My Queue

There are no Videos in your queue.

Click on the Add to next to any video to save to your queue.

There are no Articles in your queue.

Click on the Add to next to any article to save to your queue.

There are no Podcasts in your queue.

Click on the Add to next to any podcast episode to save to your queue.

You're not following any authors.

Click the Follow button on any author page to keep up with the latest content from your favorite authors.

Plan de Negocios / Soluciones en corto

Conoce las industrias más prometedoras para 2018

Si quieres iniciar un negocio o ya lo hiciste, debes enfocar tu atención en 10 industrias en las que existen necesidades crecientes, pero en las que también se abren muchas oportunidades de éxito.
Conoce las industrias más prometedoras para 2018
Crédito: Depositphotos.com
13 min read
Las opiniones expresadas por los colaboradores de Entrepreneur son personales.

Existen grandes oportunidades para emprender en México. La pregunta es ¿dónde? Y la respuesta no es sencilla. Empecemos por decir que nos encontramos en una época de incertidumbre constante. El punto de inflexión provocado por los avances tecnológicos de la cuarta revolución industrial y el cambio de modelos de negocios más enfocados en la economía colaborativa apuntan a que existe el contexto perfecto para que los emprendedores asuman un papel protagónico en la economía del país en los próximos años.

México atraviesa por un estancamiento en su crecimiento económico de entre 2% y 2.5% del Producto Interno Bruto (PIB) en 2017, de acuerdo con el pronóstico del Banco de México, debido a la incertidumbre que persiste en torno a las rondas de renegociación del Tratado de Libre Comercio entre México, Estados Unidos y Canadá, y ante un año de elecciones presidenciales con 85 candidatos independientes registrados.

El presidente del Instituto Nacional del Emprendedor (Inadem), Alejandro Delgado Ayala, asegura que “el futuro de México no es el Tratado de Libre Comercio sino los emprendedores”, quienes suman 12.2 millones de personas, y para quienes hay un presupuesto gubernamental de 3,940 millones de pesos administrados por el Fondo Nacional Emprendedor -4.0% más que lo aprobado este año-, de acuerdo con el Proyecto de Presupuesto de Egresos de la Federación para 2018.

México es el país de América Latina que más empresas crea al año gracias, en parte,  a cambios legislativos que se dieron en los últimos cinco años con las reformas estructurales en ámbitos como energía, telecomunicaciones, sector financiero y educativo, y al fortalecimiento  del ecosistema emprendedor, en que incubadoras, aceleradoras y más de 112 fondos de inversión privados, agrupados en la Asociación Mexicana de Capital Privado (Amexcap), están dispuestos a financiar y apoyar startups y empresas establecidas que desean crecer y competir.

Innovación abierta

La confluencia de la inteligencia artificial, la robótica, el internet de las cosas, los vehículos autónomos, la impresión 3D, la nanotecnología, la biotecnología, la ciencia de los materiales, el almacenamiento de energía y la computación cuántica están provocando una revolución que hace que las empresas deban adaptarse a cambios cada vez más rápidos.

Klaus Schwab, fundador del Foro Económico Mundial y autor del libro La cuarta revolución industrial, define este cambio como “la fusión de tecnologías a través de los mundos físicos, digitales y biológicos”, y advierte que si bien todas estas herramientas nos ayudarán a resolver problemáticas en salud, educación, energía, alimentación, inclusión económica y medio ambiente, también es cierto que deben ser limitadas por reglas, normas y estándares de gobernabilidad que maximicen sus beneficios y reduzcan sus riesgos.

A la par de que estas tecnologías siguen llegando a gran velocidad a nuestro país, los emprendedores deben pensar en generar “nuevos modelos de negocios flexibles, escalables y globales”, recomienda Guadalupe Castañeda, socia líder de Mercados de Crecimiento de EY, quien aclara que dicha escalabilidad no debe ser sólo hacia Estados Unidos, que recibe el 80% de las exportaciones de México, sino hacia todo el mundo.

Para lograr esta escalabilidad, la tendencia es la innovación abierta, en que las grandes empresas colaboran con las startups porque se han dado cuenta de que es “el modo más barato y eficaz de hacer innovación”, explica Antonio Bernardo, CEO para México y América Latina de la consultora Roland Berger. Dicha cooperación ya ha mostrado resultados en sectores como fintech, consumo, energía y smart cities.

