My Queue

There are no Videos in your queue.

Click on the Add to next to any video to save to your queue.

There are no Articles in your queue.

Click on the Add to next to any article to save to your queue.

There are no Podcasts in your queue.

Click on the Add to next to any podcast episode to save to your queue.

You're not following any authors.

Click the Follow button on any author page to keep up with the latest content from your favorite authors.

Startups / Startup de la semana

Los mexicanos que quieren poner guapas a las mujeres con un clic

Desde mascarillas, hasta tratamientos para las pestañas, esta startup te ofrece un concepto a base de nueva tecnología en productos "listos para usarse" y que puedes hallar en línea.
Los mexicanos que quieren poner guapas a las mujeres con un clic
Crédito: Embellé París
5 min read
Las opiniones expresadas por los colaboradores de Entrepreneur son personales.

Embellé París es una startup creada por los hermanos Claudio y Rodrigo Cervantes Villasuso, quienes continuamente han buscado tener negocios propios. No siempre resultaron en una historia de éxito y para llegar a esto tuvieron que aprender dolorosas lecciones, pero bajo la premisa de que  “invertir en nuevas ideas siempre será un buen negocio”, no tiraron la toalla y hace tres años decidieron innovar en México en el sector de productos cosméticos. Y así comenzó la historia. 

Embellé París es una marca mexicana de cosméticos que utiliza una novedosa tecnología nacida en Asia –continente en donde radica Rodrigo- en sus productos “listos para usarse”,  es decir, que vienen con la parte del cuerpo que se quiere cuidar (cara, pies, manos).

En entrevista para Entrepeneur en español, Claudio nos explicó con más detalles de qué va este proyecto. Por ejemplo, nos compartió que tras hacer diversos estudios de mercado, se dieron cuenta que un plus para sus clientes sería ayudarlos a tener un orden en la manera de utilizar el producto, por lo cual, sus mascarillas (que tienen como fin humectar, limpiar, suavizar, mejorar la firmeza de la piel, atenuar líneas de expresión,  disminuir ojeras y manchas), vienen señalizadas en el día en que deben aplicarse.

Claudio reflexiona en que la tesis fundamental de este negocio es que “nosotros queremos ofrecer productos que funcionen y que la gente pueda volver a comprar porque ve resultados. No productos en los cuales compras una vez  y no da resultados y no los vuelves a comprar. Queremos fidelizar, educar y concientizar  a los clientes. Eso hacemos a través de las estrategias de marketing”,  explicó.

Y es que para abrirse paso en el mercado, el marketing fue fundamental. Para darse a conocer fueron desde entrevistas de radio hasta crear un blog que ayudara a no solo a explicar cómo funcionaban sus productos, sino también crear todo un espacio sobre cuidado personal, con especialistas e influencers en la materia.

Una idea que surge “del hambre”

Llegar a este punto no fue sencillo, explica Claudio. De hecho, detrás existe una historia dolorosa sobre el anterior proyecto que ambos hermanos iniciaron y que no llegó a buen puerto.  No por un fracaso, sino por la traición de un socio. Sin abundar mucho en esa experiencia, Claudio relató como de pronto se encontró sin nada, buscando sin éxito trabajo en la banca, pues debido a su “perfil de emprendedor”, las puertas le fueron cerradas.

Entonces, decidió seguir con lo que mejor sabía hacer: emprender. Junto a su hermano, empezaron a testear diversos productos y realizar estudios de mercado.

“La idea surge del hambre, cuando estás en la calle. Me quedé en la banqueta, sin un centavo”, cuenta Claudio. Pero de esa experiencia sacó todo provecho.  “Hay un libro, The power of broke, que habla del poder de estar en la quiebra;  porque no es lo mismo contar con los recursos para hacer todo,  que tener que optimizar los recursos para poder lograr un resultado. Te vuelves dueño y dejas de contratar a empresas como de marketing o diseño. Te metes a cursos y te vuelves autodidacta y autónomo. Te salen talentos y desarrollas habilidades que antes pensabas que no tenías”.

Entonces llegaron los cuestionamientos para los hermanos: “¿Otra vez volver a lanzar una marca de cocina? Y empezamos a leer, a investigar por dónde, y resultó que hicimos un estudio de mercado y testeamos varios productos”.

Encontraron en el área de cosméticos una buena área de oportunidad: “Analizamos las necesidades,  qué querían las mexicanas, qué querían del producto. El primero fueron mascarillas y concluimos que teníamos que  lanzar un producto que tratara diferentes condiciones para la piel, no que solo hiciera una cosa. Después del estudio de mercado desarrollamos las fórmulas en Francia”,  narró el empresario mexicano. Y en 2015 salió a la luz Embellé París.

Más que mascarillas

 Y así, de una mascarilla, como el primer producto que lanzaron, ahora Embellé cuenta con otros más productos, 17 en total. “Empezamos con el tratamiento de diez mascarillas y con el éxito de ese tratamiento lanzamos una serie de productos complementarios, en donde pudieras tratar varias condiciones y partes del cuerpo”, señaló Claudio.

Luego de las mascarillas llegaron los parches para ojos, después la  línea platinum, con ingredientes más difíciles de trabajar como el caviar, baba de caracol, las algas, extracto de rosas, entre otros ingredientes y otros productos para cuidar los pies, las manos, las pestañas, etc.

Y para este 2018 tendrán más lanzamientos que contemplan, por mencionar algunos,  una línea para el acné y otra para blanquear los dientes. En total, seis productos nuevos.

Además, apenas un mes atrás, Embellé Paris dio un paso importante hacia la internacionalización, en tanto que cuentan ya con más de 81,000 clientes atendidos. La historia sigue escribiéndose.

El transporte colectivo VIP