My Queue

There are no Videos in your queue.

Click on the Add to next to any video to save to your queue.

There are no Articles in your queue.

Click on the Add to next to any article to save to your queue.

There are no Podcasts in your queue.

Click on the Add to next to any podcast episode to save to your queue.

You're not following any authors.

Click the Follow button on any author page to keep up with the latest content from your favorite authors.

Startups / Historias Entrepreneur

AVU, la IAP que piensa como empresa

Esta institución busca brindar asistencia a la base de la pirámide poblacional, poniendo especial atención a los adultos mayores.
AVU, la IAP que piensa como empresa
Crédito: Depositphotos.com
5 min read
Las opiniones expresadas por los colaboradores de Entrepreneur son personales.

Una casa con frente decorado de madera y en su interior muebles estilo antiguo con objetos antiquísimos son la imagen que muestra AVU, el primer centro de diversión para personas mayores y laboratorio de innovación para la base de la pirámide.

Se trata de una iniciativa que tuvo su origen en la tesis de licenciatura de César Rafael García Morales,  internacionalista egresado del Tecnológico de Monterrey. Es un proyecto híbrido entre una Institución de Asistencia Privada y un emprendimiento social (aunque el término de emprendimiento social no es del agrado de este emprendedor).

César explica que son una “Institución de Asistencia Privada (IAP) con una visión de escalabilidad total”, cuyo objetivo es brindar asistencia a la base de la pirámide poblacional, poniendo especial atención a los adultos mayores.

AVU tiene el objetivo de abrir 25 centros autosustentables en la Ciudad de México, aprovechando los principios empresariales para potencializar todos los beneficios que puede dar una IAP. El primero de estos centros abrió sus puertas hace unos días en la Delegación Gustavo A. Madero, en una zona de fácil acceso a los municipios mexiquenses de Ecatepec y Nezahualcóyotl.

“Hicimos todo un mapeo… estamos hablando de 2 millones de personas en Ecatepec, estamos hablando de que Nezahualcóyotl tiene 1.5 millones de personas, estamos hablando de que la Gustavo A. Madero tiene 1.4 millones de personas; entonces ellos son a los que vamos a atacar en primera instancia”, explica este joven emprendedor de 25 años de edad, quien a pesar de su juventud cuenta ya con experiencia en programas de desarrollo social en México y el extranjero.

Además de brindar atención a los adultos mayores, este centro dará servicio a personas de todas las edades en la base de la pirámide poblacional.

“En AVU llamamos la base de la pirámide a la clase baja alta, a la clase media baja y la clase media alta. Todas estas personas son alrededor de 58 millones de personas en México; estamos hablando que son las personas más necesitadas, las que tienen los peores servicios en México, las que necesitan la mayor cantidad de innovación y son a los que les vamos a dar la mayor cantidad de servicios y les vamos a dar total enfoque, asistencia y bienestar a sus personas mayores, en primera instancia”, aclara.

El objetivo es hacer de esta IAP un modelo autosustentable, replicable y escalable, tal como lo haría cualquier empresa.

Al frente de este modelo hibrido, además de César, están Fátima Pérez Aguilar, licenciada en derecho y experta en vinculación en el sector filantrópico, y Emilio Sosa Estrada, especialista en creación y desarrollo de empresas.

¿Qué se puede encontrar en AVU?

De acuerdo con estos emprendedores sociales, AVU brindará experiencias de diversión a la medida para personas mayores. Aclaran que no es un hospital ni un asilo, sino una “experiencia extraordinaria para las personas mayores”.

Así, los abuelitos de este sector de la población podrán hacer manualidades realmente vendibles que fueron previamente diseñadas por mercadologos, tendrán sesiones de relajación a través del desarrollo sensorial, yoga, meditación, tisanas relajantes, entre otras; así como acceso a actividades recreativas.

Podrán desarrollar un huerto para que aprendan a alimentarse sanamente y también tendrán acceso a talleres culturales, como canto, baile, pintura, etc.

También tendrán cursos y talleres de emprendimiento para ayudarlos a consolidar negocios sustentables.

Para las personas de la tercera edad, todas estas actividades y servicios tendrán costos que van desde 15 pesos hasta 50 pesos por sesión o a través de una membresía anual.

Este proyecto también cuenta un laboratorio social al que llaman HAZ, cuya función principal será ayudar a asociaciones civiles e instituciones de asistencia privada a crear modelos sostenibles y escalables, así como capacitación para pequeñas y medianas empresas para que logren escalabilidad y un verdadero impacto social en sus comunidades. 

AVU también tiene contemplados talleres y cursos para impulsar el emprendimiento en la base de la pirámide.  

Estos jóvenes piensan en la inclusión total, así que los centros AVU están pensados como un modelo transgerenacional y multidisciplinario para atender a personas de todas las edades, madres solteras, personas con discapacidad, etc. Estos emprendedores aseguran que buscan crear una experiencia enfocada en la felicidad y la motivación, con base en la interacción social.

La mexicana que desarrolló la tecnología que lee tus emociones