My Queue

There are no Videos in your queue.

Click on the Add to next to any video to save to your queue.

There are no Articles in your queue.

Click on the Add to next to any article to save to your queue.

There are no Podcasts in your queue.

Click on the Add to next to any podcast episode to save to your queue.

You're not following any authors.

Click the Follow button on any author page to keep up with the latest content from your favorite authors.

Ecosistema emprendedor

Enseñanza de la FIL: los libros no morirán

El olor a libro nuevo que se percibe en el momento de cruzar el umbral, aunado a los 34 mil metros cuadrados cubiertos de libros reflejan la realidad editorial del país.
Enseñanza de la FIL: los libros no morirán
Crédito: Depositphotos.com
4 min read
Las opiniones expresadas por los colaboradores de Entrepreneur son personales.

Autobuses llenos de jóvenes con uniformes escolares, pequeños de jardín de niños, hombres y mujeres de negocios y simplemente personas curiosas que se acercaron al recinto para entender el alboroto anual se reunieron en Guadalajara para su ya clásica XXXI Feria Internacional del Libro (FIL).

De acuerdo con cifras del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi), los mexicanos ya leen 3.8 libros en promedio al año, aunque no todos por gusto. Fuera de las lecturas de rigor de la escuela, son pocos los lectores de placer. O eso se podría pensar hasta que se abren las puertas de Expo Guadalajara, la casa de la FIL.

El olor a libro nuevo que se percibe en el momento de cruzar el umbral, aunado a los 34 mil metros cuadrados cubiertos de libros reflejan la realidad editorial del país: los libros físicos no morirán pronto.

Dividido en tres secciones —las empresas nacionales, internacionales y FIL niños—, este recinto alberga alrededor de dos mil casas editoriales, en donde puedes encontrar desde los resúmenes de los libros clásicos hasta un libro de cocina italiana en alemán.

Este año, el invitado estrella fue la ciudad de Madrid, que llegó con el concepto Ganarás la Luz y una caja de luz gigante que sirvió como área de exposición y foro circular para conferencias.

Entre los pasillos deambulaban escritores viendo y comprando libros, desde Paul Auster que inauguró la Feria hasta el empresario mexicano Guillermo Jaime que promocionó su libro Capitalismo Social.

Novelas, negocios, libros de texto, novedades literarias y los clásicos se unieron para darle vida una vez más a la Feria, que está considerada como la segunda mejor del mundo.

“Definitivamente no encuentras libros súper baratos, pero vale la pena venir sólo por ver tantos libros juntos”, dijo emocionado Alfredo, un profesor que fue a buscar libros para él y que quería entrar a todos los stands.

Sin embargo, es curioso ver cómo los humanos tendemos a gravitar hacia lo conocido, lo seguro. “Vamos a Gandhi”, exclamó emocionada una adolescente uniformada que contemplaba los miles de libros, en cientos de tiendas improvisadas, que guardaban tesoros únicos.

Pero la FIL no sólo está hecha para lucir a los autores y vender libros. Los primeros días está cerrada al público y es cuando los profesionales del mundo editorial hacen tratos de distribución e importación de títulos. El resultado, según la misma organización, es una derrama económica de 330 millones de dólares.

Y están los premios:

  • Premio FIL de Literatura en Lenguas Romances a Emmanuel Carrère.
  • Homenaje al Mérito Editorial a Juan Casamayor 
  • Homenaje Bibliófilo a Alberto Ruy-Sánchez
  • Premio de Literatura Sor Juana Inés de la Cruz a Nona Fernández
  • Homenaje al Bibliotecario a Micaela Alicia Chávez Villa
  • Homenaje ArpaFIL a Carme Pinós
  • Homenaje Nacional de Periodismo Cultural Fernando Benítez a Graciela Iturbide
  • Homenaje de Caricatura La Catrina a Antonio Helguera

Entre conferencias, encuentros con escritores, activaciones y seminarios, la FIL tiene algo para todos los amantes de los libros y deja una enseñanza muy valiosa, aunque existan dispositivos móviles de lectura, la industria editorial no tiene por qué preocuparse, pues los libros jamás morirán.

Estos corporativos poderosos quieren trabajar con tu startup