My Queue

There are no Videos in your queue.

Click on the Add to next to any video to save to your queue.

There are no Articles in your queue.

Click on the Add to next to any article to save to your queue.

There are no Podcasts in your queue.

Click on the Add to next to any podcast episode to save to your queue.

You're not following any authors.

Click the Follow button on any author page to keep up with the latest content from your favorite authors.

Historias Entrepreneur

Emprender en verde: Ekologi y su proyecto para limpiar la ciudad

¿Sabías que la Ciudad de México genera 11 millones de toneladas anuales de desechos orgánicos? ¡Con esto podríamos llenar el Estadio Azteca cada seis meses!
Emprender en verde: Ekologi y su proyecto para limpiar la ciudad
Crédito: Cortesía
8 min read

Si alguna vez te has preguntado a dónde va a parar toda la basura orgánica que generamos, la respuesta no es muy alentadora: en las ciudades, el destino de la mayoría de estos desperdicios son grandes basureros, tiraderos clandestinos o rellenos sanitarios. ¡Ya imaginarás la enorme fuente de contaminación en la que se convierten! El sistema de reciclaje de la capital mexicana suele encargarse de plásticos, PET, aluminios y vidrio, pero no de los desechos biodegradables.

En 2012 Adrián Villa se percató de este problema. Entonces, siendo estudiante de preparatoria y a punto de entrar a la universidad, se enfrentó con dos alternativas: esperar a que alguien más hiciera algo por mejorar la situación o tomar las riendas del asunto. Eligió la segunda opción.

“Nadie le estaba dando una solución real a este problema”, relata. “Algunas empresas, como las fábricas de agave, reciclan sus desechos industriales, pero esto sucede principalmente en zonas agrícolas. En la CDMX ésta no es una práctica extendida. No hay una estrategia para tratar los desechos orgánicos”.

Sin darle demasiadas vueltas al asunto, Adrián puso manos a la obra y creó Ekologi, una empresa cuya misión es recopilar la merma de frutas y verduras de restaurantes, autoservicios y negocios, procesarla y usarla como materia prima para crear fertilizantes y sustratos orgánicos y ecológicos, libres de químicos y tóxicos, cien por ciento amigables con el medio ambiente.

“Sabía que mi primer trabajo sería dirigir una empresa”

Dicen que los “verdaderos emprendedores” traen la semilla del emprendimiento en la sangre. En el caso de Adrián Villa, todo parece indicar que esto es así. Adrián supo desde muy joven que quería crear y dirigir su propio negocio. “Cuando estaba en la prepa platicaba con un amigo acerca de qué haríamos al terminar la universidad. Ambos dijimos que nuestro primer trabajo no sería en una oficina, sino al frente una empresa”, recuerda.

Para muchos esta afirmación podría sonar demasiado ambiciosa e incluso rayar en la pretensión, pero Adrián y su compañero cumplieron su palabra. Ambos estudiaron Ingeniería Industrial y de Sistemas en la Universidad Tecnológica de México. En el último cuatrimestre cursaron una asignatura en la que debían simular la creación de una empresa. Ahí comenzaron a moldear Ekologi.

“Tenemos que dejar de opinar y ponernos a hacer. México necesita más acciones concretas y menos opiniones”.

Más adelante, Adrián y su compañero metieron el proyecto a la incubadora de empresas de su universidad. Crearon el plan de negocios y dieron su primer gran paso: concursar en Premio Unitec, una competencia de emprendimiento que se lleva a cabo a nivel nacional, y de la cual resultaron ganadores. Eso les dio la confianza de ir por más. Un año después, él y su socio concursaron por el Premio Global al Emprendimiento James McGuire, organizado por Laureate International Universities. Llegaron a la final en Miami y obtuvieron un capital semilla.

Lo siguiente era levantar capital con ángeles inversionistas para obtener mayor impulso y conseguir los primeros clientes. “Nuestro primer gran cliente fue la cadena de supermercados Soriana. Hoy, tres años después, contamos con clientes como Walmart y Chedraui y más de 300 puntos de venta en el país”, comenta Adrián.

