Fintech: la respuesta a la inclusión financiera

Existen muchas razones por las cuales una persona está excluida del sistema financiero formal, y una de ellas es la "exclusión voluntaria".
Fintech: la respuesta a la inclusión financiera
Crédito: Depositphotos.com
5 min read
Las opiniones expresadas por los colaboradores de Entrepreneur son personales.

Es bien sabido que entre mayor inclusión financiera tenga un país (por ejemplo, acceso a créditos o medios de pago), mayor crecimiento tendrá la economía. La inclusión financiera, es decir, la posibilidad de obtener servicios financieros formales (no del vecino), no sólo es un indicador del desarrollo financiero de un país, sino que debe de ser un derecho humano.

Existen muchas razones por las cuales una persona está excluida del sistema financiero formal, y una de ellas es la “exclusión voluntaria”. Por ejemplo, si una persona simplemente no confía en los bancos y no quiere tener nada que ver con ellos entonces no se trata de un problema de acceso o de la oferta de servicios financieros. Pero en su gran mayoría, la exclusión financiera es involuntaria por la falta o la escasez de servicios financieros adecuados y formales en comunidades rurales.

Prácticamente todos los esfuerzos que ha realizado la banca comercial, la banca de desarrollo y el regulador en búsqueda de la utópica inclusión perfecta han sido a través de la promoción y proliferación de sucursales u otros brazos físicos de tabique. Es decir, promueven que los usuarios puedan obtener sus servicios financieros a través de más sucursales bancarias en su comunidad, o inclusive a través de corresponsalías bancarias (como Oxxo, 7-Eleven, etc.). Pero este modelo de inclusión tiene una falla: si la sucursal o la corresponsalía no es rentable en una comunidad remota, entonces dicha comunidad no tendría acceso

Recientemente, la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL) publicó un documento de Ramón Lecuona denominado “Promoción de finanzas incluyentes mediante prácticas innovadoras de la banca de desarrollo”. En él, hay una estadística alarmante: solamente 50% de los municipios en México tienen al menos una sucursal bancaria, y sólo 57% tienen al menos una corresponsalía. Sería imposible pensar que podemos llegar al 100% esperando el surgimiento de sucursales y corresponsalías, al menos en el corto plazo. Y en términos de inclusión financiera, debe de existir una urgencia que nos motive a generar una disrupción en la tendencia de inclusión, pues pasar del 56% al 68% en tres años (de 2012 a 2015 de acuerdo con el Octavo Reporte Nacional de Inclusión Financiera) es inaceptable.

La buena noticia es que existen maneras de atacar este aletargado crecimiento en la inclusión: la tecnología. Es decir, no se requieren sucursales de tabique cuando una persona puede obtener los mismos servicios financieros (y en forma más conveniente) a través de un teléfono con acceso a Internet. Algunos servicios que ya se ofrecen a través de tecnología financiera (Fintech) son: medios de pago, productos de captación y ahorro, productos de crédito, manejo de finanzas personales, y comparación de servicios financieros, entre otros. Entonces la inclusión financiera estaría solamente limitada por el acceso a Internet de una comunidad remota; acceso que ha crecido con mucha mayor rapidez, y cuya viabilidad económica es posible aún en comunidades rurales –algo que no sucede con sucursales bancarias.

Algunos sectores gubernamentales y públicos han pensado ya en esta oportunidad y en este acercamiento. Por ejemplo, el Reporte Nacional de Inclusión Financiera incluye desde su 7ª edición a empresas de financiamiento colectivo (crowdfunding).  Recientemente asistí a un evento en Chile organizado por la CEPAL, dirigido sobre todo a la banca de desarrollo de Latinoamérica para promover políticas de innovación en aras de mejorar la inclusión.

Por último, la reciente presentación de la Ley de Tecnología Financiera al Senado menciona en su exposición de motivos a la inclusión financiera como objetivo fundamental para la aprobación de la Ley.  La predicción es simple: sólo a través de estos nuevos servicios tecnológicos es que verdaderamente lograremos mejorar la tendencia de crecimiento de la inclusión financiera en México –y en cualquier otro país con retos similares (i.e., Latinoamérica). Permitamos a los emprendedores idear las soluciones que el país necesita en materia de inclusión. Así que, si eres emprendedor, y crees tener la solución para mejorar la inclusión financiera del país a través de la tecnología, te invito a que te aventures a intentarlo.

Keep Reading

More from Entrepreneur

Get heaping discounts to books you love delivered straight to your inbox. We’ll feature a different book each week and share exclusive deals you won’t find anywhere else.
Jumpstart Your Business. Entrepreneur Insider is your all-access pass to the skills, experts, and network you need to get your business off the ground—or take it to the next level.
Create your business plan in half the time with twice the impact using Entrepreneur's BIZ PLANNING PLUS powered by LivePlan. Try risk free for 60 days.

Latest on Entrepreneur