Sectores de oportunidad

En Entrepreneur consultamos a los expertos para entender qué sectores se muestran más prometedores, y de qué forma, en cuestión de oportunidad para hacer negocios los próximos años. Todas las industrias están ligadas a los 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), cuya prioridad es erradicar la pobreza y resolver problemáticas que afectan al 40% de la población mexicana que pertenece a la base de la pirámide, aquellos que carecen de energía eléctrica, agua potable, drenaje y conectividad.

1. Fintech

En México hay 238 fintech, indica el Fintech Radar México 2017, elaborado por Finnovista, lo que supuso un crecimiento de 50% de estas empresas en tan sólo 10 meses. De acuerdo con el estudio, esto se debió a una alta penetración de internet, en 60% de la población, y a los dispositivos móviles inteligentes, además de un fuerte ecosistema de comercio electrónico, una baja penetración de la bancarización y una oferta de crédito al consumo poco sofisticada. 

El Banco Mundial (BM) considera que la inclusión financiera es un factor clave para reducir la pobreza extrema en el planeta, y las instituciones en México lo saben, así que los segmentos con mayor crecimiento fueron seguros, préstamos, finanzas empresariales y personales, educación financiera y ahorro. Por eso, Bernardo, de Roland Berger, prevé que en los próximos dos o tres años se verá cada vez más a las fintech haciendo innovación en conjunto con los grandes bancos.

2. Energía

Desde hace poco más de tres años, con la aprobación de la reforma energética, se han ido abriendo oportunidades de negocio en toda la cadena de proveeduría, en infraestructura, financiamiento, servicios y manufactura.

Bernardo asegura que “Pemex debe incorporar la digitalización en sus procesos a través de invertir en las startups que están surgiendo alrededor de la cadena de valor de los hidrocarburos y la electricidad”, tal y como lo hacen las petroleras en Europa. De esta forma, ya existen empresas que hacen análisis con big data de las características geofísicas y otras de customer experiences que podrían apoyar en las estaciones de servicio. 

Otra gran tendencia es descentralizar la energía y usar medios limpios. En México existen más de 500 mil viviendas sin electricidad, principalmente en zonas rurales e indígenas, de acuerdo con la Comisión Federal de Electricidad (CFE). Por ejemplo, dice Bernardo, si un gran edificio tiene su propia generación fotovoltaica puede distribuir  esta energía a la red eléctrica por las noches, cuando no la utiliza.

RETOS. Energías limpias y las nuevas formas de atraer a los consumidores.

3. Consumo

Los consumidores están cambiando de forma muy rápida y son cada vez más exigentes. Por eso,  las empresas deben anticiparse a ese cambio. En el futuro, la combinación online y offline será muy importante para los retailers.

En el país, la tendencia marca un crecimiento de la clase media y la oportunidad está en las cadenas de retail como Coppel, Elektra y Famsa, que están creando sus propios servicios financieros, explica Bernardo. Para atender estas necesidades existen startups que realizan servicios de scoring para aprobación o denegación de créditos, y servicios de atención al cliente con inteligencia artificial.

Cabe acotar que el comercio electrónico es un tema que se verá impactado por la modernización del TLCAN.

4. Turismo

La biodiversidad del país representa una gran oportunidad para hacer negocio en el sector turístico, que significa el 8.7% del Producto Interno Bruto, de acuerdo con el Inegi. Para Bernardo, el país “puede ser potencia”, aunque en el ranking de la Organización Mundial del Turismo (OMT) ya ocupa el noveno lugar de los países con mayor número de visitantes. La digitalización aplicada a la industria está haciendo la diferencia. Herramientas como la geolocalización y el big data están generando experiencias cada vez más personalizadas y placenteras para los viajeros.

FOCO. En el campo y en el turismo existen oportunidades para emprender.

6. Agricultura

El sector agrícola creció 4.1% a tasa anual en el primer trimestre de 2017, de acuerdo con la Sagarpa. El territorio nacional cuenta con 198 millones de hectáreas, de las cuales 145 millones (el 73%) son ocupadas por la actividad agropecuaria.

Se trata de un sector en el que se ha invertido mucha tecnología. “Hay startups usando big data para entender cómo cambian las condiciones meteorológicas, cómo puedes mejorar la capacidad de resistencia de las plantas y especies, así como buscando soluciones biotecnológicas contra las plagas”, explica Bernardo.

