My Queue

There are no Videos in your queue.

Click on the Add to next to any video to save to your queue.

There are no Articles in your queue.

Click on the Add to next to any article to save to your queue.

There are no Podcasts in your queue.

Click on the Add to next to any podcast episode to save to your queue.

You're not following any authors.

Click the Follow button on any author page to keep up with the latest content from your favorite authors.

Vida emprendedora

20 hábitos por los que no fui millonario antes

John Rampton los obstáculos que enfrentó para forjar su riqueza. Y, ¿qué crees? Te están pasando a ti también.
20 hábitos por los que no fui millonario antes
Crédito: Depositphotos.com
Entrepreneur VIP
Entrepreneur and Connector
12 min read

¿Cómo te gustaría convertirte en millonario? Todos lo queremos. Pero, la mayoría de nosotros, incluido tu servidor, tenemos malos hábitos que se interponen en nuestro camino de volvernos ricos. Si eres capaz de deshacerte de estas actitudes pobres, te darás cuenta que obtener un estatus de millonario no es tan imposible como creías.

Aquí están los 20 hábitos que nos impedían a mí y a muchas otras personas convertirnos en millonarios.

1. Dormir de más

Entiendo completamente que no todos somos madrugadores porque luché con este mal hábito por años. Todavía batallo en las mañanas frías y lluviosas. Aquí está la cosa. Si te levantas hasta el mediodía, recuerda que deberás trabajar 12 o más horas por día para compensar tu retraso.

Las personas exitosas son reconocidas por despertarse temprano, por lo general antes que los demás en su casa, para que poder empezar a trabajar, ponerse al día con las noticias, responder correos electrónicos y hacer ejercicio sin sacrificar demasiado tiempo con la familia.

2. Descuidar mi salud

 "Los malos hábitos de salud crean mala suerte", escribe Thomas Corley en Change Your Habits, Change Your Life.

Cuando no estás sano, estás cansado, eres menos productivo, estás más estresado y eres más propenso a enfermarte crónicamente. ¿Cómo puedes concentrarte en construir tu negocio cuando estás luchando contra esos factores todos los días?

3. No leer

Los ricos invierten tiempo y esfuerzo para ampliar su conocimiento, mantenerse al día con las noticias y las tendencias en su industria, aprender de biografías inspiradoras y seguir siendo relevantes.

Como escribió Will Lipovsky, la lectura aporta diferentes perspectivas, permite que varios puntos de vista amplíen los tuyos, te empuja a soñar en grande y te motiva a nunca rendirte.

4. Depender de solo una fuente de ingresos

Los ricos tienen varias fuentes de ingresos. Para aquellos de nosotros que aspiramos a la riqueza, eso significa tener un guardadito para pagar deudas, reservar para la jubilación e invertir.

Esto no significa que debas obtener un segundo empleo como mesero (pero no es una mala idea hasta que tener una mejor opción). Podría ser algo que te apasione, como escribir sobre tecnología. Eventualmente puedes obtener seguidores para un blog y comenzar a ganar un ingreso pasivo a través del marketing de afiliación.  

5. No establecer un presupuesto

Todos necesitan crear un presupuesto y atenerse a él, pero, desafortunadamente, hay muchas personas que no lo hacen. Como no pueden ver con precisión si están gastando más de lo que ganan, a menudo tienen problemas financieros. Si notas que ese es tu caso, entonces debes comenzar a recortar los gastos innecesarios y hablar con un asesor para que regrese tus finanzas a la normalidad.

Este es en realidad otro hábito compartido por los ricos como los autores Thomas Stanley y William Danko descubrieron después de estudiar millonarios para su libro The Millionaire Next Door.

6. Gastar descuidadamente

"El noventa y cinco por ciento de los pobres de mi estudio no ahorró y la mayoría acumuló deudas para subsidiar su nivel de vida", escribió Tom Corley en Change Your Habits, Change Your Life. "En consecuencia, no tienen dinero para la jubilación, para la universidad de sus hijos o para aprovechar oportunidades que se presenten".

Como Corley lo dice sin rodeos. "No ahorrar y gastar más de lo que se gana crea pobreza a largo plazo, sin esperanza de escapar".

