Inspiración

Lecciones que aprendí cuando me corrieron de la empresa

La independencia laboral a veces llega cuando no la buscamos. Uno de nuestros colaboradores reflexiona en torno a ella desde su experiencia personal. Si por tu cabeza ha pasado la idea de dejar tu trabajo para emprender o independizarte, ¡tienes que leerlo!
Lecciones que aprendí cuando me corrieron de la empresa
Crédito: Depositphotos.com
7 min read
Las opiniones expresadas por los colaboradores de Entrepreneur son personales.

Hoy se cumplen seis meses de aquel día. Aún recuerdo el timbre de mi teléfono en el auto y la pantalla anunciando que la llamada provenía de la editorial.

9:53 de la mañana.

Había asistido a una cita médica temprano y llegaba un poco más tarde de lo habitual. Y aunque era el mismo ringtone de siempre, algo en él parecía diferente.

—¿Te falta mucho para llegar?

La asistente del Director General me hablaba angustiada, aunque eso no era novedad: era el tono habitual de su voz, de la mía, de la de todos los que trabajábamos en ese lugar.

—Vengo llegando…

Me pidió que pasara directo a la sala de juntas. Habría una reunión de emergencia y solicitaban mi presencia. En un acto repetido hasta el cansancio, revisé los pendientes en mi cabeza: métricas, fecha de lanzamiento de la nueva versión de uno de los sitios, esa presentación que me había pedido el área de ventas.

Al entrar a la sala de juntas me encontré con otras tres personas y una televisión encendida en videoconferencia. La reunión no duró más de 10 minutos.

Al terminar, yo ya no trabajaba en ese lugar.

Cuando el cambio llega

No puedo decir que lo buscara, pero hoy comprendo que el cambio era necesario. Tenía más de 17 años trabajando en la industria editorial, primero haciendo revistas, después medios digitales. Y aunque durante lustros amé mi trabajo, en el camino fui perdiendo algo.

Perdí la emoción de iniciar un nuevo proyecto. El orgullo de verlo terminado. Las ganas de comunicarlo a los cuatro vientos. El amor a mi profesión. El deseo de aprender cada día un poco más para poder llegar a ser el mejor.

Todo eso fue reemplazado por una rutina gris, en la que cumplía con lo que tenía que hacer sólo porque tenía que hacerlo. En la que procrastinaba. En la que evadía. En la que poco a poco dejaba de ser yo para tratar de cumplir el sueño de alguien más.

El hecho de perder mi empleo me redefinió y en lugar de salir al día siguiente a buscar otro trabajo de oficina, decidí asumir un riesgo: me convertiría en freelance. Al fin, me atrevería a perseguir el sueño de ser independiente y de poder dedicarle más tiempo a lo que siempre había querido hacer: escribir.

Llevo seis meses probando suerte y absolutamente consciente de que es muy poco tiempo, de que aún me falta mucho camino por andar, de que no conozco las reglas para salir bien librado de esta batalla, hay algunas cosas que he aprendido en el camino. La intención de este pequeño texto es compartirlas esperando que a alguien allá afuera le puedan ayudar.

El primer paso sigue siendo soñar

Hay una frase emblemática en la película Field of Dreams (1989) que el protagonista escucha en su cabeza una y otra vez: “Si lo construyes ellos vendrán”. Se refiere al campo de béisbol que el hombre debe de construir en el jardín de su casa para que los fantasmas de los grandes peloteros ya muertos lo visten y puedan jugar de nuevo.

Creo que en realidad la frase se refiere a los sueños.

Aunque parezcan absurdos, si no empezamos a construirlos el día de hoy, ¿cómo pretendemos hacerlos realidad? Si tienes la inquietud de emprender, de independizarte, de convertirte en freelance, hoy es el día para empezar hacerlo.

¿Cuántos años has dejado pasar con esa idea en tu cabeza? ¿Qué te impide empezar a trabajar hoy en ella para hacerla realidad?

