My Queue

There are no Videos in your queue.

Click on the Add to next to any video to save to your queue.

There are no Articles in your queue.

Click on the Add to next to any article to save to your queue.

There are no Podcasts in your queue.

Click on the Add to next to any podcast episode to save to your queue.

You're not following any authors.

Click the Follow button on any author page to keep up with the latest content from your favorite authors.

Carrera

Mis 3 reglas de oro para aprender un idioma en Europa

Me gustaría compartir los errores que he cometido, además de las lecciones que he aprendido cuando viví en otros países europeos.
Mis 3 reglas de oro para aprender un idioma en Europa
Crédito: Depositphotos.com
5 min read
Las opiniones expresadas por los colaboradores de Entrepreneur son personales.

Cada año regreso a Francia para celebrar las fiestas navideñas. Este año, una amiga polaca y su marido español vinieron a visitarme y conocer París. Para la Nochevieja, quisieron celebrar el año nuevo en los Campos Elíseos, lugar en el que el ayuntamiento había organizado juegos de luz en el Arco del Triunfo y fuegos artificiales.

Durante la cuenta atrás, se escuchaban idiomas de todas partes del mundo y acentos extranjeros hablando francés. Este bello momento me inspiró a escribir este artículo. Trabajar o estudiar en el extranjero es, sin duda, la forma más eficaz para perfeccionar el idioma del país, con la condición de respetar algunas reglas.

A la hora de aprender un idioma, cada uno tiene su propio método que le funciona bien. En este nuevo artículo sobre trabajar y estudiar en Europa, me gustaría compartir los errores que he cometido, además de las lecciones que he aprendido cuando viví en otros países europeos.               

1. Huir de tus compatriotas

Estás en un país con una cultura desconocida, tienes pocos amigos, echas de menos la comida, etc. La primera reacción natural que tenemos es acercarnos a nuestra comunidad viviendo en el extranjero, sin embargo, es un grave error.

Aprender un idioma extranjero en Europa requiere de una inmersión casi total en el país. Arraigarte a tus raíces culturales retardar el aprendizaje de un nuevo idioma. Cometí este error cuando quise aprender inglés en el Reino Unido.

Antes de mi intercambio universitario, fui algunos meses a Londres con un amigo francés. Teníamos el mismo objetivo: mejorar nuestro nivel de inglés. Sin embargo, el hecho de estar siempre juntos no nos permitió progresar rápidamente en el idioma.

No tenía mucho sentido hablar otro idioma cuando éramos dos nativos franceses. Además, teníamos mucha dificultad para encontrar un empleo y vivir en Londres era bastante caro. ¡Nos urgía ganar un poco de dinero! Por lo tanto, decidimos buscar trabajo en la comunidad francesa. Mi amigo finalmente encontró algo en un restaurante francés, sin embargo, todo el personal y la gran mayoría de los clientes eran franceses.

2. Vivir en las capitales europeas no ayuda

Es muy comprensible que cuando decidas venir a estudiar y/o trabajar en Europa, tu primera elección será vivir en Londres, Berlín, Ámsterdam, París, etc. Son ciudades preciosas con muchas actividades culturales y posibilidades de divertirte.

Sin embargo, deberás considerar la opción de vivir en una ciudad más pequeña si tu principal objetivo es perfeccionar tu nivel de inglés, francés, italiano o portugués.  

¡Las capitales europeas son muy cosmopolitas! Encontrarás muchas personas locales que hablen español sin dificultad alguna. Por cortesía, ellos cambiarán de idioma si ven que tienes dificultad para hablar el suyo.

Cuando realicé una práctica profesional en Berlín, estuve muy sorprendido por el número de alemanes y europeos que dominaban el francés.

Estaba muy frustrado porque quería hacer el esfuerzo de aprender alemán y al final, pasé la gran mayoría de mi estancia hablando inglés o francés.

Esto ocurría muchísimo menos cuando viajaba a ciudades de menor tamaño. Con el tiempo, pienso que reconsideraría el vivir en una gran capital cuando mi objetivo era perfeccionar mi nivel de conocimiento del idioma. La gente que vive en provincia es más atenta y paciente con los extranjeros y viajar a Londres o Berlín de vez en cuando los fines de semana no hubiera sido caro porque es más económico vivir fuera de las capitales.

3. Infórmate y mézclate

En Europa, existen varios métodos para perfeccionar el idioma y contrariamente a lo que muchos piensan, no son necesariamente caros.

La gran mayoría de los ayuntamientos en Europa, tienen un presupuesto para promover el idioma del país. Cuando vivía en Barcelona, por ejemplo, podía asistir a clases de español o de catalán de forma gratuita. Sé que los ayuntamientos de Londres, París y Berlín ofrecen también este tipo de cursos gratuitos.

Igualmente, puedes registrarte en un grupo de intercambio de idioma. Usualmente el costo es muy accesible, incluso puede ser gratuito, si participas en los organizados por las bibliotecas municipales.

En mi opinión, el secreto para aprender un idioma en el extranjero es mezclarse. Existen muchos eventos gratuitos (conferencias, exposiciones, etc.) que te permitirán encontrar personas y practicar. Deberás esforzarte si eres una persona tímida.

¡No tengas miedo a no tener el acento correcto o a cometer errores! Lo importante es hablar.

6 pasos para saber si debes aceptar ESA oferta de trabajo