My Queue

There are no Videos in your queue.

Click on the Add to next to any video to save to your queue.

There are no Articles in your queue.

Click on the Add to next to any article to save to your queue.

There are no Podcasts in your queue.

Click on the Add to next to any podcast episode to save to your queue.

You're not following any authors.

Click the Follow button on any author page to keep up with the latest content from your favorite authors.

Recursos Humanos / #EntrepIntrap

Qué hacer si te desilusiona la empresa donde trabajas

Esto va para todos, pero sí, más dirigido a los millennials, ya que nos encanta el drama y las altas expectativas. Si entraste a trabajar a una empresa que te enamoró y en poco tiempo te rompió el corazón, no la abandones, quizá te necesita más que nunca.
Qué hacer si te desilusiona la empresa donde trabajas
Crédito: Depositphotos.com
5 min read
Las opiniones expresadas por los colaboradores de Entrepreneur son personales.

Empiezo a pensar en frases que se apeguen bien para introducir el tema. Se me viene a la mente la típica de “no tires la toalla“, pero además de desecharla rápido porque está muy usada, también se me viene a la mente Homero Simpson persiguiendo al niño extranjero con una toalla mojada; perdón, soy millennial.

Pero seamos honestos, muchas veces nos excusamos en que somos Generación Y para disfrazar nuestras deficiencias, siendo que estás no tienen tanto que ver con la época en la que nacimos, sino en el compromiso que tenemos con las cosas, que sin duda tiene origen desde la formación familiar.

Tal vez no te has puesto a pensar lo que invierte una empresa en procesos de reclutamiento y capacitación, pero deberías tener algo de conciencia sobre ello, pues de algún modo están otorgándote un sueldo para que viajes o tengas mil y un experiencias que ponderas en tu vida, lo cual es una razón importante para que a la primera de cambio no renuncies.

Puede ser que estemos acostumbrados a que todo sea fácil, o de algún modo nos pega más fuerte la diferencia del marco académico con el laboral, pero nada de esto es justificación real para dejar un empleo a las semanas o pocos meses de haber iniciado un cargo dentro de una compañía.

Dominas bien que no es un regaño, porque yo te entiendo, y sé muy bien lo complicado que llega a ser poder adaptarte a un entorno que en muchas ocasiones es hostil tanto en la labor como en la interacción diaria, pero primero debes saberte firme y enfocado en cumplir tus objetivos, ya que además de experiencia, esto también te generará un temple profesional que necesitas en un mundo donde sólo hay dos opciones, ser presa o ser depredador (en el mejor sentido).

Imagínate, yo he llegado casi a los golpes por defenderme en algún empleo con gente incompetente, terca y de nulo sentido asertivo, pues sí existen aquellos empleos donde tu dignidad está más pisoteada que la alfombra de la entrada, y aunque busco siempre expresar mi sentir de la forma más correcta, el mensaje llega a ser motivo de burla o enfado para compañeros o superiores, pero te aconsejo que seas sabio en tu actuar y mantengas ese temple profesional del que escribí atrás.

La clave de una eficiente atmósfera laboral es en definitiva un equilibrio entre saber escuchar y actuar por parte de los dirigentes y empleados, donde esto se dé en forma bilateral, respetando jerarquías, pero con la apertura suficiente ante todo planteamiento o dilema.

Ten en cuenta que reconocer errores, ya sea por parte de los altos mandos o del equipo de colaboradores, es una iniciativa que se debe fomentar en todo momento, incluso también se debería identificar como fortaleza dentro de los procesos de reclutamiento, pues esto optimizará el trabajo diario en cada área, tenga o no millennials.

Sugiero que te pongas un segundo en el lugar del empresario que está creyendo en ti, que estuvo dispuesto a brindarte una oportunidad, la cual es muy probable que muchos busquen o quieran; ¿Crees que es honesto tirar por la borda todo sólo porque algo no cumplió con tus expectativas? No lo creo.

Primero deberías hacer un balance de la situación para saber si el punto en el que tuviste una mala situación es motivo suficiente para renunciar, y si con honestidad lo es, adelante. Pero antes, al menos date la oportunidad de confrontar de manera educada y asertiva la situación y busca darle una solución que beneficie a todas las partes involucradas, pues son todos parte de un equipo en busca de objetivos para el crecimiento de la compañía.

Yo sé que estás consciente de que el mercado laboral no es de color rosa, como muchos creen que así piensas. Por lo tanto, toma la iniciativa de buscar ir más allá del problema, para así poder tener un crecimiento profesional que te impulse dentro de la empresa que te contrató, o quizá en alguna otra, sin descartar que en algunos años tú puedas estar emprendiendo y entonces podrás gestionar los adecuados procesos para evitar dilemas internos que detengan tus procesos de efectividad.

Experimentando México sin dejar la ciudad