My Queue

There are no Videos in your queue.

Click on the Add to next to any video to save to your queue.

There are no Articles in your queue.

Click on the Add to next to any article to save to your queue.

There are no Podcasts in your queue.

Click on the Add to next to any podcast episode to save to your queue.

You're not following any authors.

Click the Follow button on any author page to keep up with the latest content from your favorite authors.

Financiamiento

Préstamos personales o hipotecarios, ¿cuál necesito?

Ya estás a punto de arrancar tu nueva empresa, pero aún falta que resuelvas el tema de financiamiento. Si te estás preguntando qué tipo de préstamos existen y cuál podría serte más conveniente, acá te los explicamos para que puedas tomar la mejor elección.
Préstamos personales o hipotecarios, ¿cuál necesito?
Crédito: Depositphotos
5 min read

¿Préstamos o créditos? Personal, hipotecario, de negocio, ¿cuál necesito? Son preguntas frecuentes a todo nivel, por lo que acá te exponemos los principales conceptos y características de cada uno para ayudarte a tomar una mejor decisión.

Lo primero es tener en cuenta cuál es tu necesidad. ¿Estás pensando en comprar una casa? Probablemente requieras un crédito hipotecario. ¿Quieres viajar? Puedes pedir un préstamo personal. ¿Estás pensando en emprender? Un préstamo de negocio es lo que debes buscar según las principales entidades financieras del país.

Pero primero habría que partir por diferenciar un crédito de un préstamo, una confusión común aunque son muy diferentes. Para empezar, en el préstamo la entidad financiera pone a disposición del cliente una cantidad fija y el cliente adquiere la obligación de devolver esa cantidad, más unas comisiones e intereses pactados en el plazo acordado.

En el crédito, en cambio, la entidad financiera pone a disposición del cliente, en una cuenta de crédito, el dinero que este necesite hasta una cantidad de dinero máxima.

Por otro lado, el préstamo suele ser una operación a medio o largo plazo y la amortización normalmente se realiza mediante cuotas regulares, mensuales, trimestrales o semestrales. De este modo, el cliente tiene la oportunidad de organizarse mejor a la hora de planear los pagos y sus finanzas personales.

Generalmente los préstamos son personales y se conceden a particulares para un uso privado, por lo tanto, generalmente se requieren garantías personales (avales) o garantías reales (prendas o hipotecas).

En el préstamo la cantidad concedida normalmente se ingresa en la cuenta del cliente y este deberá pagar intereses desde el primer día, calculándose los intereses sobre la cantidad que se ha concedido.

¿Hipotecario, personal o de negocios?

Y ya entrados en la materia, hablemos de los tres distintos tipos de préstamos:

En cuanto al personal, éste se utiliza generalmente para financiar necesidades específicas en un momento determinado y de un importe pequeño. Es muy parecido al préstamo al consumo, aunque en este caso se usan para costear viajes, una boda, etcétera, es decir, bienes intangibles o perecederos.

Es el producto más común y puede ser otorgado a cualquier persona física tenga una cuenta bancaria en la institución o no. El destino del crédito es libre y busca financiar necesidades personales como una boda, un viaje o una emergencia. En este tipo de préstamo se pone como garantía bienes presentes y futuros o en algunos casos se deberá presentar un aval dependiendo el capital adquirido. Las temporalidades de estos productos suelen ser a corto y mediano plazo. Son los más sencillos de tramitar y hay variedad de instituciones financieras que los ofrecen.

En cuanto al hipotecario, este se caracteriza porque, a parte de la garantía personal, se ofrece una ‘garantía real’ que consiste en la hipoteca de un bien inmueble. En caso de no devolver el préstamo la entidad financiera pasaría a ser la propietaria de la vivienda.

Y es que, en este caso, la hipoteca es un derecho que tiene la entidad financiera a quedarse con el inmueble en caso de impago del préstamo. 

Normalmente los préstamos hipotecarios se suelen utilizar para la compra de una vivienda, aunque también es frecuente el caso de personas que solicitan préstamos hipotecarios sobre su vivienda para afrontar la creación de un negocio. El importe máximo del préstamo no suele superar nunca el 80% del valor de tasación del inmueble.

Los préstamos de negocios son financiamientos dirigidos a emprendedores de pequeñas y medianas empresas que buscan crear o crecer su negocio, este tipo de productos son otorgados por entidades financieras privadas y gubernamentales diseñadas para satisfacer necesidades específicas como adquisición de maquinaria o compra de mercancía y materiales. La temporalidad puede ir de los 6 a los 60 meses según el préstamo, normalmente se pide uno o varios avales o la maquinaria adquirida como garantía.

En México hay diferentes oportunidades de instituciones bancarias y otro tipo de instituciones que te ayudarán a poner un negocio fijo de manera sencilla, pagos fijos a mediano plazo, y muchas otras ventajas.

Por lo general ofrecen una línea de crédito simple hasta por $250,000, a pagar en un plazo con mensualidades fijas hasta de 48 meses. Cabe mencionar que para el trámite de este tipo de préstamos para negocios no se requiere una garantía hipotecaria, y las tasas de interés son fijas durante el plazo de crédito. 

Todo lo que tienes que saber sobre crowdlending