Desde entonces, gracias al trabajo en equipo y a saber dónde tocar puertas, Ekologi ha crecido para conformarse como una alternativa ecológica para el reciclaje de residuos orgánicos en la Ciudad de México. Hoy día todos los desechos de esta compañía provienen del municipio de Ecatepec, principalmente de restaurantes y negocios. Pero tienen la visión de expandirse al resto de la ciudad, y eventualmente, del país: ya se encuentran negociando con cadenas de supermercados para procesar sus desechos y devolverles productos procesados.

“Sé que, más allá de ser un negocio, Ekologi tiene un papel que trasciende para el beneficio del país. Me deja una satisfacción enorme saber que estamos reduciendo la basura en las calles, que tenemos un impacto ambiental positivo”, comparte el emprendedor.

“Quiero que el mundo sepa que en México se están haciendo cosas grandes, que tenemos el potencial de mejorar las cosas”.

Para Adrián, estar al frente de este proyecto ha significado tener la oportunidad de viajar a otras latitudes y dar a conocer los emprendimientos que se están llevando a cabo en México. En 2014 participó, ahora como juez, en el concurso James McGuire de Laureate International Universities, llevado a cabo en China. En septiembre de 2016 representó a México en el G20 Young Entrepreneurs' Alliance (G20 YEA), donde ahora es delegado.

El futuro: consolidar y expandir el negocio

En 2015 Ekologi arrancó con 15 puntos de venta; un año después llegó a más de 80 en una escala nacional, en 2017 consiguió abarcar más de 300, y el próximo año planea abarcar 800.

La meta de la compañía es consolidarse en los próximos tres años como una de las tres principales marcas de fertilizantes orgánicos para uso residencial en México. En cinco años Adrián y su equipo tienen proyectado convertirse en uno de los principales exportadores hacia Centroamérica, así como iniciar exportaciones a Estados Unidos. “Tenemos dos estrategias para llegar a esos mercados: ampliar nuestro portafolio de productos para ofrecer una gama más atractiva e incrementar los puntos de venta”, explica el emprendedor. A decir verdad, el futuro pinta bien.

Los 6 aprendizajes clave de Ekologi

De acuerdo con Adrián Villa, fundador y director general de Ekologi, éstas son las seis claves para germinar una idea, emprender un proyecto y consolidarlo como un negocio.

Sé persistente. “Cuando inicias un negocio hay muchas oportunidades para tirar la toalla. Sin embargo, es justo en esos momentos cuando debes seguir adelante. Todos los problemas que se atraviesan son parte del camino, necesarios para aprender y fortalecer tu proyecto”.

Conforma al mejor equipo. “Un buen equipo invertirá recursos, tiempo y conocimiento en tu proyecto. Busca personas que se pongan la camiseta, que sean talentosas y apasionadas. Aprende a pedir apoyo a la gente indicada. Entre los socios de Ekologi se encuentra el director de L'oréal Paris en México; otro de nuestros socios fue uno de los directores para México y Latam de la compañía de fertilizantes más grande a nivel mundial. ¡No temas tocar puertas!”.

Apasiónate por lo que hagas. Quizá suene a cliché, pero eso no lo vuelve menos cierto. “Cuida que tu negocio te mueva, pues sólo así le pondrás tu mayor esfuerzo cuando las cosas se pongan difíciles. La parte económica importa, pero no lo es todo”.

No temas reinventarte. Deja atrás el miedo y arriésgate a innovar. Lo que quizá te dé éxito en un inicio después podría pasar a un segundo plano. Tendrás que encontrar nuevos caminos para destacar. En Ekologi tuvimos éxito en 2012 gracias a nuestros fertilizantes orgánicos, pero hoy debemos crear más productos para incrementar nuestra participación en el mercado mexicano”.

Olvídate de lo seguro. “La seguridad es una ilusión. Siempre sentirás miedo de fracasar, temerás no estar lo suficientemente preparado. Pero el riesgo más grande es no arriesgarte. Un emprendedor no se forma leyendo sobre emprendimiento ni yendo a conferencias. Es muy simple: un emprendedor se crea poniéndose a hacer las cosas”.

Aprende a delegar. “Uno de los errores más comunes que cometen los emprendedores es querer hacerlo todo. Esto es impráctico y, conforme crece el negocio, se vuelve imposible. Elige un buen equipo, confía en él y deja que haga su trabajo”.

Las opiniones expresadas por los colaboradores de Entrepreneur son personales.

Este es el programa que quiere ayudar gratuitamente a las emprendedoras