7. No prestar atención a los pequeños gastos

Puede que no pienses que gastar 47 pesos al día en una taza de café tiene un efecto en tu riqueza. Lo mismo con esa membresía de gimnasio anual de $5,000 pesos que rara vez usas. Aunque en el gran esquema de las cosas, estos son pequeños costos, se acumulan rápidamente.

Hace poco saqué datos de pagos aleatorios hechos con la tarjeta de crédito de mi empresa. Descubrí que el 35% de las personas que compran café o visitan una cafetería todos los días (al menos 4 veces por semana) solo pagan el mínimo cada mes.

Nuevamente, es por eso que un presupuesto es tan útil. Te ayuda a controlar estos pequeños costos para que puedas actuar en consecuencia y atenerte a lo esencial. En lugar de ir a Starbucks todos los días, conviértelo en una recompensa semanal después de que hayas tenido una semana productiva y solo conserva las suscripciones que estás usando en realidad.

8. Salir con la gente equivocada

"Solo vas a tener éxito en la vida si te rodeas del tipo correcto de personas", dice Corley. Reemplaza a las personas tóxicas y negativas en tu vida con aquellas que son optimistas, motivadas y solidarias.

9. Procrastinar

Una cosa es decir que quieres convertirte en millonario y otra es comenzar a hacerlo realmente. Si deseas salir del estancamiento financiero, entonces debes comenzar a actuar lo antes posible. Incluso si eso implica sentarse con un profesional financiero para ayudarte a dar un paso más allá de solo tener un presupuesto. Es un gran comienzo para dejar de hablar y comenzar a hacer.                                                       

10. Beber y apostar

"No existe la posibilidad de hacerse rico rápidamente", escribe Corley. "El éxito financiero requiere tiempo, iniciativa y un esfuerzo incansable. Los que juegan se engañan y piensan que hay un atajo para el éxito".

En cambio, los millonarios "hacen un hábito de perseguir sus sueños y sus metas".

Además, beber alcohol excesivamente te impide alcanzar ese estado de millonario, ya que daña tu memoria, capacidad de pensar con claridad y tu salud. Eso no quiere decir que no puedas tomar una copa de vino o cerveza ocasionalmente. Significa que esto nunca debe convertirse en un hábito diario.

11. Ver demasiada televisión

Zig Ziglar dijo una vez: "Los ricos tienen pequeños televisores y grandes bibliotecas, y los pobres tienen pequeñas bibliotecas y grandes televisores".

No me malinterpretes. Disfruto de ver Netflix de vez en cuando. Pero, como descubrió Corley, los ricos prefieren leer, ejercitarse o educarse a sí mismos en lugar de perder el tiempo viendo la televisión. "Hacer un uso productivo del tiempo es un sello distintivo de los millonarios", dice Corley. "Perder el tiempo es un sello distintivo de la gente pobre".

12. No encontrar un mentor

Estoy seguro de que si hubiera encontrado un mentor hace años, me habría hecho rico desde entonces. ¿Por qué me siento así? Pude haber aprendido de los éxitos y los errores de alguien que ha demostrado su valía en el campo de mi interés. Su consejo podría haberme ayudado a omitir la constante prueba y error que he experimentado y obtener ganancias directamente.

Los mentores están a tu alrededor. Podría ser el consejo de un profesor universitario, tus padres o incluso de Elon Musk siguiéndolo en las redes sociales o leyendo su biografía.

13. Permanecer en mi zona de confort

Lo entiendo. Tomar riesgos y salir de la zona de confort es inquietante. Pero no será hasta que des ese salto que encontrarás el éxito financiero. Es un hábito que ha funcionado bien para Bill Gates, Richard Branson, Larry Ellison y Warren Buffet.

"La búsqueda de riqueza requiere que tomes riesgos. La mayoría no lo hace, y es por eso que no son ricos", dice Corley.

14. No hacer preguntas

Deja de lado tu ego por un momento. No lo sabes todo. Odio ser aguafiestas, pero eso es un hecho y te impedirá volverte rico hasta que lo enfrentes.

