felicidad es más que sentirse bien. En realidad, existe una amplia gama de beneficios. Estos incluyen ser más saludables, fortalecer nuestras relaciones y aumentar la productividad. Ser feliz también nos anima a hacer contribuciones positivas a la sociedad.

En pocas palabras, la felicidad es muy importante si quieres tener una vida exitosa. Pero, ¿qué te impide permanecer feliz?

Aquí hay cinco factores que están bloqueando tu felicidad:

1. Auto derrotarse 

"Si eres como la mayoría de la gente, conoces bien a tu crítico interno. Esa voz que te juzga dentro de tu cabeza, la que te hace dudar, te menosprecia y constantemente te dice que no eres lo suficientemente bueno", dice la doctora Jennice Vilhauer.

 En cuanto a la voz interio, la especialista dice que muchas veces "te dices cosas negativas, cosas que ni siquiera soñarías con decirle a otra persona. Cosas como 'Soy tan idiota', 'Soy falso', 'Nunca hago nada bien' o 'Nunca lo lograré'”.

Incluso si esa voz dentro de tu cabeza está equivocada, no importa. Esa repetitiva y contaminada mentalidad negativa causa un daño serio.

La buena noticia es que puedes dejar de sabotearte haciendo esto:

+ Calmarte y prestar atención a tus pensamientos. Esto te ayudará a notar las críticas exageradas. 

+ El Dr. Vilhauer sugiere que separes al crítico de tu propia identidad y que le des un nombre tonto.

+ Habla con tu crítico interno y dile que se vaya.

+ Sustituye la crítica por rasgos positivos de tu persona.

2. Evitar conexiones profundamente significativas

"Se sabe que la experiencia humana es acerca de conectarse con otras personas. La conexión es lo que proporciona valor y significado a nuestras vidas. Estamos hechos para eso”, afirma el autor, empresario y fotógrafo James Clear.

"Por ejemplo, se descubrió que las personas con fuertes lazos sociales eran más saludables y corrían un menor riesgo de muerte. Incluso, los lazos de amistad pueden ayudar a combatir el cáncer”.

La investigación también muestra que estar en una relación a largo plazo, como el matrimonio, disminuye el riesgo de depresión, suicidio y abuso de sustancias.

"Y otro estudio a casi 6 mil personas mostró que el matrimonio conduce a una mayor longevidad, mientras que el permanecer soltero es la mayor causa de muerte prematura".

En pocas palabras, "las conexiones y pertenecer a algún lugar son cosas esenciales para una vida sana y feliz", ya sea la amistad, el matrimonio o la familia. Necesitamos conexiones cercanas para estar sanos.

De hecho, London School of Economics realizó una investigación que mostró que la salud mental y las relaciones sociales son la clave para la felicidad.

¿Qué pasa si relacionarte es un problema porque eres introvertido? Soluciona el problema conectando con gente en línea. Júntate con alguien extrovertido, adopta sus rasgos y practica tu tono de voz.

3. Compárate con los demás

Compararse con los demás es normal, todos lo hemos hecho desde que éramos niños, pero es una pérdida de tiempo y de energía. Tal como Mark Twain dijo, "compararse es la muerte de la felicidad”.

Las investigaciones demuestran que compararse con los demás conduce a tener sentimientos de envidia, baja autoestima y depresión. La crítica constante también compromete nuestra capacidad de confiar en los demás. Además, investigadores de la Universidad de Stanford, la Universidad de Syracuse y la Universidad de California en Berkeley descubrieron que la gente parece mucho más feliz y menos preocupada de lo que realmente es.

Podrías estar comparándote con alguien que realmente no es feliz. Sabes bien que eso es cierto. Todos hacemos un mal juicio de nosotros mismos. En otras palabras, compararse podría ser una evaluación inexacta.

4. Falta de gratitud

Es común que nos fijemos en las cosas que no tenemos y no nos detengamos a pensar en lo que sí tenemos. Haz una pausa y aprecia todo lo que tienes. Yo escribo las cosas por las que estoy agradecido todas las noches. Pero, no lo creas porque yo te lo digo, es un truco poderoso que Oprah, Tony Robbins y Tim Ferriss también han usado.

Innumerables estudios han demostrado que dar gracias nos hace más felices. Los psicólogos, el Dr. Robert A. Emmons de la Universidad de California en Davis y el Dr. Michael E. McCullough de la Universidad de Miami pidieron a los participantes que cada semana escribieran sobre un papel frases sobre temas particulares. Al primer grupo se le pidió que anotara aquellas cosas por las que estaban agradecidos, mientras que el segundo grupo escribió sobre situaciones que los irritarían día con día. Después de 10 semanas, los que escribieron sobre la gratitud eran más optimistas, se sentían mejor con sus vidas e incluso se ejercitaban más y estaban más saludables.

Otros estudios han descubierto que la gratitud es capaz de mejorar las relaciones. Un análisis de parejas descubrió que las personas que expresaron gratitud hacia su pareja se sentían más positivas. Estas mismas personas también se sintieron mas cómodos expresando sus preocupaciones acerca de su relación. Finalmente, los jefes que dan las  "gracias" a su equipo descubren que sus empleados están motivados para trabajar más duro.

5. Miedo

"El miedo tiene gran poder en nuestras vidas. Gracias a Dios que nos lo hace sentir evitando que hagamos cosas que podrían hacernos daño. Por ejemplo, el sano miedo a drogas innecesarias y peligrosas. Sin embargo, el miedo puede llegar a ser un problema si te impide tener una mejor vida", escribe el especialista William Anderson.

¿El miedo te impide perder peso? ¿Te ha dificultadi conseguir un mejor trabajo o tener una buena relación? ¿Te ha imposibilitado para hacer y tener muchas cosas que harían tu vida más feliz?

Y haremos todo para evitar el miedo del "qué pasaría si". Pero mientras sigamos negándonos a enfrentar estos temores, seguirán apoderándose de nosotros.

"Nos hacen prisioneros y no nos dejan avanzar. Porque somos incapaces de alejarno de lo que nos lastima. Cuando somos capaces de enfrentar a lo que tememos y aceptamos tratar de luchar contra estos miedos en lugar de huir, podemos ganar", afirma Anderson.

Superar el miedo tiene que ver con reemplazarlo y dominarlo con algo más. Por ejemplo, si quieres iniciar tu negocio, pero te paralizas por el "¿qué pasaría si?", empieza por hacer lo siguiente:

+ Proponte una meta pequeña y alcanzable cada día, como ser voluntario o encontrar a un maestro.

+ Comienza por dedicar el 20 por ciento de tu tiempo a hacer cosas nuevas. ¡No es mucho!

+ Fluye a través de la escritura o el aprendizaje de una nueva habilidad.

+ Rodéate de personas optimistas.

+ Reconoce el verdadero valor de tu vida y tus talentos.

Una cosa más: el miedo y la felicidad no pueden existir juntos dentro del mismo cerebro. Así que si quieres ser feliz, es hora de ser valiente y perder un poco de  miedo. Esa es la clave de la vida.

Esto significa que es tu responsabilidad eliminar los elementos de tu vida que reducen tu felicidad. Desafía esos temores y arrójalos por la ventana.

Una vez que lo hagas, puedes comenzar a vivir una vida mejor personal y profesionalmente.