My Queue

There are no Videos in your queue.

Click on the Add to next to any video to save to your queue.

There are no Articles in your queue.

Click on the Add to next to any article to save to your queue.

There are no Podcasts in your queue.

Click on the Add to next to any podcast episode to save to your queue.

You're not following any authors.

Click the Follow button on any author page to keep up with the latest content from your favorite authors.

Pitching

Las 3 claves para vender tu idea

¿Cuántas veces has tenido una gran propuesta y al momento de comunicarla no logra el impacto que esperabas?
Las 3 claves para vender tu idea
Crédito: Depositphotos.com
4 min read

Las ideas se han convertido en la moneda de cambio del siglo XXI, así que saber trasmitirlas es una gran ventaja. No te preocupes si no eres un experto de la comunicación hay 3 factores claves que hacen una gran diferencia y que puedes comenzar a incorporar en tu día a día.

¿Cuántas veces has tenido una gran propuesta y al momento de comunicarla no logra el impacto que esperabas? Entiendo que algunas ideas, al aterrizarlas no son las mejores… aun así, la gran mayoría de las buenas ideas se pierden porque carecen de 3 cualidades.

Hace poco tuve el gusto de leer el libro: Habla como en TED de Carmine Gallo en donde se analizan más de 500 de las mejores conferencias TED con el fin de definir que es aquello que las hizo tan populares y cómo podemos aplicarlo al momento de dar una conferencia, presentación, pitch de ventas y más. Estas son las 3 características que tienen en común las buenas ideas para incitar a la acción.

Al fin de cuentas, no se trata de solo saber comunicar sino de lograr una diferencia con ellas.

“El valor de las ideas se mide por las acciones que desencadenan”. –Carmine Gallo

  1. Fácil de entender: Se requiere valor para simplificar, una buena idea debe poderse resumir en una sola oración. El cerebro tiende a guardar la imagen general de cualquier concepto o evento y desecha los detalles, esto con el fin de almacenar la información de una manera más eficiente. Grandes inversionistas, como Richard Branson, han mencionado que si los emprendedores no son capaces de resumir su idea en una sola oración no hará negocios con ellos.

John Medina en su libro, Reglas del cerebro, menciona: El conocimiento experto no es aquel que se compone de miles de detalles, sino en el que tiene muy claras unas grandes ideas generales.

En resumen, una buena idea debe ser clara, concisa y fácil de digerir. Google nos muestra cómo se hace:

“La información del mundo a un solo clic”.

Una vez que queda clara la idea principal, podemos entrar en detalles.

2. Memorable: Tenemos que hacer que la gente recuerde nuestra idea, marcárselas en la memoria. ¿Cómo lograrlo? Si solo hablamos de lo que a nosotros nos interesa no seremos recordados, debemos demostrar porque le debe importar a nuestra audiencia, de qué manera se verán beneficiados. Una manera de hacer posible este punto, es dando vida a las estadísticas. Dar un contexto que influya en ellos de alguna manera.

Steve Jobs al momento de presentar el iPod pudo haber dicho que era un almacenador para música de 5 gigas. ¿Qué hubiera pasado? No hubiera tenido el mismo impacto. Nada como dar vida a las estadísticas y poner en contexto: “1,000 canciones en tu bolsillo”. Toda estadística tiene la posibilidad de cobrar vida. 

3. Emocional: El cerebro recuerda los elementos emocionales de una experiencia mejor que cualquier otro aspecto. La mejor manera de lograr esto, es a través de una tendencia que ha tomado gran vuelo estos últimos años: Storytelling. Las historias hacen que los conceptos e ideas sean tangibles.

Los 3 tipos de historias que podemos utilizar:

  • Historias personales relacionadas con el tema de conversación.
  • Historias sobre otras personas que han aprendido una lección con la que el público puede sentirse identificado.
  • Historia de éxito o fracaso de algún producto o marca.

Gallo afirma en su libro que el cerebro está más activo cuando escuchamos historias. Un relato potente puede persuadir a clientes, empleados, inversionistas y otras partes interesadas en que nuestra compañía, producto o idea puede ayudarles a alcanzar el éxito que aspiran o a lograr el cambio que desean.

La clave de cualquier líder y emprendedor es tener la capacidad de transmitir de manera exacta las ideas e inspirar a los demás a hacerlas propias.  Hoy en día quién sabe comunicar mejor, sobresale. Warren Buffet lo pone en excelentes palabras:

“Si uno no puede comunicarse, hablar con otras personas y trasmitir sus ideas, está limitando su potencial”.

 

7 formas de arruinar tu pitch