El campo tiene una gran necesidad histórica de evolucionar, hay grandes oportunidades de que los institutos de investigación y las universidades hagan transferencia tecnológica, para mejorar la calidad de los productos y la vida de los trabajadores, de acuerdo con el estudio El desarrollo de la agricultura y el impacto que tendría en las finanzas públicas de México, ganador del Premio Nacional de las Finanzas Públicas 2016.

Mientras la tecnología penetra lentamente este sector, Estados Unidos ha insistido a que se impangan aranceles a productos agrícolas mexicanos en ciertas regiones.

7. Automotriz

México se encamina a ocupar el sexto lugar como productor mundial de vehículos antes de 2020, de acuerdo  con la firma EY. En México, la industria tiene planeada la fabricación de 5 millones de unidades anuales, lo que representa oportunidades para los emprendedores en toda la cadena de suministro: logística, distribución y venta, ya que las empresas que trabajan hoy en México siguen comprando más de 80% de sus productos y servicios en el extranjero, pero ya existe una gran tendencia de contratar proveedores locales. Las oportunidades se abre en nichos como inyección de plásticos, estampado, maquinado, troquelado, desarrollo de moldes, forja y fundición, empaque y embalaje, automatización, por mencionar solo algunos.

Este también es un tema en la renegociación del TLCAN, en que EU propone cambios a las normas de origen para los autos, usadas para determinar qué cantidad de un vehículo está fabricada en un lugar determinado.

8. Educación

En 2030 habrán desaparecido 80% de los empleos que actualmente son de mayor demanda, y serán reemplazados por carreras de ciencia, tecnología, ingeniería y matemáticas, (STEM, por su siglas en inglés), pronostica la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE).

Las nuevas habilidades que se requieren para el futuro exigen un cambio en el sistema educativo, dice Guadalupe Castañeda, la especialista de EY, quien señala que la tendencia es que se desarrollen habilidades muy específicas y la educación se personalice. Así, han surgido escuelas donde se les enseña a los niños habilidades muy específicas como robótica y programación, y otras donde se trabaja sobre las soft skills: la capacidad de negociación, pensamiento crítico, resolución de problemas e inteligencia emocional.

9. Aeronáutica y aeropuertos

Se calcula que en 2020, México se colocará en el top 10 de exportadores de la industria aeronáutica, con clusters en varios estados como Chihuahua, Baja California, Querétaro y Nuevo León. De acuerdo con AeroClúster de Querétaro, existen 20 millones de dólares en necesidad de proveeduría, recursos que pueden ser redireccionados a la red local de productos.

Además de la aeronáutica, Bernardo recuerda que está en proceso de construcción el Nuevo Aeropuerto de la Ciudad de México, que a finales de 2018 irá en un 50% de avance, y en donde hay una gran oportunidad de replantear el modelo de negocio, aumentando los ingresos por ventas comerciales a su interior, como se hace en Londres.

5. Salud

El sistema de salud en el país es insostenible: sólo el 5.6% de la población nacional está asegurada en la iniciativa privada; el resto, más de 110 millones, dependen del sector público para recibir servicios médicos, de acuerdo con el estudio Oportunidades de emprendimiento en el sector salud en México publicado por Endeavor México (2017). Los expertos coinciden en que la oportunidad para emprender está en hacer accesibles los medicamentos, la infraestructura y los recursos humanos para cubrir la demanda de un servicio que hoy en día es ineficiente y de mala calidad.

10. Smart Cities

El 65% de la población mundial vivirá en ciudades para el 2040. En México, el 72% de los habitantes ya se está concentrando en las urbes. Y en 2025 se espera que haya 440 ciudades inteligentes en los países desarrollados, de acuerdo con EY. Las ciudades inteligentes engloban una serie de soluciones que ayudan a que las metrópolis funcionen con una gestión automática, integral y eficiente de los servicios públicos y la infraestructura. Aquí es donde hay una gran opción de crear negocios enfocados en mejorar la movilidad, reducir la contaminación y tener viviendas sustentables.

Tras revisar -a grandes razgos- las oportunidades en estos sectores, queda claro que las condiciones para emprender en México existen y lo que se necesita son los agentes de cambio que se enfoquen en resolver necesidades inmediatas a su alrededor. Es por eso que a continuación te presentamos tres historias de emprendedores que están marcando la diferencia en educación, energía y agricultura.

RETOS. Para 2040, 65% de la población del mundo vivirá en las ciudades.

Cómo lograr que tu empresa cumpla cinco años