Aprendí de la peor manera que adivinar el camino conduce al fracaso y a las malas decisiones. Si no está seguro acerca de una inversión o idea de negocio, no dudes en pedir comentarios y consejos.

15. Ser consumido por el fracaso

Los empresarios llevan sus fracasos como una medalla de honor. Eso no significa que disfruten de fallar. Cerrar un negocio y perder casi todo apesta, pero esos reveses son necesarios para ser más fuerte en el futuro.

No te equivoques. Fallar es bastante horrible, pero no dejes que eso te deprima. Corre esos riesgos y, si fallas, aprende de tus errores y sigue adelante.

16. No establecer metas diarias

Uno de los mejores hábitos que he adquirido en los últimos años es anotar mis objetivos diarios a primera hora de la mañana. Me inspira y me guía a esforzarme todos los días para lograr mis metas.

He descubierto que establecer metas diarias ayuda a priorizar lo más importante a lo menos urgente. Por ejemplo, en lugar de perseguir varias facturas vencidas de $100 pesos, me centro en una o dos facturas de $1,500.

17. Pensar negativamente

"El éxito a largo plazo solo es posible cuando tienes una perspectiva mental positiva", escribe Corley.

Éstos son algunos de los pensamientos negativos más comunes que tenemos y que más nos vencen:

+ Dudar de ti mismo. La capacitación, la educación y un mentor pueden cambiar esto.

+ No creer que tus metas se pueden lograr. Enfócate en alcanzar esos objetivos diarios.

+ Haber tenido malas calificaciones de chico. No. Los grados y las discapacidades de aprendizaje no determinan tu éxito. Pregúntale a Richard Branson, quien superó la dislexia.

+ La competencia es muy dura. Nunca se sabe hasta que lo intentes. En el peor de los casos tendrás que pivotear tu idea de negocio.

+ Sin enfoque. Un estilo de vida saludable y el establecimiento de objetivos diarios pueden mantenerte enfocado.

18. No recolectar activos

"Un trabajo nunca te hará rico. Tampoco guardar todo tu efectivo en un cochinito. Entonces, ¿cómo se puede construir esa riqueza? ", pregunta Brandon Turner, vicepresidente de crecimiento de BiggerPockets.com.

Con activos, como un negocio rentable, una cartera de acciones en crecimiento o invertir en la propiedad inmobiliaria adecuada.

Recuerda, tu automóvil y tus juguetes brillantes son "pasivos que te están robando de riqueza futura". Concéntrate en "recolectar cosas que te harán ganar dinero a largo plazo".

19. Poner excusas

Poner excusas fue uno de los obstáculos más altos entre tu servidor y su riqueza. Poner pretextos es fácil cuando intentamos entender por qué estamos enterrados en deuda y no tenemos un ingreso de seis cifras. Decir que queremos "vivir en el momento" es una justificación pobre para no trabajar hoy para hacer un futuro más próspero. Deja de dar evasivas y empieza a tomar medidas. Paga esa deuda primero, luego puedes comenzar a ahorrar e invertir. Si no ganas suficiente dinero, busca otra fuente de ingresos, como vender cosas en línea o repartir pizzas. Eso no resolverá todos tus problemas, pero es un comienzo para deshacerse de esas excusas.

20. No seguir la regla 70/30

Jim Rohn, una de las figuras de autoridad líderes en los negocios, tiene una fórmula simple para acumular riqueza. "Después de pagar la parte que te corresponde de impuestos, aprende a vivir con el 70% de tus ganancias. Estas son las necesidades y el resto es lo que gastas en los lujos. Rohn dice después de eso "es importante ver cómo asignas tu dinero". Sugiere dar un tercio a la caridad, un tercio a las inversiones de capital y el tercio final debería ser puesto en ahorros. Al principio no notarás gran cambio en tu cuenta, pero "deja transcurrir cinco años y las diferencias se vuelven pronunciadas. Al final de 10 años, las diferencias son dramáticas".
Las opiniones expresadas por los colaboradores de Entrepreneur son personales.

La gente 'fea' gana significativamente más dinero: estudio