My Queue

There are no Videos in your queue.

Click on the Add to next to any video to save to your queue.

There are no Articles in your queue.

Click on the Add to next to any article to save to your queue.

There are no Podcasts in your queue.

Click on the Add to next to any podcast episode to save to your queue.

You're not following any authors.

Click the Follow button on any author page to keep up with the latest content from your favorite authors.

Consultoría / Vida emprendedora

¿Los emprendedores nacen o se hacen?

Descubrimiento intrigante: los gemelos idénticos tienen tasas mucho más altas de "tendencias empresariales compartidas" que los gemelos fraternos y la población en general.
¿Los emprendedores nacen o se hacen?
Crédito: sarahwolfephotography | Getty Images
- VIP Contributor
Founder and CEO, AudienceBloom
6 min read
Las opiniones expresadas por los colaboradores de Entrepreneur son personales.

Empresarios, psicólogos sociales y teóricos económicos han especulado sobre si los emprendedores nacen o se hacen, en otras palabras, si estás predispuesto a convertirte en emprendedor debido a tu constitución genética, o si esa disposición proviene de tu entorno, condicionamiento u otro factor externo.

Para la mayoría de los emprendedores, es reconfortante pensar que los hombres y mujeres de negocios se hacen, que incluso si carecen del ADN "correcto", la práctica, la experiencia y el acondicionamiento suficientes para ser un éxito.

Pero aléjate de esa zona de confort, porque investigación parece indicar lo contrario: las tasas de emprendimiento, especialmente las tasas de éxito empresarial, están más influenciadas por los genes de una persona que por su educación y grado de educación. Afortunadamente para la mayoría de los emprendedores aspirantes, hay una trampa.

Lo que dice la ciencia

Muchos estudios han intentado responder a esta pregunta y han aterrizado en cada lado de la discusión. En el debate naturaleza vs. crianza (mirando a factores más allá del emprendimiento), los estudios más efectivos han sido los realizados en gemelos, porque naturalmente comparten ADN, pero pueden haber experimentado diferentes entornos y educación. Una distinción importante aquí es que los gemelos idénticos comparten el 100% de la misma información genética, mientras que los gemelos fraternos (o cuates, como los conocemos en Latinoamérica) comparten ‘solo’ el 50 por ciento.

Un estudio que analizó específicamente las tendencias empresariales fue realizado por Scott Shane, profesor de la Case Western Reserve University. Shane analizó a cientos de pares de gemelos y finalmente descubrió que los hermanos idénticos tenían tasas mucho más altas de "tendencias empresariales compartidas" que sus contrapartes fraternales o sujetos del grupo de control.

La exploración adicional de los datos, incluida la investigación de la genética molecular, ha rastreado esta heredabilidad genética en cuatro rasgos empresariales básicos, cada uno de los cuales aumenta la probabilidad de convertirse en un empresario:

1. La probabilidad de comenzar un negocio.  

2. La capacidad de identificar nuevas oportunidades.  

3. La tendencia a trabajar por cuenta propia.  

4. Extroversión. Aunque la extroversión por sí sola no es suficiente para motivar el emprendimiento, a los extrovertidos les resulta más fácil establecer nuevas conexiones, liderar seguidores y participar en una comunidad más amplia.

Una encuesta menos formal de las creencias empresariales encontró que solo el 1% de los empresarios encuestados cree que la educación superior desempeñó algún papel en la configuración de su mentalidad de negocios. Por el contrario, el 61% dijo que sus características empresariales habían surgido de su impulso innato.

El truco

¿Cuál es el truco aquí? Todos estos estudios y encuestas consideraron a los empresarios como un grupo; no prestaron atención al éxito que tuvieron esos empresarios en realidad. Por lo tanto, la conclusión aquí es que sus genes desempeñan un papel en la probabilidad de comenzar realmente un negocio, en lugar de si ese negocio realmente tendrá éxito.

En otras palabras, solo porque tengas una probabilidad genética menor de comenzar un negocio no significa que no puedas hacerlo o que la empresa que abras será un fracaso.

De hecho, con un impulso y práctica significativos, es más probable que tengas éxito que alguien genéticamente predispuesto a comenzar un negocio, especialmente si esa persona no ha tenido tanta experiencia en el mundo real como tú.

El papel de la experiencia

Otro estudio, ahora de Kathryn Shaw, profesora de la Escuela de Posgrado de Stanford, analizó datos de 2.,8 millones de pequeñas empresas para determinar el éxito basado en la experiencia previa. Como era de esperar, las tasas de éxito fueron dramáticamente más altas para los empresarios que tenían veternaía en la gestión de un negocio.

Esto puede parecer una observación obvia, pero es importante considerar en la discusión de si los emprendedores nacen o se hacen. Resulta que, independientemente de tu tendencia a comenzar un negocio, el verdadero factor determinante para el éxito radica en la cantidad de experiencia que adquieres en un rol empresarial.

Las dos preguntas distintas que podemos preguntar

La primera es ¿los emprendedores nacen o se hacen? Esta pregunta solo se enfoca en la probabilidad de una persona de comenzar un negocio y según la ciencia, los hombres y mujeres de negocio nacen con características claras.

La segunda es ¿los emprendedores exitosos nacen o se hacen? Esta pregunta ignora la probabilidad de comenzar un negocio en lugar de favorecer la capacidad de éxito dentro de una posición de liderazgo de una empresa. Según la misma ciencia, los empresarios exitosos se hacen.

¿Qué significa todo esto para ti, aspirante a emprendedor? Si deseas profundizar, puede buscar a tus parientes para ver si la iniciativa empresarial se da en tu familia. Si es así, es posible que sea más probable que inicies un negocio. Si tienes un deseo ardiente de trabajar por cuenta propia, el emprendimiento puede ser innato.

Sin embargo, más importante aún, independientemente de tu herencia, tus posibilidades de hacer un negocio exitoso no son inamovibles. Incluso los empresarios genéticamente menos ‘dotados’ pueden tener éxito si pasan suficiente tiempo mejorando sus habilidades, adquiriendo experiencia como emprendedores y comprometiéndose con mejores ideas y superación personal.

No dejes que la ciencia te derrote: cualquier persona puede convertirse en un emprendedor exitoso si realmente se compromete a serlo.

25 hábitos para conseguir la felicidad