My Queue

There are no Videos in your queue.

Click on the Add to next to any video to save to your queue.

There are no Articles in your queue.

Click on the Add to next to any article to save to your queue.

There are no Podcasts in your queue.

Click on the Add to next to any podcast episode to save to your queue.

You're not following any authors.

Click the Follow button on any author page to keep up with the latest content from your favorite authors.

Consultoría / Exito

Lo que nos enseña una historia de fútbol sobre el éxito

¿Cómo conseguir éxito después de haber tenido un comienzo desastroso? Esta es la historia del jugador y entrenador de fútbol Brian Clough.
Lo que nos enseña una historia de fútbol sobre el éxito
Crédito: Depositphotos
5 min read
Las opiniones expresadas por los colaboradores de Entrepreneur son personales.

Estoy muy cerca de terminar un libro que he disfrutado mucho y del cual no pensé que obtendría muchas enseñanzas que se aplicaran al emprendimiento, pero vaya que me equivoqué. El libro al que me refiero trata sobre la época en que Brian Clough, ex jugador profesional de fútbol y en ese entonces ya entrenador, se hizo director técnico de un pequeño equipo de la ciudad de Nottinham en los años 70. La ciudad era mayormente conocida por ser la ciudad de Robin Hood y tener el bar más antiguo de Inglaterra, no por su equipo de fútbol.

Brian toma el club a mediados de la década de los 70, después de haber tenido una mala racha como entrenador del club Leeds, donde después de pocas semanas catastróficas terminó siendo despedido. Así que, con la moral baja, de haber sido entrenador en un equipo líder de la primera división, terminó firmando con el Nottinham Forest, club que en esa época estaba peleando por mantenerse en la segunda división de Inglaterra.

En su primer año como entrenador del Nottingham Forest de Inglaterra, Brian no pudo comenzar peor, ganando solo 11 juegos de 41 disputados, un récord aún peor del que tenía el equipo cuando despidieron a su antecesor. Pero Clough no se rindió, armó su plan, hizo cambios estratégicos tanto de jugadores como de equipo técnico y siguió con determinación sus objetivos de tener un club ganador, y eventualmente los frutos no tardaron en darse. En su segundo año el equipo ganó la copa anglo-escocesa, terminando con una sequía de más de 15 años sin títulos.

Hoy en día es difícil pensar que una junta de directores mantenga a un entrenador en su puesto después de haber tenido una temporada terrible, sobre todo considerando las enormes críticas que recibirían del público y de la prensa, pero eso fue lo que hizo el Nottinham, fueron valientes y apostaron a que se retomaría el rumbo eventualmente, lo que en retrospectiva se ve como un gran acierto.

Nottinham terminó en tercer lugar, posición mínima para ganar la promoción a primera división en 1977, para la temporada de 1977-1978 el club siguió con su ritmo inalcanzable, batiendo récords y culminando con el título de la primera división de su país. El equipo se convirtió en uno de los pocos en toda la historia en ganar la primera división en su primera temporada después de haber sido promocionado.

Aquí no acaba la hazaña, en la temporada de 1978-1979 Nottinham Forest ganó el trofeo de lo que ahora se le llama la liga de campeones, dejando a todos sorprendidos por igual. Y eso no es todo, ¡en la siguiente temporada hicieron lo mismo! Ganaron dos ligas de campeones de forma consecutiva, lo que catapultó al equipo a unas alturas jamás pensadas. Todo ello en un lapso de 5 años, y después de haber tenido una primera temporada desastrosa. ¿Quién lo hubiera imaginado?

Brian Clough nos muestra cómo la perseverancia y el mantener los ojos en el objetivo nos lleva a poder sobrellevar los malos comienzos y los tropiezos, aun cuando también se hubiera experimentado un fracaso poco antes. Supo evaluar cuáles eran los elementos débiles del equipo, los elementos fuertes y lo que tenía que cambiar, realizó movimientos estratégicos, se rodeó de gente clave que lo ayudara y le brindara nuevas perspectivas. Le tomó más tiempo de lo esperado y estuvo a punto de perder el trabajo, pero siguió adelante y obtuvo unos resultados sorprendentes.

La directiva del Nottinham Forest nos muestra cómo el tener paciencia y el pensar a mediano y largo plazo puede generar mucho mayores rendimientos que solo pensar en el corto plazo. Contrataron a un director técnico no con el objetivo de mejorar la posición en la siguiente temporada, sino con el objetivo de formar y dirigir un equipo para ganar campeonatos, lo cual requería de tiempo y esfuerzo.

Actualmente los mejores días de Nottinham Forest quedaron atrás y no se les vislumbra un futuro prometedor, están compitiendo en la segunda división de Inglaterra y tienen muchos años sin ganar un título. Es por ello que, tanto en los clubes de fútbol como en las empresas, es importante seguir con la filosofía, cultura, visión e innovación que tuvieron en sus mejores épocas, y que no se pierda si algunos directivos o elementos clave de la organización se van o por simplemente dormirse en sus laureles.

Ahora a diferencia de antes, si un turista va a la ciudad de Nottinham, no solo visita la estatua de Robin Hood y el ancestral bar, sino también el estadio del pequeño club que desafío el estatus quo y el mundo del futbol.

7 costumbres de gente exitosa