My Queue

There are no Videos in your queue.

Click on the Add to next to any video to save to your queue.

There are no Articles in your queue.

Click on the Add to next to any article to save to your queue.

There are no Podcasts in your queue.

Click on the Add to next to any podcast episode to save to your queue.

You're not following any authors.

Click the Follow button on any author page to keep up with the latest content from your favorite authors.

Noticias / UNAM

Estudiantes de la UNAM crean automóvil eléctrico

El vehículo de competición alcanza 87 kilómetros por kilowatt-hora y participó en la competición Shell Eco-marathon en Brasil, en noviembre pasado.
Estudiantes de la UNAM crean automóvil eléctrico
Crédito: Agencia Informativa Conacyt
3 min read
Las opiniones expresadas por los colaboradores de Entrepreneur son personales.

Heriberto Ávalos y a Enrique Munive, estudiantes de la Facultad de Ingeniería de la UNAM, crearon el vehículo eléctrico Kalani, con el que participaron en el Shell Eco-marathon. Esta competencia de automóviles eléctricos, llevada a cabo en Sao Paulo, Brasil, en noviembre pasado, retó a estudiantes a diseñar, construir, testear y conducir vehículos de uso eficiente de energía.

El vehículo eléctrico tiene capacidad para albergar solo a una persona en su interior, pesa 25 kilogramos y mide 120 centímetros de ancho, 210 de largo y 70 de altura. Cuenta con un chasís de aluminio y su cuerpo está construido de fibra de vidrio y algunas partes de acero. En cuanto a su desempeño en la pista, tiene una eficiencia de 87 kilómetros por kilowatt-hora y, con una sola carga del banco de 48 baterías de polímero de litio, logra recorrer 15 kilómetros.

Para desarrollarlo, los jóvenes crearon el equipo Dzec, conformado por seis alumnas y seis alumnos de diferentes semestres y áreas, como ingeniería eléctrica electrónica, mecánica, mecatrónica y química, con el fin de tener un equipo que pudiera aportar ideas desde la perspectiva de su área.

De México a Brasil

Este equipo fue el único extranjero que participó en el certamen de automovilismo. Para transportar el vehículo fue necesario que cada joven se llevara un pedazo del automóvil en sus maletas, para posteriormente ensamblarlo en Brasil, a falta de apoyos para cubrir los gastos de envío. “Metimos tornillos en las piezas que empataban, de forma que todo el coche estaba atornillado (…) Esto no afectó el desempeño ni la seguridad del auto, porque justo como fue planeado, los ensambles se hicieron en puntos donde no se sacrificaba la estructura”, comentó Ismael Vázquez, uno de los integrantes de Dzec.

Kalani aprobó nueve de las 10 inspecciones técnicas realizadas, que incluyeron aspectos como el frenado, la seguridad del piloto, las dimensiones máximas y pruebas de visibilidad. La única prueba que fallaron fue la del claxon, pues durante el trayecto en avión de México hacia Brasil, el regulador eléctrico que conectaba la bocina con las baterías se descompuso, impidiendo que pudiera funcionar.

A pesar de este fallo, su trabajo fue reconocido por los jueces del evento. “Nos sentimos orgullosos porque competir durante todo este tiempo y contra otras personas de otro país es difícil, pero todo pudimos resolverlo”, expresó Karen Jiménez, otra de las integrantes del equipo.

El nombre Kalani viene del náhuatl y refiere al sonido que producen dos metales al chocar. Dzec, por su parte, es un nombre maya que hace alusión al escorpión, mascota de la facultad a la que pertenecen Heriberto Ávalos y a Enrique Munive. Y en el cuerpo del vehículo se puede ver a Quetzalcóatl, adorno elaborado por los mismos ingenieros.

Con información de Agencia Informativa Conacyt.

Alumnos de la UNAM crean lentes inteligentes que trasmiten conocimiento