My Queue

There are no Videos in your queue.

Click on the Add to next to any video to save to your queue.

There are no Articles in your queue.

Click on the Add to next to any article to save to your queue.

There are no Podcasts in your queue.

Click on the Add to next to any podcast episode to save to your queue.

You're not following any authors.

Click the Follow button on any author page to keep up with the latest content from your favorite authors.

Vida emprendedora

Por qué el control no es más que una ilusión óptica

Soltar el control es aceptar que tú puedes, pero confías en que si lo sueltas le abrirás la puerta a nuevas, y mejores, oportunidades.
Por qué el control no es más que una ilusión óptica
Crédito: Depositphotos.com
5 min read

Aún cuando es cada vez más la gente que desea explotar su potencial, explorar sus sentidos y vivir su creatividad al máximo, muchos de nosotros crecimos en una sociedad que se empeña en dictar la manera en la que “deben” de ser las cosas. Nos indican compulsivamente cómo debemos vestir, cómo debemos pensar, los pasos que creen que debemos de caminar para ser felices, quién debe de gustarnos e incluso definen si lo que hacemos nos llevará, o no, al éxito.

Afortunadamente, dichas reglas ya no aplican para todos. Cada día hay más personas que se atreven a romper los esquemas decidiendo emprender proyectos en los que creen y por los que sienten una gran pasión. Y fue mientras reflexionaba sobre este tema, que me hice la siguiente pregunta: “¿Qué fue lo que los [nos] llevó a tomar una decisión tan relevante en la vida?” Y llegué a la misma conclusión una y otra vez, soltaron [soltamos] el control de todo aquello que nos hicieron creer que podíamos controlar.

Confía en que hay gente tan buena como tú, e incluso mejor

Dentro del mundo laboral, y del emprendimiento, debes recordar que la humildad es una cualidad que no todos poseen, pero que sin lugar a duda es un gran diferenciador. Ésta, no solo te pone en perspectiva ante cualquier situación, sino que además te permite valorar todo aquello que puedes aprender de otras personas sin importar si tienen menos o más experiencia que tú.  

Y es aquí en donde entra el aprender a soltar el control, ¿cómo? Confiando en que hay mucha gente allá afuera en quien puedes creer y con quienes puedes crecer, compartir y fortalecer tu propio conocimiento.

Acepta que no puedes con todo

Cuántas veces te ha sucedido que te dices a ti mismo o a alguien más: “Sí, yo puedo con esto también.” O el típico: “Tú dime que tengo que hacer y yo lo hago”. Aún cuando sabes perfectamente que ya estás saturado de pendientes, de juntas o de entregas. Y, que conforme dices que sí, vas visualizando la soga invisible ligeramente, y lentamente, apretándote el cuello.

¿Por qué hacemos esto? Porque aunque sí podemos con muchas cosas, incluso a veces más de las que creemos, es necesario aceptar que en ocasiones no es posible convertirnos en pulpos. Y, ¿sabes qué? ¡No pasa nada!

Muchas veces me he encontrado en esta situación, en donde como tú, siento que las horas del día no me alcanzan. Ante este tipo de situaciones, uno termina frustrado y cansado de ver que por más que se avanza se sigue yendo a paso de tortuga. Y es aquí en donde te vuelvo a reafirmar lo importante que es atrevernos a soltar el control de querer hacerlo todo, y que además salga bien.

En realidad, aquí es precisamente en donde necesitas ser lo suficientemente responsable y cauto para calcular correctamente tus tiempos para no tener que trabajar hasta tarde y mejor optar por descansar y levantarte más temprano para continuar. Respira, una buena organización es fundamental para no sentir que todo es para “ya”.  Al final, te darás cuenta que sí puedes, pero que para lograrlo sí es necesario realizar varios ajustes.

Además, recuerda si no sueltas el control de todo lo que sucede en tu negocio, caerás en el tan odiado “micromanagement” y eso, sí es un problema del cual es complicado salir. Puedes leer mi artículo El lado oscuro de la microgestión aquí.

Aprende a delegar responsabilidades

En lugar de pensar que al delegar te están restando crédito o robando el “spotlight”, ve esta oportunidad como el momento adecuado para que otros ganen responsabilidades. 

Hay muchas personas que desean hacer todo por ellas mismas para poder decir que fueron ellos quienes hicieron “tal” o “cual” cosa. Pero, en ocasiones, dice mucho más de una persona el permitirle a un equipo hacer el trabajo, por lo que delegar responsabilidades también es parte de soltar el control, confiando en que hay otras personas que pueden complementar tu conocimiento y enriquecer tus experiencias.

Y por último, te hago la siguiente pregunta: ¿cuál crees tú que es el motor que mueve nuestro deseo por querer controlarlo todo? Reflexiónalo durante unos segundos.

Efectivamente, el control es una ilusión basada en el miedo. Miedo a que alguien más no lo haga “tan bien como tú”. Miedo a que las cosas “salgan mal” por culpa de alguien más. E incluso, miedo a descubrir que alguien más es mejor que tú. Y aquí entra mi último cuestionamiento.

¿Y no valdrá la pena descubrir gente que es mejor que tú para enriquecer a tu negocio y a tu propio conocimiento? Al final del día, tu negocio depende de contactos, de equipos y de qué tan bien sepas soltar, delegar y aprovechar todas las oportunidades que se te presentan.

El Mindfulness no sólo es una tendencia, es la clave para ser un mejor líder