My Queue

There are no Videos in your queue.

Click on the Add to next to any video to save to your queue.

There are no Articles in your queue.

Click on the Add to next to any article to save to your queue.

There are no Podcasts in your queue.

Click on the Add to next to any podcast episode to save to your queue.

You're not following any authors.

Click the Follow button on any author page to keep up with the latest content from your favorite authors.

TLCAN

Opciones que tienen los emprendedores con o sin TLCAN

Para los emprendedores, las opciones de crecimiento y de mercado son enormes con o sin tratado, aseveran expertos.
Opciones que tienen los emprendedores con o sin TLCAN
Crédito: Depositphotos.com
9 min read

La renegociación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) y las amenazas del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, de retirar a su país de ese acuerdo comercial han generado incertidumbre para el futuro de los negocios de los emprendedores, por lo que muchos ya están analizando nuevas opciones a fin de anticiparse a lo peor en el comercio regional.

Para los emprendedores, las opciones de crecimiento y de mercado son enormes con o sin TLCAN, asegura Fernando Mendivil, presidente de la Asociación de Emprendedores de México (ASEM).

“Independientemente de lo que suceda con las negociaciones del TLCAN, las oportunidades para los emprendedores crecen. El emprendimiento parte de la generación de nuevos productos o de las oportunidades”, dice en entrevista telefónica desde Nueva York.

El también cofundador de la agencia tecnológica Amplemind, que diseña y desarrolla aplicaciones móviles y softwares, considera que si el gobierno estadounidense decidiera salirse del acuerdo comercial trilateral, los emprendedores buscarían de inmediato nuevos mercados para sus empresas, lo cual representa una gran oportunidad para ellos de crecer.

En las seis rondas de negociación que se han llevado a cabo desde iniciaron las discusiones para la modernización del TLCAN, sólo se han cerrado tres de los 20 capítulos del tratado, lo cual indica que el proceso tomará tiempo, señala Mendivil, aunque también demuestra el interés del gobierno estadounidense de continuar con ese acuerdo.

Las micros, pequeñas y medianas empresas (Mipymes) representan el 98% de las compañías constituidas en México y generan el 72% del empleo en el país.

“Nos queda mucho camino por recorrer en términos de productividad y de eficiencia. Ahí está nuestra concentración y nuestra preocupación más que los tratados hacia el exterior. Hay que resolver los temas internos. Conforme te haces más productivo, empiezas a generar mayor mercado y  empiezas a voltear hacia afuera. Pero en ese momento, nuestro trabajo sigue estado enfocado en generar mayores condiciones para el emprendimiento”, explica Mendivil.

Alejandro Salcedo, presidente de la Asociación Latinoamericana de Micros, Pequeños y Medianos Empresarios (Alampyme), señala que en los últimos años se ha trabajado con países centroamericanos y sudamericanos, incluso con el Mercosur, para que las pequeñas y medianas empresas puedan diversificarse y depender menos de América del Norte.

“Hay zonas francas donde productos básicos que requiere cada país no tienen aranceles. Hay una dinámica interesante, pero lo que ha faltado de nuestro gobierno ha sido una promoción y difusión de esos esquemas del tratado de libre comercio que hay con todo el mundo y no sólo con Estados Unidos y Canadá” argumenta.

“Ante una crisis como ésta (la renegociación del TLCAN), hay un abanico de oportunidades, no solamente con Centroamérica y América del Sur, sino con Europa y Asia, que son unos de los socios primordiales que podamos tener comercialmente para poder proveer y hacer un intercambio de materias primas y de productos terminados para romper con la dependencia de Estados Unidos”, agrega.

Nuevos mercados

Scott Munguía es presidente y fundador de Biofase, una empresa que se dedica a la producción de plástico biodegradable.  Alrededor del 48% de su negocio se ubica en Estados Unidos y Canadá. Para él, la renegociación del TLCAN genera una gran preocupación, debido a que una salida de EU de ese acuerdo podría impactar directamente sus ventas al incrementarse los impuestos para exportar al país vecino.

“Como una parte importante de nuestras ventas se hace en Estados Unidos, el fin del TLCAN nos afectaría. Quisiera que nos mantengamos en el tratado para que no cambie nuestra imagen hacia EU o hacia nuestros clientes y no tener nuevas tarifas de exportación que nos podrían afectar y harían incrementar nuestros precios”, comenta.

El fin del TLCAN, agrega, podría tener algún beneficio para los exportadores mexicanos al tener una tasa de cambio aún más baja que el dólar, lo cual ayudaría a los productos ya que los precios bajos compensarían con el incremento de impuestos aduaneros, entre otros.

Sin embargo, el emprendedor ya está buscando nuevos mercados para disminuir la dependencia de su comercio con Estados Unidos. El joven está viendo hacia el sur para las nuevas oportunidades de negocio.

