Corazón Emprendedor

El extraño caso de un veterinario motorizado mal comunicado

En esta ocasión, nuestros expertos de 'Corazón Emprendedor' ofrecen su consejo a un lector que no sabe cómo comunicarse bien con sus socios.
El extraño caso de un veterinario motorizado mal comunicado
Crédito: Entrepreneur en Español
Entrepreneur Staff
5 min read

Mi pasión me llevó a un emprendimiento completamente alejado de mi profesión de médico veterinario zootecnista. Hoy, mis socios y yo comercializamos vehículos automotores procedentes de Estados Unidos. Nuestro centro de distribución es Ciudad de México, pero llevamos el producto hacia cualquier estado del país. Nuestro principal problema es la falta de comunicación entre los socios. Es la primera vez que nos asociamos para emprender juntos y hemos crecido gracias a esta alianza, pero han surgido diferencias significativas que han afectado las decisiones de compra de nuestro producto, provocando pérdidas tanto de tiempo como de capital. Esta falta de comunicación asertiva entre nosotros no sólo ha frenado el avance de la empresa, sino que también ha obstaculizado mi crecimiento personal.

Antonio Monobe

¡Hay que ser serios!

Alejandro Llantada (@Alex_Llantada

Socio de The Persuasion Institute

La comunicación, como ciencia y arte, se analiza desde cada situación particular. Fíjate en los actores de este proceso. “Mis socios” suena a multitud, tal vez demasiados para una empresa incipiente. Observa a cada uno y fíjate quién emite más mensajes (activo) y quién es más receptivo (pasivo). Identifica cuál es la dinámica que descompone todo hacia una discusión de vecindad. ¿El activo habla y habla? ¿El pasivo agrede con un simple “NO”? El detonante, al parecer, es la toma de decisiones al comprar un auto que quieren comercializar. Propón este método para consensuar:

1) Busca un moderador imparcial y externo que recabe, al inicio, dos billetes de 500 pesos de cada integrante; cada vez que alguien falte al respeto o al tiempo, pierde un billete que se va a un fondo de ahorro. Cuando alguno pierda dos billetes, se le quita el derecho de participación en la sesión.

2) Juntas que duren estrictamente 40 minutos.

3) Una primera ronda en que todos opinen de tres a cinco minutos.

4) Discusión libre por 10 minutos.

5) Segunda ronda de conclusiones de tres a cinco minutos.

6) El moderador anota las conclusiones de cada socio.

7) Si las conclusiones aún varían, se someten a votación.

8) Si hay empate, se repite el proceso al día siguiente. Cualquier mejora debe quedar por escrito y respetarse por siempre.

Una de las razones por las que el amor se pierde entre socios y parejas es el dinero. Consideren que, dada la situación en la relación con Estados Unidos, el negocio en el que están atraviesa por cambios importantes. Este aparente caos en comunicación puede ser, en realidad, un aviso para empezar otro negocio. Así como los políticos que se vuelven banqueros, ¿qué tal si cambian el chocolate por el café?

¡Conexión total!

Arturo Flores (@ArturoElEditor)

Editor en Jefe de Playboy México

Imparto clases en la carrera de Ciencias de la Comunicación en la UNAM. En la primera sesión suelo preguntar: ¿saben lo que es comunicación? Suelen recitarme lo que alcanzaron a memorizar acerca de emisores, receptores, mensajes y cuantos conceptos son incapaces de comprender. El mejor ejemplo de una pésima comunicación. Ésta, en su definición más elemental, significa poner en común. Si tú y tus socios no han conseguido poner en común sus ideas, no me sorprende que el negocio se encuentre anegado.

¿Sabes por qué, cuando contestamos el teléfono decimos: bueno? Antiguamente así se indicaba que el canal de comunicación estaba en buen esta- do. Mucho más de lo que, por desgracia, se puede decir de ustedes.

La solución en el fondo es sencilla, pero en la forma muy complicada. Sugiero que cualquier decisión o acuerdos queden por escrito, pues –a diferencia de los acuerdos verbales– se pueden re- visar detalladamente. Segundo, utilicen el lenguaje más sencillo que puedan. A veces, por querer sonar rimbombantes, terminamos echando mano de palabras cuyo verdadero significado ignoramos. Recuerda que, según Platón, no tenemos miedo a las cosas, sino a nuestra opinión sobre ellas. Por eso, muchas relaciones comerciales se ven empañadas por supuestos, asumidos, malos entendidos e interpretaciones.

Los socios deberían leerse casi con la mirada y sin abrir la boca. Por ello, sociedades creativas, como los magos Penn & Teller (quienes por 40 años han hecho magia juntos), parecen indestructibles.

Deberías empezar por preguntarte qué tan bien se conocen tú y tus socios y qué los movió a estar juntos. Nunca es tarde para tomarse un primer café.

¡No te pierdas cada semana final de mes nuestro consultorio ‘Corazón Emprendedor’!

Keep Reading

Mexico Desconocido

5 lugares para ir a bailar en la CDMX

Un gran plan de viernes por la noche es salir a bailar. Ya sea en pareja, con amigos o contigo mismo y tus ganas de ligar, visita estos lugares que elegimos para ti y haz realidad el refrán: “lo bailado nadie te lo quita”.
Nupcias Magazine

5 consejos de un fotógrafo de bodas

Un experto nos cuenta los detalles a cuidar para que recuerdes tu enlace con las mejores imágenes posibles.
Cine Premiere

Batman El caballero de la noche, ¿por qué es un clásico?

Con motivo del 10º aniversario del estreno de El caballero de la noche, te dejamos algunos puntos que hacen de esta, una de las mejores películas de superhéroes del siglo.
Altonivel

El llanto de Elon Musk derrumba las acciones de Tesla

Los papeles de Tesla sufrieron su mayor caída diaria en dos años porque Wall Street cuestionó la capacidad de Musk.
My Queue

There are no Videos in your queue.

Click on the Add to next to any video to save to your queue.

There are no Articles in your queue.

Click on the Add to next to any article to save to your queue.

There are no Podcasts in your queue.

Click on the Add to next to any podcast episode to save to your queue.

You're not following any authors.

Click the Follow button on any author page to keep up with the latest content from your favorite authors.

De playeras de bambú e historias sin contar