My Queue

There are no Videos in your queue.

Click on the Add to next to any video to save to your queue.

There are no Articles in your queue.

Click on the Add to next to any article to save to your queue.

There are no Podcasts in your queue.

Click on the Add to next to any podcast episode to save to your queue.

You're not following any authors.

Click the Follow button on any author page to keep up with the latest content from your favorite authors.

Historias Entrepreneur

Los emprendedores que llevaron comida de chefs al coworking

Público es un coworking que busca que las personas, sin importar a lo que se dediquen, puedan convivir en un espacio de trabajo amigable, generar comunidad, dejar de lado las oficinas tradicionales y, además, comer rico.
Los emprendedores que llevaron comida de chefs al coworking
Crédito: Cortesía
Entrepreneur Staff
6 min read

Si eres godín tal vez la siguiente anécdota te suene familiar: Andrés Martínez, ingeniero civil por la Universidad Iberoamericana, trabajó durante varios meses en una oficina. Sin embargo, el pasar ahí tanto tiempo y hacer conferencias o trabajos de manera remota llegó a fastidiarlo. “Estaba ahí por horas sin contacto humano”, recuerda.

Si trabajas en una oficina alrededor de ocho horas, es seguro que comprendes esta situación. Andrés, Emilio y Alfonso, cofundadores del coworking ‘Público’, entendieron muy bien este escenario que no sólo vivió Andrés, sino muchos otros empleados, por lo que decidieron ofrecer un espacio de trabajo amigable, que genere comunidad y así dejar de lado las oficinas tradicionales.

Estos emprendedores que se conocen desde la infancia, después de vivir varios años en el extranjero, regresaron a México con mucho amor hacia su país y con ganas de implementar lo que en otros países ya se estaba haciendo.

Este negocio de trabajo colaborativo es una tendencia que proviene de Europa y Estados Unidos. En nuestro país, la necesidad de trabajar en espacios amigables está enfocada para emprendedores y freelancers, pero en especial el mercado que más lo consume es la generación millennial, aunque también destacan profesionistas o startups.

Sin embargo, su negocio enfrenta un reto: según datos de Emergent Research, se estima que para el 2020 existan 26,000 espacios de coworking a nivel mundial. Estos tres emprendedores confían en que la mejor apuesta para competir en un negocio tan ofertado es juntar las fortalezas de cada uno, para innovar y hacer de lo ‘Público’ una experiencia única para cada uno de sus clientes.

Los tres mosqueteros

“Los emprendedores deben de ser multifacéticos. Como un hombre orquesta”, asegura Andrés, director de Público. Estos tres mosqueteros tienen personalidades y profesiones muy opuestas: Andrés Martínez  es ingeniero civil y se caracteriza por ser analítico; Emilio Illanes es considerado como el visionario, también es ingeniero civil, y el arquitecto es Alfonso López Velarde, quien aporta las ideas innovadoras y disruptivas. 

Andrés se encarga de fondeo, capital, marketing y ventas; Emilio de los nuevos negocios, y Poncho de la dirección de arquitectura y construcción. Aunque cada uno tiene roles diferentes, todas las decisiones de negocio las toman juntos. “La fortaleza de Público es saber que no podemos solos y que nos tenemos que complementar. Debes juntarte con personas que aporten algo que tú no puedes y que te vas a divertir con ellos”, afirma Andrés.

Sin embargo, eso no fue lo único que los llevó a iniciar su negocio. Emilio conoció este tipo de oficinas en Estados Unidos y Alfonso en Europa, en donde vivió durante siete años. Para Poncho, era muy común trabajar en este tipo de lugares y le extrañó que en México no hubiera algo parecido. “Cuando volví, me di cuenta que aquí se seguía con el clásico corredor como gallineros y aire acondicionado. Todo muy homogéneo. Yo quería crear algo distinto, más agradable y formar una comunidad”, platica. 

Lo que vieron estos jóvenes en otras partes del mundo y el mal sabor de boca que tenía Andrés por las oficinas tradicionales, los hizo coincidir en que era una buena idea de negocio y decidieron ofrecer una experiencia única de trabajo que puede adaptarse al ritmo de los emprendedores y freelancers de la capital. Así, en 2014 durante una plática dijeron: “Hay que hacerlo, pero hay que hacerlo en grande.”

Ser flexible

Estos socios no sólo buscan que la gente que trabaja en sus espacios encuentren experiencias, sino la flexibilidad para hacer todas sus actividades, algo que han aplicado dentro de su misma filosofía de trabajo. “Ser flexible es lo más importante en este juego de emprender”, dice Andrés.

Andrés y Emilio fueron los que iniciaron el proyecto, al que después se sumó Alfonso, pues fue el único arquitecto que les cambió la manera de ver el negocio. “Poncho nos dijo que todo estaba mal, que teníamos que hacer disrupción. Nos aventamos y en cuatro meses se evaporaron nuestros ahorros”, recuerda Andrés, pero gracias a eso lograron crecer.

En 2015 abrieron el primer coworking en Séneca, que tiene locales comerciales; en 2016, Molière, que cuenta con servicio de restaurante, en el que el socio es Enrique Olvera, dueño de Pujol, y el chef que opera es Pablo Salas, fundador de Amaranta. En 2017 inauguraron Muzquiz y Puebla, ambos cuentan con locales de comida.

Dentro de los productos que ofrecen se encuentran los escritorios de coworking y oficinas privadas. Los precios van desde los 3,700 pesos (para una persona) hasta los 30,900 (para hasta siete personas), dependiendo la sucursal. Las rentas son por oficina y no por grupo de personas.

“Debes tener un objetivo y que lo veas borroso porque si lo ves claro, vas a disfrutar de un éxito que no has tenido. Así, eres flexible en encontrar varios caminos y con disciplina lo puedes lograr. Eso pasó con nosotros y Público.”

Dentro de los planes a futuro que tienen estos mosqueteros para Público son las próximas aperturas en el 2018, uno en la colonia Juárez, en la Roma y en las Lomas, así como otros tres nuevos restaurantes.

Sobre el futuro de los tres emprendedores, Emilio sólo tiene claso algo: “Hoy hacemos coworking porque hace sentido con lo que está pasando actualmente, pero eso no significa que siempre haremos lo mismo. Nosotros no sabíamos que iba a funcionar, pero decidimos realizarlo en grande. Todo lo que inicies, piénsalo así: en grande.”

Los regios que buscan héroes para salvar vidas