My Queue

There are no Videos in your queue.

Click on the Add to next to any video to save to your queue.

There are no Articles in your queue.

Click on the Add to next to any article to save to your queue.

There are no Podcasts in your queue.

Click on the Add to next to any podcast episode to save to your queue.

You're not following any authors.

Click the Follow button on any author page to keep up with the latest content from your favorite authors.

Tecnología / Herramientas

Cómo convertir la seguridad en una herramienta de negocio

Ante los desafíos de la transformación digital, Unisys despliega una serie de soluciones diseñadas para proteger los activos y usuarios empresariales, al tiempo que abren la puerta a una optimización de procesos y recursos hacia una nueva era de inteligencia de negocios.
Cómo convertir la seguridad en una herramienta de negocio
Crédito: Depositphotos.com
7 min read
Las opiniones expresadas por los colaboradores de Entrepreneur son personales.

La seguridad es una de las necesidades expresadas en la pirámide de Maslow y claramente es una prioridad para cualquier persona, comunidad u organización. Este factor, sin embargo, abarca actualmente más allá de la seguridad física y personal, abarcando también la protección de patrimonio, derechos e incluso información.

En cualquier sector la seguridad es un requerimiento crítico, particularmente en cuanto al reto de establecer mejores a prácticas y políticas de protección en entornos digitales. De acuerdo a la encuesta CIO Agenda 2018 de Gartner, 71% de los ejecutivos apostarán por tecnologías de seguridad digital durante este año, marcando el camino a blindar las estructuras organizacionales ante las cada vez más agresivas ciberamenazas.

Ante un panorama de riesgo en expansión, la protección debe comprender distintas vertientes que van de la verificación de acceso a un inmueble hasta la autenticación de permisos de uso en archivos y documentos virtuales, implicando un amplio horizonte para la implementación de estrategias y tecnologías que simplifiquen estos procesos y aumenten la confianza de trabajadores y clientes.

“La seguridad es un tema que deben integrar todas las empresas, incluso las PyMEs. Es algo que no se mide en un presupuesto, porque al final de cuentas es una amenazas a la que todos estamos expuestos. Es necesario tomar consciencia de la importancia de proteger la información, los clientes y los recursos que se administran en cualquier organización, porque ahí lo que se pone en juego es la confianza, que es lo más valioso que una empresa puede tener”, comentó Julio Cantellán, Director de Analíticos Avanzados de Unisys.

Existen tres etapas en la consolidación de una estrategia de seguridad empresarial:

  • Evaluación. Identificar las necesidades y procesos de negocio que corren en la organización, para detectar cuáles son los más vulnerables o relevantes, señalándolos como puntos tentativos a proteger.
  • Proyección. Al visualizar las brechas y fortalezas de la compañía es posible generar un plan de manejo de riesgo, es decir, una valoración de las posibles amenazas, el nivel de exposición a estas y el costo que pueden tener.
  • Administración. De acuerdo a las condiciones y requerimientos de la empresa, se establecen soluciones tecnológicas adecuadas a los procesos y personas involucradas en la operación.

“La clave es saberse asesorar. Cuando uno toma consciencia de la responsabilidad que tiene con el manejo de datos, en ese momento se asume un rol activo de protección y puedes empezar a valorar diferentes soluciones de seguridad que se adapten a tu modelo de negocio. Nosotros buscamos ayudar a los tomadores de decisión al darles a conocer las estrategias y tendencias del mercado de protección, y ayudarlos a alinear esas opciones a sus objetivos de negocio”, explicó Jorge Gómez, Director de Servicios Financieros para América Latina.

Protección en capas

Al incorporar soluciones disruptivas, es posible incorporar al negocio características de biometría, analítica e inteligencia artificial. Considerando esta perspectiva, el eslabón de tecnología aparece como un catalizador de las organizaciones, por lo que la adopción temprana de innovación brinda a las compañías un factor competitivo en el mercado, sin importar la vertical en que se inscriban.

“La biometría te va a pedir alcanzar un nivel de seguridad adicional, robustecer la protección a través de una autenticación basada en elementos únicos, como la identificación de huellas y rostro, un mecanismo que resulta muy adecuado, por ejemplo, para verificar transacciones financieros. Los tipos de biométricos que se pueden manejar son el rostro, las huellas y el iris, pero también hay una tendencia hacia el biométrico de comportamiento, el cual permite identificar a una persona a través de patrones de acción, como el tecleo dinámico, que es un esquema dinámico y no intrusivo para el usuario”, describió David Barrios, Gerente de Consultoría en Seguridad para Unisys.

Según el ejecutivo, la forma en que se maneja un esquema de seguridad, especialmente en la autenticación de un usuario, debe basarse en los siguientes principios:

  1. Contraseña – Algo que sé.
  2. Token – Algo que tengo.
  3. Biométrico – Algo que soy.

Por ejemplo, para corroborar que el encargado de sistemas puede modificar las cuentas de correo electrónico este debería: ingresar una clave de usuario, deslizar su tarjeta de empleado y escanear su huella digital, de modo que el sistema pueda tener una verificación detallada de que es quien dice ser y cuenta con los permisos adecuados para ejecutar la tarea.

Seguridad, un engrane multipropósito

Una estrategia de seguridad se encarga de cuidar los activos disponibles, pero también puede maximizar su potencial para obtener mejores métricas, hacer tareas de manera más eficiente e incluso reducir costos. Es así que la seguridad, más que una labor protocolaria y restrictiva, implica para las empresas un mecanismo de productividad y visibilidad operativa.

“Los datos son parte de una cadena de servicio, de valor, son parte de una infraestructura en que pueden aportar a diferentes áreas de la empresa, pero siempre bajo políticas que aseguren la seguridad y privacidad de los clientes. En la esfera de la salud, por ejemplo, puede entenderse a profundidad la experiencia del paciente, conocer su estado de salud, saber que le gusta, que no le gusta, donde está, que necesita, cuáles son sus medicamentos; si estás monitoreando constantemente el ritmo cardiaco de una persona puedes anticiparte a un evento de infarto. Es en estos casos que la tecnología te permite ver el panorama completo, porque involucra cada uno de los componentes ya no como signos aislados, sino dentro de una relación contextualizada”, acotó González.

Conforme a esta visión, soluciones y elementos antes asociados exclusivamente con la seguridad pueden beneficiar también a departamentos como marketing y experiencia de usuario, al entregarles las estadísticas necesarias para mejorar procesos y brindar un mejor servicio.

“Es importante buscar que la estrategia de seguridad sea frictionless para empleados y usuarios, generar un mecanismo que proteja los datos pero que tampoco afecte la experiencia de usuario. Una protección que te frena en tus procesos no funciona, porque deja de utilizarse y al abandonarse o no utilizarse de manera adecuada, se convierte en un gasto en lugar de ser una inversión efectiva”, agregó Gómez.

Es decir, la seguridad es una necesidad de todas las empresas y debe ser una prioridad para los tomadores de decisión. Sin embargo, la adopción adecuada y estratégica de estas soluciones debe ir más allá de un requerimiento estándar y estar pensada como una herramienta que permita a las compañías hacer más con menos.

La diferencia entre emprender como persona física y persona moral