My Queue

Your Queue is empty

Click on the next to articles to add them to your Queue

Startups > Columnas

¿Necesitas un freelance para tu startup?

La clave está en detectar qué responsabilidades no son parte del core de tu startup para delegarlas a los colaboradores freelance.
¿Necesitas un freelance para tu startup?
Crédito: Depositphotos.com

Cuando pregunto a los emprendedores por el momento clave para contratar, la respuesta frecuente es: cuando levante capital. La lógica indicaría que, a más dinero y recursos, más gente. ¿La verdad? La idea de tener manos extra para crecer tiene su parte romántica y menos racional: “Es una especie de ‘hambre’ por vernos consolidados, por ver un futuro, eso empuja a querer emplear a muchos aun cuando no sepas cómo”, me confiesa José Antonio Prida, CEO de la startup Gowi, que se dedica a generar puntos de acceso gratuito wifi en lugares con gran afluencia.

El asunto es qué hacer para aprovechar el dinero y reclutar bien, sin entrar en pánico por llenar los puestos. Si algo le ha funcionado a Gowi es dividir sus contrataciones entre empleados de planta y colaboradores independientes, estos últimos dedicados a labores administrativas, nada que ver con la actividad principal del negocio.

Para Gowi, su motor de vids es el software, así que todo lo relacionado con las cuestiones técnicas “se resuelve en casa”, dice José Antonio. El emprendedor me comparte que la clave está en especificar qué responsabilidades no forman parte de su core y el riesgo de delegar temas muy específicos en un freelance. Para José Antonio, esto es una manera de prever o poner un candado ante problemas de propiedad intelectual que puedan surgir porque el freelancer lleve ese conocimiento a otra firma.

La meta de crecimiento de Gowi es entre 30% y 50% para 2018; su fundador ha visto en los trabajado- res por proyecto un modelo para atender el ciclo de crecimiento de la empresa, pero desde la parte administrativa. Su consejo es recurrir a externos para tareas en las que es poco conocedor, pero que son vitales para llegar a la meta de crecimiento.

En un mercado como el mexicano, donde 80% de los jóvenes anhelan desempeñarse como freelancers, según datos de la firma Universia, de una u otra manera, toparás con la opción de contratar a un independiente para trabajar el plan de crecimiento sin el desembolso, de entrada, de tener a todos los empleados de manera fija.

Además, José Antonio se refiere a los freelancers como una oportunidad para armar equipos de alta especialidad. En esta empresa, la mayoría de los ingenieros que se han incorporado desde 2014 provienen del acercamiento entre la startup y universidades, pero le falta gente con experiencia para temas que él ya no puede hacer o no domina como contabilidad, reclutamiento y asuntos de gobierno corporativo.

“Yo dedico 60% de mi tiempo en buscar personal”, dice el emprendedor, con un cálculo tímido. Comprendió que, si bien eso forma parte de sus labores, si quiere lograr su meta de crecimiento, le faltaban manos.

El asunto para que este modelo funcione es no escatimar tiempo para definir qué valor aportará el empleado independiente, quién del equipo le dará seguimiento, con qué frecuencia, cómo se medirán sus resultados, qué contratos firmará. Dicho en términos mundanos, no por tener mucha hambre por crecer, hay que terminar ‘empachado’, debido a malas adquisiciones de freelance. Estos trabajadores, aunque remotos, serán parte de tu equipo y tu marca.