Historias Entrepreneur

El emprendedor que quiere construir un simulador de sismos para evitar derrumbes

Rafael Salas busca reunir recursos para construir un simulador de sismos en el que se prueben la resistencia de las estructuras de casas habitación y edificios, tal como existen en Japón, un país altamente sísmico.
El emprendedor que quiere construir un simulador de sismos para evitar derrumbes
Crédito: Yanin Alfaro
Entrepreneur Staff
5 min read

Rafael Salas quiere combinar dos proyectos que a simple vista parecen no tener relación directa: el de la construcción de casas con PET y el del equity crowdfunding, pues mediante la inversión de varias personas quiere reunir dinero para construir un simulador de sismos en el que se pruebe la resistencia de las estructuras de casas habitación y edificios, tal como existen en Japón, un país altamente sísmico.

El joven emprendedor recientemente inició la startup Dividendee, una empresa que busca la inclusión financiera mediante equity crowdfunding a través de tecnología blockchain y así financiar proyectos de gran escala. Su objetivo principal es construir este simulador de sismos para asegurarse de que las casas de un nivel que él fabricaba con botellas de PET en el 2014 son seguras para vivir y no se derrumban tras un terremoto como el del 19 de septiembre pasado.

Salas quiere que México tenga otra opción más efectiva, al estilo japonés, que la mesa vibradora del Instituto de Ingeniería de la UNAM para probar los materiales con los que está construida una obra arquitectónica, desde una casa habitación hasta un edificio corporativo, pues “puede que nos llegue el próximo terremoto y se sigan construyendo edificios mal hechos”, denuncia el emprendedor. Pero hacerlo resulta muy costoso.


El director general de Dividendee asevera que construir un laboratorio que somete edificios completos a movimientos similares a los de un terremoto, cuesta miles de millones de pesos, por eso México no lo tiene.



“De a poquito, entre todos, se puede financiar a través de una FIBRA (Fideicomiso de Inversión y Bienes Raíces), que es un fideicomiso de infraestructura que se pone a la venta en la Bolsa Mexicana de Valores; y con acciones que pueden costar desde los 30 pesos tú puedes ser accionista e inversionista del laboratorio que México necesita”, asevera Salas

Sin embargo, afirma Salas, en el país hay un desconocimiento del mundo de la Bolsa Mexicana de Valores. Por eso, en Dividendee se dan a la tarea de proveer educación financiera entendible y gratuita a la población y les llevan clientes a las casas de bolsa. Ese es su modelo de negocio. “Así las personas pueden comprar partes de una FIBRA o acciones de cualquier empresa de cualquier industria”.

Casas indestructibles y sustentables

Hace cuatro años Rafael Salas comenzó con su proyecto Liderazgo Joven, a través del cual promovía la construcción de viviendas con botellas de PET. Al principio, todo parecía salir viento en popa, pues logró construir 14 proyectos dentro y fuera de México. Sin embargo, se cruzó con el escepticismo de la gente, que no creyó que estas edificaciones fueran lo suficientemente fuertes como para resistir en el tiempo o sobrevivir un temblor, por esa razón el joven necesita un laboratorio de sismos, para probar que sus casas son indestructibles, además de sustentables.

“Ir a Japón para testear una de esas casas era algo que no podía costear, por eso tuve que poner ese proyecto en pausa”, revela Salas.

Sin embargo, tras los sismos del 7 y 19 de septiembre, Salas decidió volver a activar su proyecto de construcción de viviendas con PET para apoyar a la reconstrucción, pero esta requiere investigación para la prevención, afirma el emprendedor social.

“Hay que pensar la reconstrucción como un proyecto de innovación social, y como un modelo de negocio sustentable, ya que el gobierno no podrá hacer todo”, dice.

Luego de participar en un programa de la promotora de emprendedores sociales, Ashoka, en 2012 Salas obtuvo una beca para estudiar Ciencias Ambientales en la Universidad de Harvard, en Estados Unidos y ese fue el inicio de todo este proyecto. Ahora, con Dividendee vuelve a ser partícipe de un Bootcamp de Ashoka, donde aspira a hacer aliados, pues “tiene el poder de sentarme con el rector de la UNAM, con el director de la Bolsa Mexicana de Valores o con Protección Civil de la Ciudad de México”, declara.

Y de conseguir su objetivo de construir dicho simulador de sismos, el país “podría ser líder a nivel Latinoamérica para este tipo de estudios porque en Chile tampoco hay. Toda la región podría venir a México a testear sus edificios”.

My Queue

There are no Videos in your queue.

Click on the Add to next to any video to save to your queue.

There are no Articles in your queue.

Click on the Add to next to any article to save to your queue.

There are no Podcasts in your queue.

Click on the Add to next to any podcast episode to save to your queue.

You're not following any authors.

Click the Follow button on any author page to keep up with the latest content from your favorite authors.

El mexicano que desde niño amó a los robots y hoy es profesor en la Singularity University