My Queue

There are no Videos in your queue.

Click on the Add to next to any video to save to your queue.

There are no Articles in your queue.

Click on the Add to next to any article to save to your queue.

There are no Podcasts in your queue.

Click on the Add to next to any podcast episode to save to your queue.

You're not following any authors.

Click the Follow button on any author page to keep up with the latest content from your favorite authors.

Plan de Negocios / Arma tu empresa

Las 4 mejores visas para hacer negocios en Estados Unidos

¿Vas a hacer negocios del otro lado de la frontera? Estos son los trámites que debes realizar antes de aventurarte.
Las 4 mejores visas para hacer negocios en Estados Unidos
Crédito: Depositphotos.com
6 min read
Las opiniones expresadas por los colaboradores de Entrepreneur son personales.

En el clima político estadounidense actual, obtener una visa para ingresar a los Estados Unidos es más difícil que nunca para los ciudadanos de América del Sur y Central. Por suerte, todavía existen múltiples alternativas, en particular para los emprendedores latinoamericanos. Las cuatro visas que mencionaremos a continuación están entre las mejores opciones para residentes de esas latitudes que estén considerando vivir y trabajar en los Estados Unidos. 

Visas E-2: visas de inversión para dirigir y desarrollar un emprendimiento comercial

Para los inversionistas latinoamericanos que desean invertir en un negocio en los Estados Unidos, una visa E-2 de inversionista puede ser la opción ideal. Con este tipo de visa, el inversionista y sus dependientes pueden ingresar a los Estados Unidos para dirigir y desarrollar un emprendimiento comercial. Existen requisitos estrictos para este tipo de visa, desde el monto de la inversión, hasta el tipo de negocio que se planea emprender.

Para empezar, el inversionista debe ser ciudadano de un país que tenga un tratado comercial con los Estados Unidos. Venezuela y Brasil no tienen un acuerdo comercial con los Estados Unidos; por este motivo, los ciudadanos de estos dos países no pueden obtener visas E-2, pero una gran mayoría de sus ciudadanos cuentan con una doble nacionalidad que les permite tener acceso a esta visa. Como la mayoría de los otros países sudamericanos sí tienen tratados E-2 con los Estados Unidos, ellos son considerados elegibles para obtener este tipo de visa.   

Las visas E-2 tienen muchas ventajas para los latinoamericanos: no están sujetas a límites anuales y generalmente son aprobadas con rapidez. Una visa E-2 le permite trabajar legalmente en los EE. UU. en su propio negocio, y permanecer en el país indefinidamente siempre que su negocio siga en operación. Usted también puede traer a su cónyuge e hijos, y los niños pueden estudiar en los Estados Unidos.

Sin embargo, existe una desventaja importante para los latinoamericanos: con este tipo de visa: no es un camino  directo a una green card, por lo que no es posible obtener la ciudadanía estadounidense. De  igual manera, las visas E-2 requieren de una inversión sustancial que permita al inversionista desarrollar su negocio en su totalidad.

Visas EB-1: para extranjeros con capacidades extraordinarias

Las visas EB-1 son un tipo de visa de empleo que sólo está disponible para aquellos solicitantes que hayan demostrado una "capacidad extraordinaria" en las ciencias, artes, educación, negocios o deportes. Para calificar para este tipo de visa, una persona debe ser capaz de demostrar a través de evidencia que posee dicha habilidad excepcional.

Esto se demuestra mediante documentación específica, como premios de gran reconocimiento tanto internacional como nacionalmente, que su trabajo es considerado original, que ha trabajado para organizaciones de distinguida reputación o que ha contribuido de manera significativa en el área en la que se desarrolla, entre otros criterios que debe cumplir.

Para los latinoamericanos, el beneficio principal de este tipo de visa es que, si es aprobada, los llevará de manera directa a una residencia permanente o green card. Además, no requiere el patrocinio de un empleador; una persona puede solicitar una visa EB-1 por sí misma.

Sin embargo, las visas EB-1 sólo son otorgadas a solicitantes que realmente poseen capacidades extraordinarias, y por lo tanto puede resultar difícil presentar una solicitud en esta categoría. No obstante, el contratar a un abogado experto en la materia puede aumentar la probabilidad de obtener un resultado favorable.   

Visas EB-5: visas "boleto dorado" para inversiones sustanciales

Las visas EB-5 son a menudo conocidas como visas de “boleto dorado”, y con toda razón: a cambio de una inversión bastante considerable de $500,000.00 o $1,000,000.00, este tipo de visa puede poner a los inversionistas latinoamericanos en el camino a la ciudadanía. Para obtener una visa EB-5, un emprendedor debe invertir $500,000.00 en un centro regional designado o $1,000,000.00 en cualquier lugar de los Estados Unidos. Esta inversión también debe crear al menos 10 empleos para trabajadores estadounidenses. 

El programa de visas EB-5 tiene numerosas ventajas para los emprendedores latinoamericanos. La más notable es que permite un camino directo a la ciudadanía de los EE. UU. tanto para el inversionista como para su núcleo familiar. Además, las visas EB-5  no requieren que el solicitante pruebe que tiene una capacidad extraordinaria en353dd los negocios, o mantener un negocio en su país de origen. No hay límites de visas en base a los países de origen para los países latinoamericanos, así que los inversionistas no tienen por qué preocuparse que las solicitudes de otros compatriotas reduzca la posibilidad de obtener una visa EB-5. Sin embargo, sí requiere una gran inversión, y los fondos deben ser puestos en riesgo antes de que la visa sea otorgada. 

Visas L-1: visas de transferencia dentro de compañías

Las visas L-1 son una visa basada en el empleo que le permite a una compañía extranjera transferir a ciertos empleados a los Estados Unidos, si se cumplen ciertos requisitos. La compañía extranjera debe tener una relación con una entidad en los Estados Unidos, y el empleado debe haber trabajado en forma continua con el empleador extranjero al menos 1 año de los últimos 3 como ejecutivo, gerente, o empleado con conocimientos especializados. El empleado debe tener la intención de ingresar a los EE. UU. en ese cargo y debe estar calificado para desempeñar el cargo de ejecutivo, gerente o empleado con conocimientos especializados.

Para los emprendedores latinoamericanos, las visas L-1 tienen ventajas significativas. Un ejecutivo o gerente con una visa L-1A puede permanecer en los Estados Unidos hasta por 7 años, mientras que los empleados con conocimientos especializados con visas L-1B pueden hacerlo hasta por 5. Estas visas le permiten al empleado traer consigo a familiares dependientes. Además, los empleadores de visas L-1A pueden solicitar convertir las visas en green cards. Sin embargo, a diferencia de otros tipos de visas, éstas requieren que los empleadores patrocinen la visa, y tienen establecidos estrictos estándares para su aprobación.

Cómo elegir una oportunidad de negocio