My Queue

There are no Videos in your queue.

Click on the Add to next to any video to save to your queue.

There are no Articles in your queue.

Click on the Add to next to any article to save to your queue.

There are no Podcasts in your queue.

Click on the Add to next to any podcast episode to save to your queue.

You're not following any authors.

Click the Follow button on any author page to keep up with the latest content from your favorite authors.

Columnas

Cómo hacer tu negocio 'antifragil'

La única constante es el cambio. Aceptarlo es el paso más importante para que tu negocio se beneficie en lugar de sufrirlo.
Cómo hacer tu negocio 'antifragil'
Crédito: Depositphotos.com
4 min read

Este 2018 será un año de cambios: viejos acuerdos comerciales serán reemplazados por nuevos y un puñado de países en Latinoamérica tendrán elecciones presidenciales, entre ellos México.

En años así, cuando la incertidumbre aumenta, la mayoría de los emprendedores miden más sus riesgos y toman decisiones más conservadoras. Su propósito es que su negocio sea lo más sólido y lo menos frágil posible. Sin embargo, es posible dar un paso más allá.

Solemos creer que la solidez es lo opuesto a la fragilidad, que sólo hay dos tipos de cosas: las que son destruidas por el caos y las que pueden resistir el desorden (hasta cierto punto).

Sin embargo, lo robusto no es lo opuesto a lo frágil. Lo contrario de lo frágil es lo “antifrágil”, algo que crece con el desorden, la volatilidad, la incertidumbre. El término fue acuñado por Nassim Taleb, quien escribió un libro con el mismo nombre.

Te invito a que en lugar de buscar reducir la fragilidad de tu negocio o de ti mismo generes estrategias para beneficiarte del caos y la incertidumbre. Acá cuatro estrategias:

1. Juega con la especulación

En finanzas se usa el término en inglés “barbell strategy” o “estrategia de barra de pesas” cuando un operador invierte en bonos de larga y corta duración, pero no invierte en bonos de duración intermedia.

La “barbell strategy” es útil para los emprendedores, pues podemos elegir cómo invertimos nuestro tiempo y recursos. La idea básica de esta estrategia es invertir entre 85% y 90% de tu tiempo y dinero en las actividades clave del negocio, tales como desarrollar mejores productos o encontrar nuevos clientes. Luego, puedes usar el 10% o 15% restante en actividades de alto riesgo y gran recompensa, como explorar nuevos nichos de mercado.

2. Caza los riesgos

La capacidad de supervivencia en el emprendimiento, como en la vida, se trata menos de lograr una gran victoria y más de mitigar una gran pérdida.

Un cazador no aumenta sus probabilidades de supervivencia matando al elefante más grande, sino evitando serpientes, leones y bayas venenosas.

De la misma manera una empresa debe evitar las serpientes y leones de su operación. Identifica y combate aquellas amenazas que podrían poner tu negocio en riesgo, pueden ser internas como las deudas o externas como un nuevo competidor.

3. Inversión inicial: menos es más

La palabra en inglés “bootstrapping” significa construir un producto o servicio con una inversión financiera limitada. Cuanto menos dinero y tiempo inviertas en un producto o servicio no probado, menos riesgo tendrás si no funciona. Por el contrario, cuanto más inviertes en algo, más necesitas que funcione para recuperar la inversión.

¿Cómo arrancar un negocio con la menos cantidad posible de recursos? Busca minimizar el uso de recursos en todas las áreas posibles.

4.  Valida la idea de negocio lo antes posible

Entre más pronto pongas a prueba tu producto con el mercado, más rápido podrás encontrar la respuesta a la pregunta de negocios más importante: ¿funcionará?

Hay ideas de negocio que son más un capricho del emprendedor que una necesidad real del mercado. Por eso, antes de invertir más tiempo o dinero en esa idea, te sugiero que crees un producto mínimo viable (o MVP, por sus siglas en inglés) y salgas a buscar la opinión de los clientes.

Una de mis maneras favoritas de poner a prueba una idea es hacer una campaña de crowdfunding o fondeo colectivo en sitios como Indiegogo o Kickstarter.

Otra manera de validar una idea de negocio es simplemente hacer un video que explique el negocio, subirlo a Youtube y ver qué tanta atención genera.

La única constante es el cambio. Aceptarlo es el paso más importante para que tu negocio se beneficie del cambio en lugar de sufrirlo.

Las opiniones expresadas por los colaboradores de Entrepreneur son personales.

¡Gracias por estos primeros 25 años, querido emprendedor!