Toma una decisión y mantente firme en tu camino 

Primero serán murmullos. Luego preguntas concretas cuestionándote si estás seguro de lo que estás haciendo. Lo peor es que esos murmullos, voces y gritos vendrán de tu interior. Tú mismo te preguntaras una y otra vez si lo que haces tiene sentido.

Si eres bueno.

Si eres capaz.

Si no te romperás a mitad del camino.

Una vez que hayas tomado la decisión de perseguir tu sueño, no mires atrás. No hagas caso a las sombras proyectadas por tus inseguridades, por tus miedos. No te dejes engañar por las ofertas laborales que de pronto llegarán prometiéndote tranquilidad económica y mental.

No sacrifiques tu sueño.

Si en verdad lo quieres, mantente firme y trabaja por él.

Prepárate para trabajar más que nunca

La independencia es buena, pero también es dolorosa. Tendrás que aprender a hacerlo todo. Aquí no hay mensajeros, ni asistentes, ni contadores, ni subordinados. Al menos no en un principio. El día uno solo estarán tu sueño y tú. Y tendrás que trabajar más que nunca para hacerlo realidad.

Te levantarás temprano y te dormirás tarde. Te verás obligado a encontrar minutos en las horas que ya pasaron. Te irás a la cama devastado. Te despertarás cansado.

Pero al final de cada día sabrás que vives ya tu sueño, y te sentirás satisfecho.

Por favor: ponte límites

Siempre tendrás el deseo de hacer algo más. Otra cuartilla. Otra fotografía. Otra corrida financiera. Otra hora.

Para que tu sueño haga sentido también necesitas los días de descanso. No los postergues. No te los quites. Duerme, ve al cine, juga con tus niños, cena con tu pareja, ríe con tus amigos.

Si al final del día caes muerto, entonces tu sueño no habrá tenido sentido.

El sueño eres tú

Sucederán más seguido de lo que crees: días caóticos de demonios sueltos. Cosas que no salen, imprevistos que se atraviesan, pendientes que se acumulan, clientes que no pagan, días que no rinden, proyectos que desquician, ingresos que no bastan.

Y si escribes: mensajes dándote las gracias por propuestas que a nadie interesan.

No te deprimas. Estas negativas no implican que tu proyecto carezca de sentido. Sólo son pruebas para ver de qué estás hecho. Para que demuestres que eres el héroe de tu propia historia, ése que se levanta una y otra vez sabiendo que no hay más verdad que la de su mirada y que no hay sueño más noble que el de su corazón. Ese héroe que se basta a sí mismo.

Ese héroe que hoy eres tú. 

Keep Reading

Mexico Desconocido

5 lugares para ir a bailar en la CDMX

Un gran plan de viernes por la noche es salir a bailar. Ya sea en pareja, con amigos o contigo mismo y tus ganas de ligar, visita estos lugares que elegimos para ti y haz realidad el refrán: “lo bailado nadie te lo quita”.
Nupcias Magazine

7 razones para realizar tu boda cerca de la ciudad

Porque salir de tu zona de confort no significa tener que tomar un avión.
Cine Premiere

Batman El caballero de la noche, ¿por qué es un clásico?

Con motivo del 10º aniversario del estreno de El caballero de la noche, te dejamos algunos puntos que hacen de esta, una de las mejores películas de superhéroes del siglo.
Altonivel

Estas son las 10 marcas más compradas en los hogares de México

Las 10 marcas más adquiridas por los hogares mexicanos tienen una penetración mayor o cercana al 90%, lo que representan el éxito de las firmas.
My Queue

There are no Videos in your queue.

Click on the Add to next to any video to save to your queue.

There are no Articles in your queue.

Click on the Add to next to any article to save to your queue.

There are no Podcasts in your queue.

Click on the Add to next to any podcast episode to save to your queue.

You're not following any authors.

Click the Follow button on any author page to keep up with the latest content from your favorite authors.

8 frases inspiradoras de Nelson Mandela