Finanzas personales

¡No te ahogues en deudas! Tips de ahorro sin importar cuánto ganes

La regla esencial del ahorro es saber qué comprar y qué no, basándose en prioridades, especialmente a largo plazo.
¡No te ahogues en deudas! Tips de ahorro sin importar cuánto ganes
Crédito: Depositphotos
5 min read
Las opiniones expresadas por los colaboradores de Entrepreneur son personales.

Cualquier momento es bueno para empezar a ahorrar, pero no siempre es fácil hacerlo. Hay decenas de estrategias para estructurar un hábito que, de forma natural, debería surgir en nuestra rutina. Lo cierto es que limitar el ahorro al 30% de lo que ganes es un poco arriesgado; por ejemplo, considerando dos escenarios extremos: si tienes suficiente dinero, guardar el 30% puede ser una cifra conservadora para ahorrar sin pensar en otras opciones como invertir o administrar una tarjeta de crédito. Si por el contrario, tienes pocos ingresos en este momento, restar el 30% de tu dinero para ahorrarlo quizá sea inviable incluso para subsistir en los gastos cotidianos.

Existe una alternativa para acercarse al ahorro de forma más flexible, y está basada en la percepción de nuestros planes o en la capacidad que tenemos para visualizar e imaginar nuestro propio futuro, sin importar tanto qué profesión tienes o o cuánto dinero percibes. Ten en cuenta que sea cual sea tu condición, siempre verás un beneficio al crear un plan de ahorros.

¿Te preocupa el dinero?

En tu rutina diaria el dinero no debería ser un problema pero tampoco debería ser un tema a la ligera. La regla esencial del ahorro es saber qué comprar y qué no, basándose en prioridades, especialmente a largo plazo. Según la empresa de análisis de inversiones, Morningstar Inc, el tiempo que dediques a ahorrar define tu hábito de deudas. Es decir, que el tiempo sí es dinero, pero traducido en deudas. En su análisis ‘cómo los pensamientos sobre el tiempo influyen en los hábitos de ahorro’, la economista Sarah Newcomb, advierte que usualmente hay dos grandes tipos de comportamiento frente al dinero:

1) Las personas obsesionadas con la riqueza, que no pueden disfrutar de lo que tienen en afán del ahorro.

2) Aquellos que anteponen el disfrutar por encima incluso de sus posibilidades económica, por lo que viven endeudados constantemente.

Aunque se trata de un esquema muy general y limitado, para los analistas este comportamiento da ejemplo de cómo lidiar con el "bienestar financiero" más allá de los números.

El análisis de comportamiento de clientes en Morningstar dejó en claro que hay múltiples factores que impulsan el bienestar financiero, aquí algunas interesantes conclusiones:

El tiempo es dinero...a pagar

Aquí hablamos del tiempo mental: ¿qué piensas cuando pagas una computadora o un coche nuevo en cuotas a 12 o 24  meses? ¿Estás pensando en el bienestar que obtendrás o en la deuda que cargarás por todo ese tiempo? En teoría, las personas que piensan más en el bienestar a futuro tienen a ahorrar con más rigurosidad y frecuencia, por lo que al adquirir una deuda ya cuentan con saldos de ahorro más grandes que les permiten hacer frente más rápido a sus deudas.

¿El “truco”? Los ahorradores imaginaron perfectamente cómo iban a aprovechar esa computadora o el auto, lo visualizaron en sus planes, y ahorraron por esa “ilusión”. El efecto de endeudamiento también varía para bien (o para mal) según factores como el ingreso, la edad, el género y la educación.

Piensa a corto, mediano y largo plazo

Pensar solo en el corto plazo ayuda a agilizar decisiones, pero quizá no tomes las mejores, ni las más sostenibles. Según los análisis de Morningstar, Inc, las personas que hacen planes varios años más adelante, demuestran tener mejores hábitos de ahorro, sin importar cuánto sean sus ingresos.  El contraste entre los pensadores de largo y de corto plazo aplica también para los ahorros de la jubilación.

Planifica

Un buen ejercicio, según los expertos, es hacer un ejercicio mental: ¿cuánto tiempo tardas planear algo importante en tu vida? ¿algunas semanas? ¿meses o años? Tus decisiones diarias afectan este horizonte mental. El ahorro tiene que ver directamente con la imagen del futuro que tengas sobre ti mismo. Para los analistas de Morningstar Inc, pensar a futuro en un lapso de menos de cinco años, implica un alto riesgo de endeudamiento y gastos impulsivos. Si en este momento te tomas una pausa para hacer un breve ejercicio de imaginación a 8 o 10 años, ¿dónde vivirás? ¿cómo pasarás tu tiempo? ¿con quién? Y visualizas los más detalles posibles, es muy probable que tengas un gran impacto tus hábitos de ahorro.

Comenzar con plazos de los próximos seis meses y gradualmente aumentar a un año a partir de ahora, afectará tus decisiones diarias y, al final, podría significar la diferencia entre una buena racha económica o no.

My Queue

There are no Videos in your queue.

Click on the Add to next to any video to save to your queue.

There are no Articles in your queue.

Click on the Add to next to any article to save to your queue.

There are no Podcasts in your queue.

Click on the Add to next to any podcast episode to save to your queue.

You're not following any authors.

Click the Follow button on any author page to keep up with the latest content from your favorite authors.

¿Quieres empezar a invertir? Aquí las 5 reglas para hacerlo con éxito