De hecho, señala que Costa Rica es un país donde Biofase ya empezó a realizar comercio, ya que comercialmente representa un punto de lanza para hacer negocio en Centroamérica y el resto de América Latina. Allí hay muchas nuevas posibilidades de mercado para la empresa.

“Nosotros estamos tratando de ver hacia el sur y generar proyectos en América del Sur, que son mercados que están creciendo mucho en el tema de sustentabilidad y del uso de materiales renovables. Desde hace seis o siete meses estamos intentando generar nuevos proyectos en Colombia, que está creciendo y que es una economía estable”, dice el joven.

Argentina y Chile son otros destinos interesantes para Biofase, donde esta compañía originaria de Monterrey ha iniciado algunos proyectos y donde existen también posibilidades de crecimiento para su comercio a nivel mundial

La empresa también vende sus productos a Europa, aunque no tiene ningún negocio recurrente debido a que sus clientes son esporádicos.

“Entre más lejos vayamos, somos menos competitivos por la parte de costos”, indica Mungía al explicar que en el mundo existen solamente 18 empresas que se dedica a la producción y comercialización de bioplásticos, pero se pelean los mercados con precios relativamente similares.

No obstante, para Fernando Mendivil, el fin del TLCAN no representaría un impacto importante para el sector de softwares y tecnología. Si bien la mayoría de los clientes se encuentran en Estados Unidos, recuerda, no es necesario moverse a ese país para realizar ventas o comercio, ya que mucho de ese negocio se hace a distancia o a través de redes virtuales, especialmente cuando se trata de aplicaciones móviles.

Fortalecer el mercado interno

Un tema importante que también solicitan los emprendedores y las Mipymes es el fortalecimiento del mercado interno para que también se pueda invertir y hacer mayor negocio dentro del país.

El presidente de Alampyme, Alejandro Salcedo, afirma que se necesita reforzar los programas de apoyos a las pequeñas y medianas empresas y mejorar las condiciones de la economía nacional para que incremente el poder adquisitivo de los mexicanos para impulsar el mercado nacional.

En el sector agropecuario en específico, dice, el gobierno federal debe apoyar a los pequeños productores para que se logre retomar la producción de maíz y otros alimentos en el país, ya que actualmente se importa el 70% de los alimentos que se consumen en México.

Scott Munguía coincide con Salcedo al expresar que el mercado nacional debe ser fortalecido para ofrecer mejores posibilidades de inversión y negocio a las empresas, así como mejores productos a la población.

En México, comenta, el mercado de plásticos biodegradables está apenas en crecimiento.

“Somos los únicos que hacen eso en México y el mercado no es suficientemente grande para que hagamos una reestructuración de precios para ganar más mercado. Todos en esta industria en México estamos picando piedra para que siga creciendo”, explica el emprendedor.

“Estamos desarrollando nuevos productos para que a través de estos podamos desarrollar un mercado nuevo o ampliar las redes de distribución en México, pero no lo vemos nosotros como una solución. Es nuestra responsabilidad hacer y trabajar el mercado nacional, pero no podría reemplazar el mercado que tenemos en Estados Unidos, por lo que tratamos de tener la mira hacia otros países”, agrega.

El mercado mexicano representa el 20% de negocio de Biofase. Si bien México es un negocio importante para la empresa, el negocio de plásticos biodegradables en el país está en desarrollo y creciendo, pero actualmente no es suficiente para que sea rentable, por lo que la compañía necesita exportar sus productos a otras naciones.

“Todo depende de lo que el consumidor exija y apenas el consumidor está empezando a darse cuenta de que el plástico es un contaminante, de que debe de ser reemplazado por otros materiales, que pueden ser un poco más caros, pero que no contaminarían”, expone Munguía.

Fernando Mendivil considera que el gobierno debe trabajar para reducir la burocracia y los trámites para el desarrollo de nuevas empresas, promover la inversión para el desarrollo y la innovación y apoyar a las Mipymes para que crezcan y sean más productivas.

“Esas son las bases para que un emprendedor pueda salir al mercado exterior”, explica.

La capacitación y la tecnificación son temas importantes para mejorar la productividad y para lograrlo, dice, se necesita el apoyo de todos, es decir, el gobierno, la academia y el sector privado.

“Tiene también que ver con que exista un estado de derecho, con que las leyes nos acompañen como emprendedores desde crear una empresa como ya es posible, pero también para poder contratar personal. Tiene que haber mejores condiciones que nos ayuden a concentrarnos en sacar adelante el emprendimiento en temas de ventas y de costeo y no en temas de regulación”, finaliza el emprendedor.

Los (otros) tratados de libre comercio de México con el mundo